Investigador del Instituto de Biología descubre nueva especie de musgo

729

Se destacan los sectores del Parque Nacional Fray Jorge, la comuna de Zapallar y el sector de Pichilemu.

Comunicaciones Facultad de Ciencias PUCV. Los bosques relictos, son los vestigios del tipo de vegetación y flora, que alguna vez existió en ciertas zonas. Lamentablemente y debido a la continua deforestación y los cambios climáticos ocurridos a lo largo de los años, solo se pueden encontrar como verdaderos oasis en sectores privilegiados de nuestro país, pero en continua amenaza por la acción del hombre. Es en estos espacios, donde el profesor del Instituto de Biología de la PUCV, Juan Larraín, descubrió el Rhynchostegium occultum, una nueva especie de musgo que se concentra en ciertas zonas de las regiones de Coquimbo, Valparaíso y O´Higgins.

Según ha indicado el docente de la PUCV, hay evidencias de que esta planta podría ser tan antigua como los mismos bosques, señalando al respecto que: “una de las hipótesis mejor sustentadas sugiere que estos bosques serían remanentes de una vegetación mucho más húmeda que la actual”. Agregando además que: “estamos hablando de vegetación del período Paleógeno que comenzó a secarse durante el comienzo del Mioceno, hace unos 20 millones de años, hasta quedar reducida a lo que conocemos hoy en día”.

La longevidad de este musgo se da gracias a que se ha mantenido en lugares boscosos de la cordillera de la costa de nuestro país, que reciben humedad en forma de niebla o “camanchaca” durante todo el año. Según ha explicado Larraín, esto se debe a que: “esta humedad precipita debido a la vegetación existente, generando microclimas similares a los que encontramos hoy en los bosques mucho más al sur”.

Para determinar que se trataba de una nueva especie se comparó morfológicamente con especies emparentadas del mismo género (Brachytheciaceae), familia de musgos pleurocárpicos (con los esporofitos ubicados en ramas laterales a lo largo de los tallos), tanto de Chile como de Sudamérica y de otros lugares del mundo. Al respecto Larraín señaló que: “Así logramos determinar que este poseía una morfología única”. Agregando además que: “Todo lo anterior lo pudimos corroborar con análisis de secuencias genéticas que demostraron la singularidad de esta especie”.

Los musgos son especies de importancia dentro de sus ecosistemas, ya que proveen servicios ecosistémicos que benefician a diferentes especies. Al respecto Larraín señaló que: “los musgos en general son importantes reguladores de la humedad en los ambientes donde viven, absorbiendo el agua de la lluvia como esponjas y reteniéndola durante los períodos más secos. Esta humedad queda así, disponible para los pequeños animales y para las plantas vasculares del bosque”. Agregando además que: “Son también importantes controladores de la erosión, absorben los nutrientes disueltos en las aguas lluvias impidiendo que éstos sean lavados fuera de los ecosistemas, son material de nidificación de aves y pequeños mamíferos, y hogar de un sinnúmero de pequeños invertebrados”.