loader image

¡Necesitamos una revolución restauradora!

Tiempo de lectura: 20 minutos
Lorenzo Palma
Lorenzo Palma Morales es Periodista, Licenciado en Comunicación Social y Bachiller en Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Periodismo de Investigación de la Universidad de Chile y Magíster en Desarrollo Rural, Becado por CONI- CYT (UACh), Diplomado en Escritura Creativa de No Ficción por la Universidad Alberto Hurtado. En el año 2018 fundó el medio de comunicación nacional y agencia de contenidos www.cienciaenchile.cl, del cual es su director. Ha participado organizando actividades de divulgación y difundiendo resultados de investigación en innumerables proyectos de norte a sur del país.

Compartir publicación

El ser humano siempre ha sido visto como el problema en el mundo, pero debemos empezar a ser parte de la solución…” (Richard Hobbs 2010)

Por Jan Bannister Hepp, Ingeniero Forestal, PhD. Investigador Principal Instituto Forestal.

Luego de siglos de destrucción de nuestros bosques, y luego de ser conocido Chile como el granero de América, a principios del siglo XIX el centro y centro sur de Chile vivía una emergencia ambiental debido a la erosión generalizada de sus suelos. La desertificación, el avance de dunas, el embancamiento de los ríos, la gran abundancia de cárcavas y otros problemas graves, amenazaban el futuro del país. En esas condiciones, se inició el gran trabajo del alemán Federico Albert. Varios autores han situado a Federico Albert como el padre de la conservación en Chile (Elizalde 1970, Camus 2003), ya que además de llamar a preocuparse de la destrucción descontrolada de los bosques en aquella época, fue el inspirador y artífice de la institucionalidad y legislación forestal del país (Ley de Bosques de 1931), implementó las primeras experiencias de restauración de ecosistemas forestales y publicó 125 trabajos ligados a la conservación, restauración y gestión de los ecosistemas forestales del país (Camus 2003).

En las últimas décadas, hemos avanzado muchísimo en el conocimiento de nuestras especies nativas. Actualmente, sabemos cómo plantar nuestras especies, cada vez sabemos más sobre cómo propagarlas; sin embargo, la tasa de plantación a nivel nacional está estancada desde hace varios años, es decir, en Chile prácticamente no se restauran bosques nativos de forma activa. Esto sucede pese a existir un Plan Nacional de Restauración del Paisaje 2021-2030, el cual incluye enormes compromisos de restauración.

 

 

En este contexto, urge iniciar una verdadera revolución restauradora como la iniciada hace 120 años por Federico Albert, pero bajo un contexto del siglo XXI. Se necesita una política concreta y efectiva de incentivos a la plantación, pero también se deben entregar certezas e innovar en la forma que hacemos la restauración de tal forma de reducir costos, aumentar superficies y lograr los objetivos de restauración.

Desde el año 2013, cada 21 de marzo, las Naciones Unidas nos invitan a celebrar el día de los bosques como una forma de generar consciencia sobre su importancia y enseñar a las personas cómo se puede aportar en la conservación de estos. En este contexto, es importante recordar y relevar a personajes de nuestra historia forestal como Federico Albert, para de esa forma entender tal como dijo el científico restaurador australiano Richard Hobbs, que… como seres humanos siempre hemos sido vistos como el problema en el mundo, pero debemos empezar a ser parte de la solución…

 

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados