loader image

Salud sexual: Un pilar olvidado

Tiempo de lectura: 20 minutos
Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.

Compartir publicación

Tradicionalmente, la salud sexual se ha reducido a la conexión con la reproducción, los esfuerzos por limitar los embarazos, el acto en sexual en sí mismo y la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, la salud sexual es esencial en la vida cotidiana y la salud integral del ser humano. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoce como uno de los tres pilares fundamentales de la salud.

En 2002, la OMS redefinió la salud sexual, separándola de la salud reproductiva. Aun con su clasificación vital, la sexualidad sigue siendo un tema poco discutido en la sociedad y la formación educativa en Chile. Esto puede llevar a problemas de salud, ya que la función sexual es susceptible de alteraciones que afectan la salud general.

Se ha considerado, además, que los conceptos relacionados como sexualidad, orientación sexual, transexualidad e infecciones de transmisión sexual, no son generalmente bien cubiertos en la formación educacional en Chile, y están explorados limitadamente en los planes curriculares desde la formación escolar hasta universitaria y técnica de los trabajadores de la salud.

Es relevante tener una mirada más integral de la salud de las personas e incorporar estos conceptos en la evaluación y manejo de todas las personas, en todas las edades y no solamente durante los años reproductivos, revisando las alteraciones o problemas en la función sexual y el desarrollo de la sexualidad que pueden ocasionar importantes quiebres en la salud general de las personas.

Las disfunciones sexuales y otras alteraciones relacionadas con el erotismo y el placer son elementos constitutivos de la sexualidad y afectan la salud. Además, la relación entre la sexualidad, el abuso y la violencia es preocupante, pues los traumas tienen efectos graves en la salud física y mental.

Para resguardar esta esfera de la salud de chilenos y chilenas, es menester incluir el tema en la formación de profesionales de la salud, enfoque que la mayoría de las profesiones hoy carece o evalúa someramente en relación con la salud sexual. Es por esto que, en la Universidad Diego Portales, hace años se ha implementado dentro del programa educativo de la carrera de medicina. Estos esfuerzos pueden contribuir al avance de la provisión de servicios clínicos en salud sexual en el país.

Además, existen algunos planes piloto para la instalación de servicios clínicos de Salud Sexual en la Atención Primaria, como el caso de Quilpué. Esta es una experiencia novedosa que podría contribuir al avance de la provisión de servicios clínicos en Salud Sexual en el país. Los primeros resultados serán presentados en el XXI Congreso Mundial de la Sociedad Mundial para la Salud Sexual en Turquía en noviembre próximo por uno de los docentes que suscribe.

La salud sexual debe reconocerse como parte integral de la salud general, siguiendo los lineamientos de la OMS. Además, la formación de postgrado en este campo y la posible consolidación de la salud sexual como una especialidad son pasos importantes para garantizar la atención adecuada de esta dimensión fundamental de la salud humana.

Ps. Gabriel Carreño Provoste

Dr. René Castro Santoro

Dr. Sebastián Lavanderos Bunout

Dr. Heraldo Povea Pacci

Equipo del Curso Salud de la Mujer

Escuela de Medicina, Facultad de Medicina

Universidad Diego Portales

Compartir publicación

Sorry, No posts.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Sorry, No posts.