loader image

La investigación de María Emilia Tijoux: Abordando el racismo y la migración en la sociedad chilena

Tiempo de lectura: 20 minutos
Redacción CienciaEnChile
Somos un medio de comunicación y una agencia nacional de difusión y divulgación de ciencia. Estamos comprometidos con la difusión de una variedad de proyectos respaldados por ANID y diversas fuentes de financiamiento.

Compartir publicación

María Emilia Tijoux es académica de la Universidad de Chile y, dentro de sus líneas de investigación, siempre ha abordado el tema de las migraciones y los migrantes. Su interés y curiosidad por este tema se ha visto influenciado por su residencia en el Centro de Santiago desde la década de los 90, una vez regresada del exilio.

Karina Barría – CienciaenChile.- Tijoux es Socióloga, Magíster en Educación por la Universidad de París y Doctora en Sociología por la misma universidad. Cuenta con más de 15 años de experiencia investigando las migraciones contemporáneas y el racismo en Chile, así como la sociología del cuerpo y las emociones. En sus investigaciones más recientes, se centra en las trayectorias de mujeres organizadas en La Araucanía y en el trabajo de personas migrantes en un contexto de racialización en Chile

En conversación con CienciaenChile, compartió su conocimiento y punto de vista desde la investigación sobre la migración y racismo en el país.

¿Qué la motivó a investigar y escribir sobre el tema de la inmigración? 

Bueno, en primer lugar, el gran fenómeno social de las migraciones definitivamente no fue la causa. Me interesó desde el momento en que regresé a este país en los años 90 y comencé a observar lo que ocurría en la ciudad de Santiago, la transformación del paisaje y la acogida o atención a las personas que llegaban de otros países. Fue una cuestión primordialmente de observación; al principio, sorprendida por la violencia que se advertía, y posteriormente, de forma más cuidadosa, de lo que veíamos en la ciudad.

¿Cuál era la percepción de Chile en aquel entonces en relación con los fenómenos migratorios?

Hasta los años 90, un país en proceso de transición de la dictadura a la democracia, Chile se presentaba al mundo como un país económicamente exitoso, casi como un felino ágil (recuerden las comparaciones curiosas con la economía chilena que se hacían en ese entonces). Esto atrajo a personas que querían emigrar, especialmente de las regiones vecinas, a Chile en busca de trabajo y seguridad. Fue un período de intensa persecución política, por ejemplo, de peruanos durante la época de Fujimori.

Además, fue un momento en que Argentina experimentó una compleja crisis económica con el corralito. Muchos argentinos buscaron refugio en Chile debido a esta situación desfavorable en su país. Fue curioso observar que en los años que siguieron los argentinos nunca fueron considerados como migrantes. 

El texto al que ustedes refieren que escribimos con Gonzalo Díaz, aunque tiene algunos años, aborda el concepto de los ‘nuevos bárbaros’. Creo que esta idea todavía persiste en la forma en que se aborda el tema actualmente, aunque puede que no se utilice el mismo lenguaje. Por lo tanto, me interesé por la situación de los migrantes, principalmente debido a este escenario en Chile, que, a pesar de su supuesta salida de la dictadura de Pinochet, aún mantenía vestigios de esa época y se presentaba como un país con un futuro económico prometedor.

¿Podría profundizar sobre los  “nuevos bárbaros” utilizados en sus estudios?

A partir de los años 90, podemos hablar de migraciones contemporáneas en Chile y de fenómenos muy nuevos. No lo veo en la historia de las migraciones. Me gustaría compararlo con Argentina, Brasil, México, Colombia y Venezuela. Chile ha experimentado una migración muy nueva desde los años 90 en adelante. A partir de entonces, ha habido una producción de lo que nosotros hemos llamado la nueva barbarie, ¿no es cierto? Porque efectivamente, en el contexto de desplazamiento, tenemos trabajadores empobrecidos de distintas regiones del continente. Así, primero fueron los vecinos peruanos, bolivianos y ecuatorianos; después llegaron colombianos, dominicanos, y personas de Haití después de 2010. Hemos tenido una migración que nunca imaginamos, como la migración venezolana. Así que, siete países se han convertido en el foco del imaginario chileno, a diferencia de cualquier persona que venga de Polonia, Costa Rica, Brasil, México, EE.UU., Francia, Rusia o China. Hoy día, si le preguntas a cualquier persona quién es migrante o de qué país viene, te nombrarán uno de esos siete países. 

¿Y desde su perspectiva, cuál es el estado actual del racismo en la sociedad chilena y qué factores contribuyen a su persistencia?

Creo que el racismo ha persistido, ¿no es así? El racismo chileno tiene una larga historia, desde la trata transatlántica de esclavos, con el trato a las personas negras que llegaron y, como bien sabemos, lucharon por la independencia, solo para ser esclavizados después, utilizados como mano de obra y más tarde como servicio doméstico. Se prefería tener personas de origen africano en casa, porque se percibía que no se rebelarían, en contraposición a los pueblos indígenas, que se resisten activamente. El racismo no es un problema nuevo, pero ha adoptado diversas formas a lo largo de la historia, adaptándose a los contextos históricos. Desde los zoológicos humanos hasta los maltratos a los pueblos indígenas, este racismo ha arraigado contra los indígenas, las personas pobres, las personas de piel oscura y aquellos que viven en determinados territorios.

Por tanto, es esencial vincular el racismo con el colonialismo, el capitalismo y otros fenómenos como el patriarcado para comprenderlo en su totalidad. Durante la dictadura, y posiblemente antes, se observaron fenómenos muy fuertes en este sentido. Aunque tengo pocos recuerdos de los años 70, recuerdo el maltrato al pueblo mapuche y a las mujeres vinculadas a él. Desde la migración campo-ciudad, la mano de obra precarizada y la industrialización, las personas se vieron obligadas a trasladarse a las capitales para trabajar, siendo estigmatizadas con términos despectivos como “china”, “india”, “sirvienta” y otros similares.

¿Por qué plantea que, cuando decimos migración o decimos migrante, inmediatamente estamos hablando de racismo?

Cuando decimos migración o decimos migrante, inmediatamente estamos hablando de racismo. Es decir, nadie habla positivamente de los valores culturales, la riqueza que las personas traen, aunque todos los días estén presentes en prácticas tan cotidianas como la alimentación, por ejemplo. Hoy día, en todas las ferias o los agros, como se les llama en el norte, los pimientos son de todos colores. Antes no, en realidad nadie, nadie comía tanto mango o guayaba o qué sé yo. La fruta no era la fruta tropical que se daba en todos lados.

Desde su experiencia como investigadora, ¿en qué espacios ha observado situaciones de racismo? 

El racismo impregna toda la actividad, en particular lo hemos visto en el área de la salud en Chile. Especialmente en los encuentros donde el cuerpo actúa como mediador. En tales casos, las personas son estigmatizadas, las mujeres son criticadas por su habilidad para dar a luz, educar o cuidar adecuadamente, independientemente de si tienen muchos hijos, pocos o ninguno. En resumen, nadie queda exento de la crítica del racismo, un sistema de proporciones gigantescas 

¿Qué opinión tiene sobre el papel que desempeñan los medios de comunicación en la perpetuación de diversas formas de violencia contra los inmigrantes?

Los medios de comunicación, dependiendo de su afiliación, pueden influir en la perpetuación de diversas formas de violencia contra los inmigrantes. Los medios oficiales, que pertenecen a consorcios empresariales, suelen estar condicionados por intereses financieros y políticos, lo que limita su independencia. Quienes se desvían de estos intereses enfrentan dificultades laborales y tienen poco espacio para expresarse. En Chile, donde la diversidad de medios oficiales es limitada, la televisión juega un papel crucial. Los matinales, convertidos en plataformas políticas, manipulan la percepción de la audiencia, alternando entre entretenimiento y noticias, a menudo enfocándose en la sensacionalización de la violencia y la tragedia para captar la atención del público.

En este contexto, los medios desempeñan un rol significativo en la formación de opiniones y actitudes hacia los inmigrantes. La televisión, especialmente, tiene un alcance amplio en un país donde una parte considerable de la población pasa mucho tiempo frente a la pantalla. Sin embargo, el acceso a medios independientes y diversificados es limitado, lo que dificulta la presentación de perspectivas alternativas y el cambio social. Los periodistas y comunicadores tienen una responsabilidad crucial en este escenario, ya que tienen el poder de influir en la narrativa pública y abogar por una cobertura más equitativa y compasiva de las cuestiones relacionadas con la inmigración. Sin embargo, la concentración de poder en manos de unos pocos medios y la restricción del espacio para la expresión independiente representan desafíos significativos para este propósito.

¿De qué manera pueden las nuevas generaciones de estudiantes incidir en transformaciones importantes en la lucha contra el racismo en Chile?

Creo que reflexionar sobre uno mismo puede ser muy beneficioso para considerar a los demás que percibimos como diferentes. Desde mi perspectiva, la única forma de avanzar hacia una sociedad con interacciones humanistas es primero reconocernos a nosotros mismos como seres humanos para luego comprender al otro. Tengo confianza en que los estudiantes que han colaborado conmigo han producido tesis maravillosas, incluso a una temprana edad, y que vale la pena revisarlas para leerlas.

 

 

 

Destacamos sus últimas publicaciones académicas:

  • Tijoux María Emilia. (2023) “Reflexiones inter y transdisciplinares sobre las migraciones contemporáneas entre derecho y sociología”, Revista Austral de Ciencias Sociales.
  • Tijoux María Emilia. (2023) “Interrogando el concepto de estereotipo y su uso en las ciencias sociales en relación con el fenómeno del racismo”, Revista Atenea.
  • Tijoux María Emilia. (2022) “Ser paciente haitiano en Chile y vivir el racismo en centros de la red pública de salud”, Revista Interdisciplinaria.
  • Tijoux María Emilia. (2022) “El Estado en su frontera: arbitrariedad e ilegalidad en las políticas migratorias recientes en Chile”, Revista Diálogo Andino.
  • Tijoux María Emilia. (2022) “Trayectorias del sujeto migrante en Chile. Elementos para un análisis del racismo y el estatus precario”, papers Revista de Sociología.

 

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Sorry, No posts.