La calidad del agua potable de la ciudad de Valdivia se vería afectada por el descenso de los caudales

1086

*Un estudio determinó que los principales ríos de Valdivia al disminuir los caudales  incrementarían el ingreso de agua salada desde la costa 

20 meses de datos obtenidos de sensores de salinidad ubicados en el estuario del río de Valdivia, más muestreos realizados a través de una embarcación en diferentes estaciones del año y condiciones de mareas permitió la construcción de sencillos modelos hidrológicos con el cual se determinó cómo se verá afectado una de las principales tomas de agua con las que se abastece la ciudad.

Mapa: distribución de los sensores y muestreos que se realizaron dentro del Estuario del Río Valdivia

 Lorenzo Palma, Ciencia en Chile.- Según el estudio, el cual se publicó en la revista académica Water, con las condiciones climáticas futuras y, sumado a una temporada de escasez de precipitaciones, el agua salina que ingresa desde las costas de Corral al estuario del Río Valdivia afectará la calidad del agua que consume la población de la ciudad.

¿Cómo se llegó a esa conclusión? Científicos liderados por el Dr. José Garcés, académico del Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas (ICML) y del Doctorado en Biología Marina de la Universidad Austral de Chile, explicó que el problema se origina cuando los caudales del río Cruces y Calle-Calle, principales tributarios del Río Valdivia son muy bajos. A través de un modelo sencillo se encontró que por debajo de los 74 m3/s, es en ese momento el agua salina llega hasta la toma de agua de la Cuesta Soto.

El artículo identifica un mes y año en particular, marzo de 2015, justamente cuando una serie de quejas se hacían públicas por el mal sabor que tenía el agua potable. En ese momento, más del 70% del agua potable que consumía la población se obtuvo del río, en la toma de captación de Cuesta Soto y solo el 30% restante del sector Llancahue. El agua salada en ese momento se extendió hasta 35 kilómetros río arriba (3 kilómetros más arriba de Cuesta Soto), “el ingreso de agua salobre será más común e incluso se extenderá entrado el otoño” de acuerdo a las proyecciones de los menores caudales, explica el Dr. Garcés, quien además es investigador del Centro Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (Centro IDEAL), ya que todas las proyecciones indican disminución de las precipitaciones y el río San Pedro, Calle-Calle, Cruces y Valdivia se alimenta principalmente de las lluvias.

La Baliza «Lido» está ubicada cerca del puente Cruces (ruta al sector costero de la comuna de Valdivia). Sensores que miden salinidad en dos niveles: 0,5 metros y 3 metros de profundidad fueron usados en el estudio gracias al Fondo de Innovación para la Competitividad de la Región de Los Ríos (FIC-R).

En el trabajo participó también, Wolfgang Schneider, del Departamento de Oceanografía y del Instituto Milenio de Oceanografía, ambos de la Universidad de Concepción (UdeC); Andre Pinochet (ICML), la Dra. Andrea Piñones, del ICML – IDEAL y del Centro de Investigación Oceanográfica COPAS-Sur Austral (UdeC); Francisco Olguín (ICML); Daniel Brieva (COPAS-Sur Austral); y Yongshan Wan, del Center for Environmental Measurement and Modeling, Estados Unidos.

Algo a considerar, según el grupo de especialistas es que, Chile está atravesando una mega-sequía, y proyecciones al respecto indican que habrá una disminución de las precipitaciones del 15 al 20%, el académico, explicó que de esta forma se espera que las intrusiones de agua saladas ingresen a la toma de captación de agua de la ciudad, “será más a menudo y causará problemas en la calidad del agua potable. Esto implica mejorar las capacidades de predicción y modelos hídricos que presentan diferentes escenarios de cambio global. También es una señal de alerta de cualquier intervención que se haga en el río, por ejemplo, aguas arriba, como puede ser la construcción de un embalse, no se sabe cómo afectará los caudales, en un contexto de cambio climático”, aseguró.

En ese sentido la Dra. Andrea Piñones, Dr. José Garcés y Dr. Daniel Brieva están preparando un modelo hidrodinámico del sistema estuarino de Valdivia, para luego forzarlo con proyecciones de cambio climático para ver lo que sucederá a finales del año 2100, con ello esperan poder determinar los caudales “Con ello estableceremos hasta que zona ingresará el agua salina en el río y además en qué meses del año enfrentaremos este problema. Lo que es relevante, ya que permitirá tomar medidas, por ejemplo, de dónde se podría obtener el agua para la ciudad en verano o qué intervenciones se puedan o no hacer al río, ya que seguro tendrán consecuencias en la calidad del agua que se consuma, ahora y en los próximos 100 años”, comentó el Dr. Garcés.

Descarga aquí el paper