loader image

Instituto de Éticas Aplicadas UC: un espacio para la formación en el hábito del discernimiento ético

Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.
[tiempo_lectura]

Con la charla “La misión de las éticas aplicadas en la universidad del siglo XXI” por parte de la destacada filósofa española, Adela Cortina, se realizó la inauguración de esta nueva unidad académica interdisciplinaria que trabajará, entre otras cosas, por el desarrollo de una ética universitaria que permita cuidar y fortalecer la confianza en las instituciones universitarias.

Comunicaciones PUC.- Más de 200 personas asistieron a la ceremonia de inauguración del Instituto de Éticas Aplicadas UC, que se realizó en el Salón de Honor de Casa Central, y que contó con la presencia de la destacada filósofa española, Adela Cortina, académica de la Universidad de Valencia y directora de la Fundación ÉTNOR, para la ética de los negocios y las organizaciones, quien expuso su charla “La misión de las éticas aplicadas en la universidad del siglo XXI”.

“El Instituto aporta y ofrece un espacio destacado para desarrollar la interdisciplina como innovación académica. La naturaleza propia de la ética aplicada requiere un trabajo interdisciplinario, tanto en docencia como en investigación. De ahí que el Instituto de Éticas Aplicadas incluya a toda la Universidad Católica y busque contribuir a la reflexión y el quehacer ético práctico, tanto dentro como fuera de la casa de estudios, con un foco en el pensar y también en el hacer”, destacó el rector UC, Ignacio Sánchez, en su discurso.

La autoridad también señaló que “la deliberación ética debe ser un hábito y una característica de nuestros estudiantes, académicos, profesionales, funcionarios y de la comunidad en su conjunto. Ya lo ha señalado nuestra destacada invitada, profesora Adela Cortina, ‘la ética empodera a las personas, les da fuerza para llevar adelante una vida buena’. Eso queremos para nuestros profesionales, para nuestros estudiantes, para nuestra comunidad, que desde una vida buena seamos, también, un real aporte a una sociedad buena y de futuro”.

“El Instituto aporta y ofrece un espacio destacado para desarrollar la interdisciplina como innovación académica. La naturaleza propia de la ética aplicada requiere un trabajo interdisciplinario, tanto en docencia como en investigación”, – Ignacio Sánchez, rector UC.

Confianza y ética universitaria

Por su parte, el director del Instituto de Éticas Aplicadas, Juan Larraín, invitó a los asistentes a reflexionar sobre la relación entre una ética universitaria y la confianza. “Qué duda cabe que hoy vivimos una gran crisis de confianza. La ciudadanía tiene una gran desconfianza en la mayoría de las instituciones, pero es interesante destacar que dentro de ese contexto las personas muestran cierta confianza en las universidades. Esta confianza implica una enorme responsabilidad, es un capital que debemos cultivar y cuidar como un verdadero tesoro, ya que es un recurso fundamental para poder cumplir con nuestra misión”, dijo.

“Desde el Instituto nos proponemos trabajar para desarrollar una ética de la investigación, promoviendo activamente una epistemología social en conjunto con una epistemología de la virtud (…) El desarrollo y compromiso con estos dos tipos de epistemología nos permitiría potenciar la integridad de la investigación y, por ende, la ética universitaria de forma de mantener y fortalecer la confianza en las instituciones universitarias”, agregó Larraín.

Durante el encuentro, la filósofa española, Adela Cortina, recibió un reconocimiento por parte del director del Instituto de Éticas Aplicadas, Juan Larraín; y el rector UC, Ignacio Sánchez. Fotografía: César Cortés.

La misión de las éticas aplicadas

La profesora emérita de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia, España, Adela Cortina, estuvo en Chile invitada por la Academia Chilena de Ciencias Sociales, Políticas y Morales, a la que fue incorporada como Académica Honoraria. En su conferencia “La misión de las éticas aplicadas en la universidad del siglo XXI” destacó la importancia social de la ética y la necesidad de reconocerle su capacidad de empoderar a las personas para optar por “una vida buena”, más allá de tan solo considerarla como una disciplina que impone restricciones. Relevó también la idea de la “suma positiva”, que refiere a la posibilidad de aportar a partir del diálogo entre aproximaciones éticas diversas, por ejemplo, entre la ética cristiana y la ética secular, que es lo propio de una sociedad pluralista del siglo XXI.

“Desde el Instituto nos proponemos trabajar para desarrollar una ética de la investigación, promoviendo activamente una epistemología social en conjunto con una epistemología de la virtud”,- Juan Larraín, director del Instituto de Éticas Aplicadas UC.

Hablando de las dimensiones de una ética general universitaria y la importancia de la interdisciplina, aseguró que “no hay un solo problema en la universidad que se pueda resolver desde una única disciplina”, haciendo así un llamado a buscar la interdisciplinariedad. En ese sentido, subrayó la relevancia de la vinculación de una ética universitaria con las éticas aplicadas de distintas disciplinas, tanto científicas como humanistas, poniendo énfasis en que “hay que intentar buscar conjuntamente la verdad” y “poner todo nuestro saber al servicio de las personas”.

  • Accede al discurso completo de Juan Larraín, director del Instituto de Éticas Aplicadas aquí
  • Revisa las fotos del evento aquí.

Inauguración del Instituto de Éticas Aplicadas UC en Youtube:

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Descubre novedades en publicaciones científicas destacadas