loader image

Universidad de Tsinghua y UC exploran áreas de colaboración científica

Tiempo de lectura: 20 minutos
Redacción CienciaEnChile
Somos un medio de comunicación y una agencia nacional de difusión y divulgación de ciencia. Estamos comprometidos con la difusión de una variedad de proyectos respaldados por ANID y diversas fuentes de financiamiento.

Eran los inicios de la pandemia de Covid y poco se sabía del virus que la provocaba, apenas había unas imágenes borrosas. Entonces el doctor Sai Li, biólogo estructural y profesor del departamento de Ciencias de la Vida de la Universidad de Tsinghua, en Beijing, se puso en contacto con un equipo de virólogos de la ciudad de Hangzhou para que le facilitaran algunas muestras.

A pesar que estas habían sido fijadas con químicos, un procedimiento que las deja inactivas, existía bastante temor. Como cuenta el investigador: “Pasé casi dos meses para convencer a la universidad de que las muestras eran seguras”. Finalmente lo logró, y comenzó sus experimentos en un laboratorio de nivel 3 de bioseguridad -un estándar bastante alto-, en el campus universitario, el que se encontraba completamente vacío por la pandemia. “Éramos solo cuatro personas: un estudiante, un estudiante de postdoctorado, un técnico y yo”, recuerda. El equipo trabajó intensamente durante un periodo de cien días. “Fue muy estresante”, confiesa.

“Congelamos el virus a una temperatura muy, muy fría: a -190ºC, y debíamos hacerlo muy rápido para que se congelara en su estado natural”, relata el académico. No podía cometer ni un mínimo error durante ese proceso, de lo contrario, los cristales de hielo podían atravesar los virus y alterar o destruir su estructura.

Por otra parte, los virus son muy pequeños. “Tienen 100 nanómetros de diámetro”, dice. Los microscopios ópticos no permiten verlos directamente, es por esto que debió utilizar un microscopio crioelectrónico -una técnica en la que el científico se ha especializado-; el dispositivo disparó haces de electrones a la muestra, mientras se fue reconstruyendo la imagen del virus en el computador.

“¿Cómo fue ver el virus por primera vez?”, le pregunto. “Fue asombroso”, responde. “Cuando obtuvimos por primera vez la imagen del microscopio, teníamos una pantalla llena de virus, fue muy emocionante y también, muy aterrador. El virus, para ser honesto, se ve muy hermoso. Su forma es muy única. Es muy emocionante, aunque mis alumnos estaban un poco asustados, son muy jóvenes y nunca antes habían visto algo como esto”, relata.

La imagen dio la vuelta al mundo y el doctor Li fue incluso entrevistado por el New York Times. Su objetivo era que la imagen fuera lo más pública posible para ayudar a la investigación, entonces en ciernes, del SARS-CoV-2. Desarrolló imágenes animadas en conjunto con un equipo de visión por computador, con una gran precisión en términos científicos.

“Cuando obtuvimos por primera vez la imagen del microscopio, teníamos una pantalla llena de virus, fue muy emocionante y también, muy aterrador” – Sai Li, biólogo estructural, profesor Universidad de Tsinghua.

También se puso en contacto con la empresa china CanSino BIO, para el desarrollo de una de las primeras vacunas contra el Covid. “Esta usa adenovirus para introducir la secuencia del antígeno en nuestro cuerpo, utilizando nuestro cuerpo para expresar los antígenos y estimular la respuesta inmune para crear anticuerpos específicos contra este virus. Entonces, recibimos las vacunas de la compañía y tomamos muchas imágenes de los antígenos expresados y les dimos nuestras recomendaciones”, explica. El equipo del doctor LI también tomó imágenes de las distintas variantes del virus para hacer comparaciones.

Actualmente, el laboratorio de Li, compuesto por un equipo de 10 personas, se encuentra finalizando un trabajo “que consiste en observar los virus incubados con anticuerpos neutralizantes, investigamos cómo el anticuerpo neutraliza el virus. Intentamos explorar mecanismos novedosos para explicar esta neutralización. Es un trabajo inédito”, dice. Además, cuenta con sub equipos que están trabajando con el virus de la influenza y de la viruela.

Fotografía de retrato del dr. San Li con plantas de fondo.
Cien días fue el tiempo que el dr. Sai Li demoró, junto a un euqipo de tres personas,desarrollar su experimento que le permitió obtener por primera vez una imagen de altísima resolución del coronavirus y analizar su estrecutura. (Crédito fotográfico: Nicole Saffie) 

Visita en la UC

El doctor Sai Li es parte de la delegación de 15 miembros de la Universidad de Tsinghua, que realizó una visita a la Universidad Católica durante el 10 y 14 de diciembre. El objetivo: explorar posibles colaboraciones internacionales entre ambas instituciones, especialmente en el campo de las ciencias de la salud.

La delegación fue recibida por la vicerrectora de Asuntos Internacionales Lilian Ferrer, el vicerrector de Investigación Pedro Bouchon, y directores de las facultad de Ciencias Biológicas y de Medicina, y del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII).

“Las visitas de este tipo y la creación de espacios que permitan vincular bilateralmente las investigaciones e intercambio académico de la Universidad Católica con las de otras universidades del mundo, son sumamente importantes. Tsinghua University es líder en China, eso significa que estamos trabajando con los mejores investigadores e investigadoras para seguir potenciando la colaboración académica, en áreas tan importantes como ciencias de la vida”, destaca la vicerrectora Lilian Ferrer.

“Mantenemos una estrecha colaboración con la Universidad de Tsinghua en diversos campos. Durante la pandemia por Covid-19, este vínculo se fortaleció significativamente, impulsando la visita de esta misión académica compuesta por investigadores especializados en medicina y ciencias biológicas, con el fin de fortalecer la investigación de vanguardia. Sin ir más lejos, uno de los investigadores de la delegación formó parte clave en la caracterización del virus. En este encuentro buscamos reforzar nuestra relación con el fin de generar nuevos proyectos, potenciar nuestra formación doctoral e intercambio académico”, comenta el vicerrector Pedro Bouchon.

En la Facultad de Ciencias Biológicas, la delegación fue recibida por el director del IMII, Alexis Kalergis, y los académicos Alejandra ÁlvarezGareth Owen y Pablo González, todos profesores de esta facultad.

La profesora de la Escuela de Ciencias de la Vida de la Universidad de Tsinghua, Dra. Qiaoran Xi, inició el encuentro bilateral exponiendo los principales ejes de su investigación con relación a la señalización de TGF-Beta, cáncer y células madre. Junto con esto, realizó una breve introducción sobre Tsinghua University y su foco con relación a la investigación científica y lo que buscan en colaboración internacional.

Esta es la primera visita de la profesora Qiaoran Xi en Sudamérica y reconoce estar muy impresionada por las instalaciones de la UC. Asimismo comenta que ve muy posible una colaboración entre ambas universidades, “especialmente en el área de oncología, en el campo de la neurociencias y de la inmunología”, dice. “Definitivamente hay varios puntos en común en que puede haber colaboración”, agrega.

Por su parte, el profesor Li Sai comenta que está gratamente impresionado por el nivel académico en Chile. Con respecto al trabajo en su área, afirma que “el enfoque del Dr. Alexis Kalergis es qué tan efectivas son las vacunas, desarrolla ciencia aplicada; mientras que yo estoy trabajando en los mecanismos anteriores al desarrollo de las vacunas, mi pregunta es cómo y por qué son efectivas estas vacunas, es decir, ciencia básica”.

Sin embargo, ve posible una colaboración entre laboratorios de las universidades de Tsinghua y la UC, que permita a estudiantes de doctorado realizar pasantías de investigación. “Por ejemplo, si yo obtengo una construcción de un virus o de una vacuna de Chile, puedo enviar a un estudiante aquí para aprender cómo cultivar las células y propagar el virus, y luego regresa para analizar la estructura, y así”.

Entre los desafíos, para la profesora Qiaoran Xi el principal tiene que ver con el financiamiento. “En general, el gobierno entrega un financiamiento para alentar a los investigadores a colaborar con otros países, pero no hemos visto ninguno con Chile. Entonces, al regresar a China podemos ver si hay alguna posibilidad de que puedan brindar una oportunidad de financiamiento que, creo, permitiría mejorar las conexione”, dice la académica. Asimismo comenta que existen varias compañías farmacéuticas que se encuentran financiado proyectos de investigación, así como también la Universidad de Tsinghua cuenta con algunos fondos propios.

Por su parte, para el profesor Li Sai el mayor reto es contar con laboratorios de bioseguridad nivel 3 o 4, que son fundamentales para el manejo de agentes biológicos altamente infecciosos con los más altos estándares, y que son de alto costo de mantenimiento y que requieren de personal calificado, siendo muy pocos en el mundo.

Durante las reuniones de trabajo, también realizaron presentaciones Alexis Kalergis, “The Scientific Basis for Vaccine Efficacy and the Immunity Controlling the Covid-19 Pandemic”; Gareth Owen, quien profundizó en los avances con relación a los estudios sobre células cancerígenas;  y los investigadores Jing MaSuxi GuCatterina Farreccio y Julian Varas, quienes abordaron temas como la robótica en cirugías, epidemiología, innovación y la salud pública en Chile y China.

Construyendo lazos

El vicerrector de Investigación Pedro Bouchon, junto a Taotao Chen de Tsinghua University y la vicerrectora de Asuntos Internacionales Lilian Ferrer, de pie en el patio de Casa Central UC.
(De izq. a der.) El vicerrector de Investigación Pedro Bouchon, junto a Taotao Chen, directora del Centro Latinoamericano de Tsinghua University y profesora de la Facultad de Negocios y Gestión Internacional de la Universidad de Tsinghua, y la vicerrectora de Asuntos Internacionales Lilian Ferrer. (Crédito fotográfico: Pía Billa)

Esta visita se enmarca en un contexto más amplio de colaboración entre ambas universidades, que ha implicado distintas iniciativas.

En octubre pasado, la vicerrectora de Asuntos Internacionales Lilian Ferrer, visitó la Universidad de Tsinghua, donde fue recibida por el vicerrector del comité administrativo de esta institución, Hongwei Wang. Entre los puntos abordados, estuvieron el interés de profundizar de manera conjunta aspectos de “internacionalización en casa”, movilidad académica y desarrollo de competencias globales. Así como también en áreas como astronomía, salud, artes y negocios.

Previamente a este encuentro, en agosto pasado, la profesora de la Facultad de Economía y Gestión Internacional de la Universidad de Tsinghua, Taotao Chen, había visitado la UC, recorriendo el Centro de Innovación y la Casa Central, mostrando gran interés por la oferta académica y avances desarrollados por la Universidad Católica, en relación a las áreas de emprendimiento, innovación y negocios a nivel nacional. Y previamente, en 2022, el Dr. Linqi Zhang, profesor de la Facultad de Ciencias de la Vida, estuvo en Chile como expositor internacional invitado al Simposio de Inmunología organizado en conjunto por el Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia. (IMII) y la UC.

Asimismo, ambas universidades han desarrollado algunas actividades conjuntas, como el programa “Chile | China Global Conversations About Arts & Culture” y el Summer University Program, que permitió a estudiantes de las carreras de Negocios Internacionales, Arquitectura y Ciencias Ambientales de Tsinghua University, conocer los campus y centros de investigación de la UC en agosto pasado, expresando la intensión de que estudiantes UC puedan repetir la experiencia e ir a conocer la Universidad de Tsinghua en 2024.

Universidad líder en Asia

Frontis de la entrada de la Universidad de Tsinghua, en Beijing.
Acceso principal de Tsinghua University, en Beijing. (Crédito fotográfico: iStock Photo)

Ubicada en el norte de Beijing, donde se emplazaban los jardines reales de la dinastía Qing, la Universidad de Tsinghua está posicionada como una de las universidades líderes en China, ocupando el puesto #3 en Asia y #25 a nivel global, según el ranking QS 2024.

Consta de 20 escuelas y 57 departamentos, incluyendo un amplio rango de disciplinas, entre ellas ciencias, ingeniería, artes y literatura, ciencias sociales y medicina. Cuenta con más de 37 mil estudiantes, más de 4 mil alumnos internacionales, y más de 6 mil administrativos y profesionales.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados