loader image

Investigación busca mejorar el cultivo de tomates en invernadero

Tiempo de lectura: 20 minutos
Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.

El proyecto, a cargo del Centro Tecnológico de Suelos y Cultivos, trabajará con agricultores de tomate primor de las comunas de San Clemente y Maule a fin de generar mayor eficiencia hídrica y resiliencia de los suelos.

En la búsqueda activa de estrategias para enfrentar el estrés hídrico que afecta al país, el Centro Tecnológico de Suelos y Cultivos de la Facultad de Ciencias Agrarias UTalca, junto con la Universidad Tecnológica Metropolitana, la empresa Soprocal y el Instituto de Leibniz de Cultivos Hortícolas y Ornamentales de Alemania, han propuesto un proyecto para el manejo de suelos en los cultivos de invernadero del tomate primor.

Esta iniciativa busca recuperar los suelos degradados por el uso intensivo del cultivo de tomates en invernaderos y mejorar la gestión hídrica a través del uso de enmiendas orgánicas para lograr cultivos resilientes en el tiempo.

El proyecto permitirá explorar distintas técnicas que disminuyan el uso de agroquímicos, la contaminación de las aguas y la eficiencia del riego. Contempla la participación de grupos pertenecientes al Programa de Desarrollo Local (Prodesal) y Programa de Asesoría Técnica (SAT) de las comunas de San Clemente y Maule, beneficiando de esta manera a 311 agricultores y trabajadores, que recibirán la transferencia de información del proyecto a través de las actividades de capacitación, días de campo, cápsulas informativas, redes sociales, entre otros.

El académico de la Facultad de Ciencias Agrarias y director del proyecto, Hernán Paillán, explicó que el impacto social a las familias dedicadas a la agricultura es también uno de los objetivos planificados.

“Los productores agrícolas que incorporen esta forma de agricultura sustentable, podrán ofrecer alimentos sanos a la población y mejorar sus ingresos familiares, que redundará en una mejor calidad de vida para el productor y su familia. Además, sus actividades productivas serán menos riesgosas para su salud personal y familiar”.

Cultivos sustentables y resilientes

Cada unidad de cultivo experimental dispondrá de una unidad de registro automático de la información climática. Se establecerá un manejo sustentable del suelo a través del uso de enmiendas orgánicas, y se reducirá paulatinamente el uso de fertilizantes de síntesis, para en el mediano plazo mejorar la fertilidad y biología natural del suelo.

 

Además, se desarrollará un modelo de reciclaje basado en el compostaje y lombricultura para ser transferido e implementado en los predios.

“Las fuentes de materia orgánica que se aportarán al suelo en forma de compost, abonos verdes y humus de lombriz fortalecerán las características de los suelos para reducir la erosión, mejoraran la retención de agua, estimulará la microbiología benéfica. Todas estas acciones de manejo agrícola sustentable permitirán tener cultivos que entregarán a la cosecha alimentos saludables para los consumidores”, explica Paillán.

Actualmente, el proyecto se encuentra en búsqueda de financiamiento a través del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC), de la región del Maule y tendrá una duración de tres años.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados