loader image

Investigan leguminosas de grano tolerantes a la falta de agua, frío y golpes de calor

Tiempo de lectura: 20 minutos
Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.

Compartir publicación

Científicos del CGNA buscan entender por qué algunas plantas pueden tolerar mejor estos efectos del cambio climático, que otras.

El Centro Regional de Genómica Nutricional Agroacuícola (CGNA) informó sobre avances en la comprensión de mecanismos fisiológicos en leguminosas de grano bajo estrés por déficit hídrico, heladas y golpes de calor (heat shock).

Este conocimiento es parte del proyecto de investigación “Señalización y respuesta a los estreses ambientales en leguminosas de grano”, financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID).

La doctora en ciencias y científica encargada del área de fisiología del estrés del CGNA, Macarena Barra Jiménez, explicó que su investigación se centra en comprender cómo las plantas pueden mitigar los efectos del cambio climático, especialmente en lo que respecta al déficit hídrico, heladas y golpes de calor.

Según afirmó la Dra. Barra se buscan entender por qué algunas plantas pueden tolerar mejor estos efectos del cambio climático, que otras. Específicamente, frente a la escasez de agua, las plantas silvestres tienen mecanismos para promover el crecimiento de ciertos tejidos, como cambios en el crecimiento de las raíces, apertura y cierre de estomas para regular el intercambio de gases, y aumentar su eficiencia fotosintética, entre otros.

“Hemos encontrado que algunas plantas silvestres son capaces de soportar mejor déficit hídrico debido a que desarrollan menor biomasa, pero exploran más el suelo en profundidad”, afirmó la investigadora del CGNA.

“También hemos observado que hay plantas silvestres que cierran rápidamente sus estomas en momentos críticos, manteniendo su contenido de clorofila. En cambio, las plantas de tipo elite (variedades mejoradas), que han sido desarrolladas en momentos que no teníamos estas problemáticas del cambio climático, con propósitos específicos, por ejemplo, altamente productivas, no son tan tolerantes al déficit hídrico, heladas y golpes de calor”, agregó.

Esto se debe a que, en comparación con los genotipos elite, los parientes silvestres han enfrentado desafíos en entornos naturales adversos durante miles de años y mantienen un nivel mucho más alto de diversidad genética. Sin embargo, estos parientes silvestres no poseen rendimientos de semilla ni de calidad aceptables, por lo que son sólo útiles como donantes de caracteres específicos, para programas de mejoramiento genético.

En resumen, la ciencia en el área de fisiología nos permite descubrir los mecanismos de tolerancia de las plantas frente al cambio climático, información clave para desarrollar nuevos cultivos más resilientes ante los efectos adversos del cambio climático, explicó la doctora Barra.

Datos:

En Chile, durante el invierno, la región sur recibe la mayor parte de su precipitación, mientras que durante el verano las condiciones son secas y con altas temperaturas máximas. En consecuencia, en las regiones donde se cultivan plantas productoras de alimentos, hay poca lluvia en los meses de octubre a diciembre. Producto del cambio climático, esto se ha acrecentado, por ejemplo, en los últimos cuatro años, las precipitaciones efectivas han sido inferiores a 6 mm en los meses de octubre a diciembre, siendo aún más crítico las últimas dos temporadas. Este período coincide con la etapa en que la mayoría de los cultivos productores de alimentos están entre la floración y llenado de sus semillas, por lo que son severamente afectado. Situación similar, ocurre en otras plantas productoras de alimentos como frutales, cultivos industriales, etc.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados