loader image

Investigación buscará mejorar la efectividad de tratamientos en pacientes de cáncer gástrico

Tiempo de lectura: 20 minutos
Redacción CienciaEnChile
Somos un medio de comunicación y una agencia nacional de difusión y divulgación de ciencia. Estamos comprometidos con la difusión de una variedad de proyectos respaldados por ANID y diversas fuentes de financiamiento.

Compartir publicación

En un esfuerzo por tratar de mejor manera el cáncer gástrico, el Dr. Ismael Riquelme -académico de la Universidad Autónoma de Chile- lidera un proyecto Fondecyt de Iniciación revolucionario, titulado “El rol de ARN largos no codificantes (lncRNA) como reguladores de la vía PI3K/AKT/mTOR en cáncer gástrico quimiorresistente”. Esta investigación busca desarrollar estrategias para mejorar la respuesta a fármacos clave como el cisplatino y/o 5-fluorouracilo.

El cáncer gástrico representa un desafío de salud significativo, ya que se posiciona como el quinto cáncer más común y el tercero más letal a nivel mundial. En Chile, se ubica como el segundo cáncer más frecuente, siendo la principal causa de muerte por neoplasias malignas, afectando principalmente a hombres.

Uno de los mayores obstáculos en el tratamiento del cáncer gástrico es la quimiorresistencia, nos explica el Dr. Riquelme, ya que es un fenómeno que impide que las drogas anticancerígenas cumplan su función. Esta resistencia contribuye a un pronóstico desfavorable y a la rápida progresión de la enfermedad.

A lo largo de su carrera, el doctor en Biología Celular y Molecular se ha centrado en la investigación de los ARN no codificantes. En su tesis doctoral, trabajó con microARNs (miRNAs) y, actualmente, en el proyecto respaldado por el fondo de iniciación, se dedica al estudio de los ARNs largos no codificantes (lncRNAs).

¿En qué estará enfocado la investigación Fondecyt?

El proyecto se centra en los ARN largos no codificantes (lncRNA), moléculas de ARN de más de 200 pb de longitud que no codifican polipéptidos. Estas moléculas han mostrado la capacidad de reducir la sobreactivación de vías de señalización que generan quimiorresistencia en células cancerígenas gástricas. La hipótesis del proyecto sostiene que al silenciar estos lncRNAs, se reducirá la actividad de ciertas vías de señalización celular – por ejemplo, la vía PI3K/AKT/mTOR-, haciendo que las células tumorales gástricas sean más sensibles a drogas como el cisplatino y/o 5-fluorouracilo.

¿Por qué es innovador este enfoque en el proyecto?

Este enfoque es innovador ya que tiene la posibilidad de complementar y potenciar los tratamientos ya existentes, proporcionando nuevas opciones para aquellos pacientes con cáncer gástrico cuyos tratamientos no sean efectivos. Los resultados de esta investigación podrían marcar un hito en la búsqueda de estrategias más eficaces contra la quimiorresistencia y, al final, mejorar la calidad de vida de quienes enfrentan esta enfermedad devastadora.

¿Cuál es la necesidad de estudiar específicamente este cáncer y el aporte que podría tener la investigación?

En cuanto a la importancia del cáncer gástrico, es una neoplasia sumamente compleja a nivel mundial, clasificando como el quinto cáncer más frecuente y el tercer cáncer más letal. A nivel global, algunos países asiáticos y sudamericanos son particularmente afectados. En el caso de Chile, este tipo de cáncer se ha convertido en un problema significativo. A pesar de no estar tan extendido como en otros lugares, su alta letalidad se ve exacerbada por la detección tardía, comúnmente en etapas avanzadas. Este escenario motiva la necesidad de enfocarse en el cáncer gástrico, y mi investigación específica se centra en explorar la relación con los lncRNA, abriendo una nueva área de estudio con el objetivo de abordar este desafío de manera integral.

¿Cuál será el enfoque de la investigación?

La investigación es crucial dada la complejidad del diagnóstico tardío, que limita las opciones de tratamiento, por el frecuente desarrollo de metástasis y la presencia de múltiples mutaciones que producen un cáncer resistente a drogas. En este contexto, mi proyecto busca abordar esta última problemática centrándose en patrones de lncRNAs, específicamente aquellos presentes en células cancerígenas resistentes a la quimioterapia, con la esperanza de identificar estrategias terapéuticas más efectivas.

¿Qué efecto tienen las drogas usadas en quimioterapia?

Este proyecto se centra en reducir la resistencia de los pacientes a las dos drogas más utilizadas para tratar el cáncer gástrico en Chile: el cisplatino, que provoca daño al ADN y ralentiza la replicación de la célula tumoral, y el 5-fluorouracilo (5-FU), que inhibe la maquinaria enzimática encargada de la producción de ADN en aquellas células que desean multiplicarse anormalmente. Estas drogas a menudo no surten efecto en los pacientes con cánceres avanzados, y tras analizar muestras de cáncer de pacientes respondedores y no respondedores a quimioterapia, observamos que existen ciertos ARNs largos no codificantes (lncRNAs) que podrían estar involucrados en esta resistencia. Buscamos entender la actividad de estos lncRNAs y cómo afectan la sensibilidad a las drogas. El financiamiento esperado contribuirá a desentrañar los mecanismos moleculares detrás de la resistencia y potencialmente mejorar la eficacia de estas terapias en pacientes no respondedores.

¿Cómo evalúa el impacto que puede lograr el proyecto?

Este proyecto aborda la complejidad de la ciencia traslacional, reconociendo que no estamos a punto de curar el cáncer, pero destacando la relevancia de hacer visible una problemática complicada: el cáncer gástrico en Chile. Lo complejo de esta enfermedad es que es un cáncer altamente mortal, que aún carece de un protocolo de diagnóstico eficaz a nivel de salud pública. La atención de esta investigación se centra en superar la falta de respuesta a quimioterapia, una cuestión crítica dada la alta frecuencia de diagnósticos tardíos y lo común que es la resistencia a drogas en tumores gástricos avanzados. El proyecto busca alternativas para potenciar los actuales tratamientos de quimioterapia y, aunque todavía no pretende ofrecer una solución definitiva, una vez que la tecnología de edición genética sea más usada en la clínica, podría llegar a mejorar las perspectivas de los pacientes afectados por esta enfermedad.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados