loader image

Lengua aymara: Estudio acústico-estadístico podría catalogarse pionero en Ciencias del Habla

Tiempo de lectura: 20 minutos
Amanda Muñoz
Amanda Sofía Muñoz Ávila es Periodista, Licenciada en Comunicación Social y Bachiller en Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile.

Compartir publicación

Daniela Mena, profesora de español, magíster en lingüística, doctora de la Universidad de Concepción y, actualmente, académica de la Universidad de La Serena realizó su investigación en el área Ciencias del Habla, registrando los sonidos de la lengua aymara y analizando su onda sonora para conocer cómo son estos sonidos, su distribución, los posibles cambios que han sufrido en el tiempo y su vitalidad.

El contraste velar/uvular en las fricativas del aymara: un estudio acústico-estadístico”, es el título de una de las investigaciones que forman parte del proyecto Fondecyt de Postdoctorado. Este trabajo busca analizar cómo se diferencian acústicamente dos sonidos que ocurren en la lengua aymara y que prácticamente no aparecen en otras lenguas del mundo y, cuando lo hacen, no generan cambios de significado como sí lo hacen en aymara. A la fecha, no se han realizado estudios acústicos con sustento estadístico para las consonantes fricativas del aymara en general, ni para la variante hablada en Chile, por lo que este estudio podría considerarse pionero y una importante base metodológica para estudios posteriores tanto en la lengua aymara como en otras lenguas originarias.  

“Empecé a estudiar las lenguas originarias en pregrado. Me parecían muy interesantes y complejas desde el punto de vista lingüístico”, confesó la investigadora. El reflejo de la cultura en las palabras, la forma en la que se estructura la lengua, y en particular el sistema de sonidos son algunas de sus bases como investigación.

La fonética acústica como herramienta es lo que vuelve este trabajo algo tan único e interesante. “A diferencia de otras investigaciones, que de por sí son pocas, mi intención era intentar objetivizar un poco más el estudio del sonido lingüístico en aymara. Si bien quienes nos dedicamos a estudiar los sonidos tenemos la preparación y capacidad para reconocerlos y describir cómo se producen, me parecía importante utilizar las herramientas de la fonética acústica para conocer cómo la articulación del sonido se refleja en la onda sonora, porque al final el sonido es una onda”, explicó Mena.

Dra. Daniela Mena.

“La utilización de esta herramienta nos permitió resolver si los sonidos que estábamos investigando efectivamente ocurrían en la lengua y cómo se presentaban en la onda sonora. Dado que el aymara y el español son lenguas en contacto y que esta última es la lengua hablada por la mayoría del país, pensábamos que los sonidos que solamente ocurren en aymara podrían haberse perdido o estar afectados por los sonidos del español”, explicó la experta. La investigación se enfocó en puntos esenciales como este, descubrir si los sonidos que solo ocurren en aymara, denominados fonemas críticos, seguían formando parte de la lengua, a pesar de toda la exposición de sus hablantes al español. 

Respecto a los resultados, la doctora dijo que “fue posible percibir claramente los distintos sonidos”, uno como la “j” de ‘jarro’ en español y de “puraja” ‘estómago’ en aymara y otro, muy similar, pero que ocurre más atrás en la cavidad oral, por ejemplo, en la palabra aymara “xaxtaña” que significa ‘feo’ el sonido que representa la “x” no forma parte del inventario de sonidos del español de Chile. El hecho de que estos sonidos en aymara sean tan similares, pero que cumplan una función de contraste en la lengua es lo que hace importante determinar su existencia en la lengua o no. Además de escuchar la diferencia, también fue posible visualizarla en la onda sonora, “se diferencian entre sí; está la fricativa velar, está la fricativa uvular y encontramos mediciones acústicas que permiten distinguirlas. No es solamente que los investigadores escuchemos que son diferentes, sino que hay mediciones que dicen que sí, que son efectivamente diferentes, que están presentes en la lengua y, además, existe el respaldo de análisis estadísticos”.

Entre las proyecciones que la experta de la Universidad de La Serena espera, se encuentran aquellas ligadas a la utilización de una metodología similar para el estudio de problemas fonético-fonológicos de otras lenguas originarias y, más importante todavía, de lo que este tipo de trabajos podría aportar a otros estudios del aymara. “Conociendo bien los sonidos, sabiendo cómo se producen, cuáles son sus diferencias, se puede contribuir a los planes de revitalización de la lengua y también a su enseñanza y difusión, no solamente en el sector académico, sino que también en la comunidad”.

Compartir publicación

Sorry, No posts.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Sorry, No posts.