Investigación de la PUCV busca mecanismos para mejorar la producción de alginato

114

El desarrollo de esta investigación produjo el polisacárido llamado alginato a partir de la bacteria Azotobacter vinelandii en condiciones controladas de laboratorio. 

Sebastián Ampuerto, Ciencia en Chile.- El alginato es un polisacárido que ha sido ampliamente utilizado en la industria alimentaria y farmacéutica. En la actualidad se puede extraer desde las paredes celulares de las algas marinas pardas, o se puede producir bajo condiciones controladas usando la bacteria Azotobacter vinelandii.

Debido a su composición, el alginato tiene una amplia aplicación en la actualidad como gel espesante tanto en alimentos como en cosméticos, también se utiliza en la creación de pastillas para el reflujo y se reconoce como uno de los materiales más efectivos para realizar moldes de impresiones dentales. Pero su completa aplicabilidad sigue en desarrollo y podría contribuir al uso del alginato en nuevas aplicaciones comerciales.

Por ello, el académico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), Dr. Álvaro Díaz Barrera, junto a otros investigadores han desarrollado varias investigaciones con el fin de producir alginato.  Cabe destacar que una de las particularidades de este polímero es que es de origen microbiano y con características de biodegradabilidad. Lo que lo posiciona como un posible reemplazo o alternativa efectiva como material en diferentes aplicaciones.

Para crecer o aumentar de masa, el cultivo de la bacteria requiere de la suplementación de algunos nutrientes en su medio; entre ellos, se le suministran azúcares. La suministración de oxígeno constituye también parte fundamental para el desarrollo celular. En ese sentido, el académico de la PUCV analizó en una investigación publicada recientemente la respiración celular en la producción de alginato y el uso de azúcares.

Según explicó el Dr. Díaz, para llevar a cabo el proceso se trabaja en un laboratorio con condiciones controladas: “En un biorreactor con condiciones controladas de temperatura y pH hacemos  que las células se dividan y multipliquen, mientras le suministramos nutrientes. En esta investigación analizamos la respiración celular y su influencia en el tamaño molecular del alginato, donde concluimos que la respiración celular condiciona el tamaño y composición de este polímero”. De esta manera, los descubrimientos del grupo del Dr. Díaz permiten concluir que la respiración de la bacteria es fundamental para la estructura del alginato que se sintetiza”.

Junto al equipo del Dr. Álvaro Díaz Barrera, contribuyó en esta investigación el académico de la Universidad Católica del Maule Dr. Rodrigo Andler y desde  la Universidad Nacional Autónoma de México  el Dr. Carlos Peña.

Acceder al artículo aquí: https://link.springer.com/article/10.1007/s00449-021-02532-8