Investigador iBio y académico de la Universidad de Santiago de Chile, impulsan vigilancia genómica de COVID-19 identificando capacidades y desafíos

316

investigadores e investigadoras de la Facultad de Química y Biología y de la Facultad de Ciencias Médicas de la USACH, busca aportar en el análisis genético del SARS-CoV-2 en el país, para así, sumar nuevas capacidades y desarrollo científico a la red pública de salud.

Luego que en 2020 el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP), implementase un protocolo para el análisis genético del SARS-CoV-2, y secuenciara los primeros casos confirmados en el país, surge una creciente necesidad por contar con las capacidades y equipos técnicos que permitan amplificar la labor en todo el territorio. Es por ello que se ha abierto una nueva convocatoria para que laboratorios universitarios de investigación se sumen a la secuenciación genómica del virus, para así contribuir al seguimiento y estudio de las nuevas variantes que se han identificado en la región. Y desde de la U. de Santiago, el Departamento de Biología de la Facultad de Química y Biología ha presentado su propuesta.

El Doctor en Genética e investigador asociado del Departamento de Biología de la Facultad de Química y Biología Usach, Dr. Francisco Cubillos, encabeza el equipo compuesto por una decena de profesionales. A su objetivo de sumar equipamiento científico e insumos necesarios, identifica la necesidad de incorporar a profesionales capacitados para trabajar en la secuenciación del genoma del virus: “Es importante contar con profesionales especializados, que tengan conocimientos acabados de los últimos avances en torno a la secuenciación de genomas. Nosotros acá en la Usach tenemos el equipamiento y contamos con los conocimientos necesarios para implementar este desafío, los cuales son habitualmente compartidos con estudiantes de diversas carreras, lo que consideramos esencial para su formación”.

Para el director del Departamento de Biología Usach, Unidad responsable del laboratorio de secuenciación genómica, y también integrante del grupo de investigación, Dr. Marcelo Cortez, al igual que en 2020, los laboratorios universitarios han enfrentado el desafío de levantar capacidades y conformar equipos de trabajo para contribuir al sistema de salud en la contención de la pandemia: “Este año, cuando ya las capacidades de diagnóstico nacional han alcanzado máximos de 70mil PCRs diarios, el gran desafío será el incrementar las capacidades de vigilancia genómica de los SARS-Cov-2 circulantes para realizar un correcto seguimiento de la pandemia, información que aportará a la toma de decisiones epidemiológicas y de tratamientos vaccinales”, afirma.

El trabajo colaborativo será clave en el laboratorio de secuenciación genómica liderado por el Dr. Cubillos, ya que incorporará a académicos con experiencia, que en 2020 trabajaron en el análisis de diagnóstico COVID-19. Uno de ellos, es la Dra. Yesseny Vásquez, del Centro de Investigaciones Biomédicas y Aplicadas (CIBAP), perteneciente a la Facultad de Ciencias Médicas del plantel: “Creemos que es muy importante continuar apoyando desde nuestro quehacer a la toma de decisión en salud pública, dando un paso más allá en el conocimiento de la pandemia a través de la vigilancia genómica.  Nuestro desafío será aplicar nuestra experiencia como laboratorio de diagnóstico de SARS-Cov-2 durante el 2020, coordinando el proceso de extracción del material genético viral con la calidad óptima necesaria con el proceso de secuenciación genómica, manteniendo el aseguramiento de la calidad de los resultados, la trazabilidad de las muestras y la bioseguridad durante todo el análisis”, sostiene.

El proceso de inscripción de laboratorios se encuentra en desarrollo, y permitirá que los equipos de trabajo puedan contar con infraestructura, personal y material para la recepción y análisis de muestras para su estudio y secuenciación. De esta manera, con esta propuesta se espera ser un real aporte a nuestro país desde nuestra institución, la cual ya ha demostrado con diversas iniciativas ser una universidad completa y con espíritu colaborativo y conciencia social.

Fotografía y texto: Nadia Politis
Dirección de Investigación Científica y Tecnológica (DICYT)
Vicerrectoría de Investigación, Desarrollo e Innovación (VRIDEI)