Fundación Parque Científico Tecnológico se adjudica concurso del Ministerio de Ciencia

521

La entidad ganó el Primer Concurso de Nodos para la Aceleración de Impacto Territorial, y deberá liderar el proceso de diseño de hoja de ruta y articulación de un ecosistema de CTCI regional y macrozonal del norte de Chile.

Luego de un arduo trabajo de planificación y estrategia, la Fundación Parque Científico Tecnológico de la Universidad Católica del Norte (FPCT-UCN), en alianza con cinco importantes universidades de la macrozona norte, obtuvo la adjudicación del Primer Concurso de Nodos para la Aceleración de Impacto Territorial, instancia convocada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

El proyecto, liderado y articulado por la Fundación PCT, cuenta con la participación y el respaldo de la Universidad de Tarapacá, la Universidad Arturo Prat, la Universidad Católica del Norte, la Universidad de Antofagasta y la Universidad de Atacama.

Para la directora de la Fundación PCT, Marlene Sánchez, contar con este proyecto, “es un esfuerzo colaborativo, codiseñado, con distintos profesionales de vasta experiencia en los campos de la ciencia, la tecnología y el desarrollo del conocimiento y la innovación, que desde estas cinco casas de estudios conformaron un equipo de trabajo que semana a semana se reunió para lograr una postulación exitosa. Esperamos convocar en las cuatro regiones de la macrozona norte a distintos actores del mundo social, empresarial y científico, que nos permita proyectar el Norte Grande hacia un desarrollo sostenible. Estamos frente a una gran oportunidad. Agradecemos el apoyo decidido de ANID (Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo), que dispone los recursos para la operación de este desafío y que además nos acompañarán en las distintas etapas que durante dos años desarrollaremos”.

Otra de las temáticas relevantes de la presente adjudicación del proyecto es contar con las capacidades para realizar levantamientos, estructuras y análisis respecto a los ámbitos de acción que se despliegan de la investigación científica. Para ello, no solo se trabajará con investigadores universitarios, sino que también serán convocados empresarios, emprendedores, colegios profesionales y asociaciones gremiales, entre otros organismos. El desarrollo del proyecto implica un trabajo territorial muy fuerte con todos los actores de desarrollo científico y tecnológico.

“Vamos a convocar en la macrozona norte a todas las organizaciones, privadas y públicas, para realizar la hoja de ruta. Este levantamiento es muy importante, ya que permite estructurar mesas de trabajo con las personas involucradas, que son parte de esta iniciativa. Este no es solo un trabajo de universidades, sino que también involucra a la comunidad organizada”, puntualizó.

De acuerdo con lo estipulado en el objetivo general del proyecto, se trabajará en articular un ecosistema de CTCI (Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación) regional y macrozonal del norte de Chile, para el correcto desarrollo en dichas áreas. Esta instancia permitirá dotar de herramientas de gestión al Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, las cuales contengan observaciones no solo desde el ámbito de la academia, sino que también recoja opiniones de otras organizaciones, como el sector empresarial, social y del Estado.

PLANIFICACIÓN Y ETAPAS

Este proyecto cuenta con una planificación para ser desarrollado en dos etapas, cada una de doce meses de duración. En la primera se busca actualizar las capacidades de la macrozona para el desarrollo científico tecnológico y la transferencia al territorio y sus distintos agentes, estableciendo brechas concretas que permitan, en una segunda etapa, trabajar coordinadamente con recursos regionales y nacionales sobre estas, implementando estrategias, proyectos y otras acciones que agreguen competitividad a cada región y macrozona. En definitiva, se busca acelerar el crecimiento sostenible, la incorporación temprana de talento a los territorios, y en general aumentar la capacidad de innovación y transferencia efectiva de tecnología y conocimiento.

De igual manera, la ANID espera que este concurso les permita articular el trabajo de ciencia que se desarrolla en las universidades, con los requerimientos que presentan los empresarios, por medio de un trabajo de vinculación de ciencia aplicada. Sin duda, llevar a cabo esta iniciativa es un esfuerzo del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación por empoderar a los territorios y darles verdaderos espacios de trabajo y generación de redes estratégicas.

Los proyectos presentados por las universidades de las macrozonas norte, centro, centro-sur y austral, resultaron seleccionados tras el proceso de evaluación de esta convocatoria, que incluyó valoraciones individuales y de panel, que consideraron la calidad de la propuesta (65%), las competencias científicas o de gestión (15%) y la relevancia o el impacto potencial (20%).

Comunicaciones-Universidad Católica del Norte