loader image

Investigadores de BrainLat obtienen un Ig Nobel

Tiempo de lectura: 20 minutos
Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.

Compartir publicación

Los premios Ig Nobel se otorgan a investigaciones que, además de cumplir con los requisitos habituales de rigor en los datos y replicabilidad de los resultados, tienen aspectos que las hacen divertidas. En este caso, se trata de un estudio realizado en la comunidad de «La Laguna» en España, conocida por hablar invirtiendo el orden de los fonemas en las palabras. Esto significa que las sílabas en una palabra se invierten, pero los sonidos individuales se mantienen iguales. Un ejemplo, utilizado en el estudio, es «nasbue chesno«, que corresponde a «buenas noches» y es utilizado de manera frecuente en la comunidad. Aunque este fenómeno pueda parecer trivial como una práctica popular y tradicional, en realidad representa un tema de investigación fascinante.

Los resultados del estudio revelaron ventajas conductuales en la inversión de palabras y frases, así como cambios en la anatomía cerebral, como la difusión de sustancias blancas y la conectividad funcional en regiones del sistema dorsal y ventral que están involucradas en operaciones lingüísticas. Además, se observaron áreas complementarias que subyacen a procesos visuales y habilidades generales de dominio. En resumen, se encontraron diferencias físicas en el cerebro de las personas que practican esta forma de hablar de manera experta en comparación con aquellos que no poseen esta habilidad.

Agustín Ibáñez, miembro del equipo investigador y director del instituto BrainLat, comentó: “este reconocimiento es significativo no solo porque visibiliza nuestra investigación, sino también porque demuestra que la ciencia puede ser divertida. Nuestro enfoque consistió en estudiar los cambios plásticos en la estructura y función del cerebro en individuos que pueden hablar de forma espontánea y fluida de manera completamente invertida, un fenómeno excepcional que contribuye al conocimiento de la plasticidad cerebral”.

En general, la ciencia nace de la curiosidad, que a su vez se basa en observaciones simples y cotidianas. Preguntas cómo «¿Puede la inversión del habla afectar a la estructura y función de su cerebro?» y «¿Cómo desarrolla una persona normal una habilidad completamente atípica como hablar al revés?» pueden motivar investigaciones que, como en este caso, son publicadas en revistas de prestigio.

Una de las misiones de la Universidad Adolfo Ibáñez, que compartimos como instituto de investigación, es acercar el conocimiento a la población. Es un gran orgullo que nuestra universidad haya sido seleccionada como ganadora del premio Ig Nobel en la categoría de Comunicación, ya que nos permite llegar a un público que normalmente no mostraría interés en las neurociencias, al menos no en una forma más tradicional y formal.

A continuación, se encuentran los enlaces para la premiación y la investigación que hizo posible este nuevo galardón.

Compartir publicación

Sorry, No posts.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Sorry, No posts.