loader image

Proyecto trabaja para mejorar papas nativas y generar una nueva variedad que soporte el cambio climático

Lorenzo Palma
Lorenzo Palma Morales es Periodista, Licenciado en Comunicación Social y Bachiller en Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Periodismo de Investigación de la Universidad de Chile y Magíster en Desarrollo Rural, Becado por CONI- CYT (UACh), Diplomado en Escritura Creativa de No Ficción por la Universidad Alberto Hurtado. En el año 2018 fundó el medio de comunicación nacional y agencia de contenidos www.cienciaenchile.cl, del cual es su director. Ha participado organizando actividades de divulgación y difundiendo resultados de investigación en innumerables proyectos de norte a sur del país.
[tiempo_lectura]

La investigadora Carolina Lizana y Anita Behn, de la Universidad Austral de Chile (UACh), trabajan para adaptar papas mejoradas a condiciones de poca agua, mayores temperaturas y para dar valor agregado a este cultivo

  Lorenzo Palma. Ciencia en Chile.- El consumo promedio de papa en Chile de los últimos 15 años alcanza los 60 kl de por persona anual, entre papas frescas y procesadas. La Dra. Carolina Lizana, explica que los sistemas agroalimentarios con el paso del tiempo se están haciendo más frágiles y vulnerables a los escenarios de cambio climático. En este proyecto las investigadoras buscan crear una nueva variedad de papa, que reúna las mejoras características de las papas nativas, como durabilidad, mejor adaptabilidad al cambio climático, color y aporte nutricional.

El proyecto se realiza gracias al financiamiento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y se ejecuta en asociación con el Consorcio Papa Chile. Las responsables de la iniciativa destacan que en el país existe una gran variedad de papas nativas. “Una forma de aprovechar las propiedades de las papas nativas es cruzarlas con variedades comerciales, para generar nuevas variedades que respondan a las demandas de los productores, consumidores y cuya producción sea sustentable y amigable con el medio ambiente”, dijo Lizana.

La investigadora enfatiza, que el mayor logro de este proyecto es que se trabaja para alcanzar nuevas variedades de papas, con características de adaptación al cambio climático y características saludables que hoy no existen en el mercado y que abren oportunidades de comercialización para los productores de papas.

Hasta la fecha cuentan con 8 líneas seleccionadas, se comenzó analizando 22 tipos de variedad de papas, cada cierto tiempo se van descartando algunas, solo van quedando las que sea más resistente a la sequía, a los aumentos de temperaturas, más eficientes en el uso del agua, que resistan los golpes, el lavado, que tenga colores, o con una alta cantidad de antioxidantes, por su capacidad de eliminar radicales libres de las células, cuya presencia se asocia a enfermedades crónicas y degenerativas, como diabetes, Alzheimer e incluso cáncer.

“Estamos en una zona privilegiada para alcanzar altos rendimientos”, concluyó la Dra. Lizana, y adelantó que además de la creación de una nueva papa, se transferirá a los agricultores un paquete tecnológico, para poder producir las nuevas variedades de papas y que éstos logren una producción exitosa y rentable.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Descubre novedades en publicaciones científicas destacadas