loader image

Microalgas de Agua Dulce en Chile: Un Mundo por Descubrir, Desarrollar y Aprovechar

Tiempo de lectura: 20 minutos
Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.

En Chile, la ficología, una disciplina que se dedica al estudio de las algas, cuenta con un número limitado de investigadores. En la Universidad del Bío-Bío, encontramos a la Dra. Patricia Arancibia Ávila, Profesor Titular, académica del Departamento de Ciencias Básicas y miembro del claustro del Programa de Doctorado en Ciencias con Mención en Recursos Naturales Renovables, quien se destaca en este campo. Con un Ph.D. en Oceanografía y Limnología, con especialización en Botánica, obtenido en la University of Wisconsin-Madison en EE. UU., la Dra. Arancibia Ávila se dedica actualmente a la investigación de las microalgas que abundan en lagos y lagunas de Chile.

Escrito por Alejandra Parra, www.cienciaenchile.cl.- En un rincón de Chile, la Dra. Patricia Arancibia Ávila, académica de la Universidad del Bío-Bío, está llevando a cabo investigaciones fascinantes sobre las microalgas de cuerpos de agua dulce de la región. Su trabajo nos adentra en un mundo microscópico lleno de secretos y posibilidades que abarcan desde lo beneficioso hasta lo peligroso.

Iniciando su investigación en las turberas, Patricia se ha sumergido en el misterio del musgo Sphagnum. Aunque es considerado un recurso mineral debido a su potencial como combustible, el Sphagnum conocido localmente como pompón, posee una importancia mucho mayor. Este modesto musgo es en realidad un regulador global de temperatura, con propiedades antibacterianas y antifúngicas. Se encuentra en el sur de Chile, desde Valdivia hasta Puerto Williams, y lleva consigo el potencial de convertirse en una valiosa fuente de beneficios para la salud humana y de protección contra el cambio climático.

Adicionalmente, en colaboración con su estudiante Pamela Jara Zapata, Patricia está desentrañando la ecología y distribución de microorganismos protistas en las costas chilenas. Estos diminutos seres son de fácil cultivo y albergan valiosos tesoros bioquímicos, entre ellos el escualeno, un componente esencial para las vacunas. Patricia y su equipo han tenido éxito en la extracción de escualeno a partir de estos microorganismos, su escalamiento podría evitar la necesidad de dañar tiburones, que es la fuente original de este compuesto y de donde proviene su nombre.

Otra área de investigación crucial de Patricia se centra en la biodiversidad de microalgas en los cuerpos de agua dulce de la región de Ñuble. Esta investigación cobra relevancia a medida que algunas de estas microalgas pueden causar problemas a la piel y, en casos extremos, incluso dañar otros órganos amenazando la salud pública. Patricia enfatiza la necesidad de aumentar la vigilancia tanto de la presencia de microalgas como de los parámetros físico-químicos en los cuerpos de agua dulce urbanos, ya que cualquier desequilibrio podría agravar la frecuencia e intensidad de los problemas para la salud humana y el medio ambiente.

La marea roja, un fenómeno de las áreas costeras, conocido por sus efectos perjudiciales para los seres humanos, es solo un ejemplo ilustrativo de cómo ciertas microalgas pueden afectar nuestras vidas.  Patricia destaca que la ciencia y la investigación desempeñan un papel fundamental en el monitoreo y la comprensión de estos organismos, así como en su interacción con el entorno.

Patricia, con su eterna curiosidad, enfatiza la importancia de incentivar en los jóvenes el interés por la ciencia y la investigación. La pandemia global ha demostrado cómo la ciencia puede salvar vidas y resolver problemas de manera rápida y efectiva. La ciencia, según Patricia, es una fuente inagotable de asombro y esperanza para la humanidad.

En resumen, la Dra. Patricia Arancibia Ávila está iluminando el mundo de las microalgas de agua dulce en Chile, revelando su potencial en áreas que van desde la salud hasta la biotecnología. Su trabajo subraya la necesidad de comprender y respetar el mundo microscópico que nos rodea, y cómo la ciencia puede llevarnos a nuevas fronteras de conocimiento y descubrimiento.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados