loader image

“Es un milagro”: El Gran Abuelo de Chile podría ser el árbol vivo más antiguo del mundo

Tiempo de lectura: 20 minutos
Valentina luza

Compartir publicación

El alerce de 100 pies tiene una edad estimada de 5.484, más de 600 años más que Matusalén en California

El árbol del Gran Abuelo en el parque nacional de Alerce Costero, Chile. Los troncos de alerce enterrados pueden conservar el carbono durante más de 4.000 años. Fotografía: Salomón Henríquez

Por / The Guardian.- En un valle aislado del sur de Chile, un solitario alerce se alza sobre el dosel de un antiguo bosque.

De las grietas de sus gruesos y oscuros troncos brotan brotes verdes, apiñados como los tubos de un gran órgano de catedral, y el agua se desliza por su corteza moteada de líquenes hasta el suelo del bosque desde los nudos bulbosos de la madera.

“Era como una cascada de verde, una gran presencia ante mí”, recuerda el climatólogo Jonathan Barichivich, de 41 años, de la primera vez que se encontró con el Gran Abuelo cuando era niño.

Barichivich creció en el parque nacional Alerce Costero, a 800 km al sur de la capital, Santiago. Es el hogar de cientos de alerces, Fitzroya cupressoides, coníferas de crecimiento lento nativas de los valles fríos y húmedos del sur de los Andes.

“Nunca pensé en la edad que podría tener el Gran Abuelo”, dijo. “Los récords no me interesan realmente”. Sin embargo, el innovador estudio de Barichivich ha demostrado que el gigante de 30 metros podría ser el árbol vivo más antiguo del mundo.

En enero de 2020, visitó el Gran Abuelo con su mentor y amigo, el dendrocronólogo Antonio Lara, para tomar una muestra del tronco.

Sólo pudieron llegar al 40% del árbol, ya que su centro probablemente esté podrido, lo que hace imposible obtener un núcleo completo. Sin embargo, esa muestra arrojó un hallazgo de unos 2.400 años.

Sin inmutarse, Barichivich se puso a idear un modelo que permitiera estimar la edad del Gran Abuelo. Tomando las edades conocidas de otros alerces del bosque y teniendo en cuenta el clima y las variaciones naturales, calibró un modelo que simulaba una serie de edades posibles, produciendo una estimación asombrosa de 5.484 años de antigüedad.

Eso lo convertiría en más de seis siglos mayor que Matusalén, un pino cardo del este de California reconocido como el árbol no clonal más antiguo del mundo, una planta que no comparte un sistema de raíces común. Algunos árboles clonales viven más tiempo, como el Viejo Tjikko de Suecia, una pícea que se cree que tiene 9.558 años.

Barichivich toma una muestra de un tocón de árbol. Fotografía: Salomón Henríquez

Barichivich cree que hay un 80% de posibilidades de que el árbol haya vivido más de 5.000 años, pero algunos colegas han despreciado los resultados. Afirman que los núcleos de anillos de árboles completos y contables son la única forma verdadera de determinar la edad.

El científico del clima espera publicar su investigación a principios del año que viene. Seguirá perfeccionando su modelo, pero se aleja del “colonialismo” presente en el campo.

“Algunos colegas se muestran escépticos y no entienden por qué hemos revelado el hallazgo antes de publicarlo formalmente”, afirma. “Pero esto es ciencia posnormal. Tenemos muy poco tiempo para actuar: no podemos esperar uno o dos años, podría ser ya demasiado tarde”.

Barichivich cree que los árboles antiguos pueden ayudar a los expertos a entender cómo los bosques interactúan con el clima.

“El Gran Abuelo no es sólo viejo, es una cápsula del tiempo con un mensaje sobre el futuro”, dijo. “Tenemos un registro de 5.000 años de vida sólo en este árbol, y podemos ver la respuesta de un ser antiguo a los cambios que hemos hecho en el planeta”.

En enero, Barichivich, que trabaja en el Laboratorio de Ciencias del Clima y el Medio Ambiente de París, obtuvo una beca inicial del Consejo Europeo de Investigación de 1,5 millones de euros que él describe como el “santo grial” para un científico.

Se ha embarcado en un proyecto de cinco años para evaluar la capacidad futura de los bosques para capturar carbono, con la esperanza de añadir por primera vez los datos de los anillos de los árboles de miles de lugares de todo el mundo a las simulaciones climáticas.

Más de un tercio de la superficie vegetal del planeta está cubierta por bosques, que capturan dióxido de carbono durante la fotosíntesis, pero los modelos actuales sólo pueden hacer estimaciones para 20 o 30 años en el futuro.

Añadiendo datos sobre la xilogénesis, la formación de la madera, Barichivich cree que podría ofrecer predicciones a 100 años vista sobre el cambio climático, y revolucionar nuestra capacidad para entender y mitigar sus efectos.

“Si los anillos de los árboles son un libro, durante 40 años todo el mundo se ha limitado a mirar la portada”, afirma.

El árbol se está muriendo poco a poco

Barichivich posa con el Gran Abuelo. El científico del clima se ha embarcado en un proyecto de cinco años para evaluar la capacidad futura de los bosques para capturar carbono. Fotografía: Salomón Henríquez/the Guardian

En un despacho rodeado de muestras barnizadas, núcleos frágiles y virutas de madera, el mentor de Barichivich, Antonio Lara, de 66 años, ha dedicado su carrera a reconstruir la temperatura, las precipitaciones y los niveles de las cuencas hidrográficas a lo largo de la historia.

Lara, profesor de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la Universidad Austral de Chile, en la sureña ciudad de Valdivia, ha podido demostrar que los alerces pueden absorber el carbono de la atmósfera y atraparlo entre 1.500 y 2.000 años en árboles muertos en pie. Los troncos de alerce enterrados pueden retener el carbono durante más de 4.000 años.

También ha identificado acontecimientos climáticos exactos traduciendo los anillos de los árboles en números, que pueden leerse como un código de barras. “El árbol del bisabuelo es un milagro por tres razones: que haya crecido, que haya sobrevivido y que lo haya encontrado el abuelo de Jonathan”, dice Lara.

A mediados de los años 40, el abuelo de Barichivich, Aníbal Henríquez, llegó desde la ciudad sureña de Lautaro para trabajar en las empresas forestales que talaban el lahuan, como se conoce a los alerces en la lengua indígena mapudungun, su lengua materna.

Llegó a ser el primer guardián del parque, pero muchos alerces gigantes ya habían sido víctimas de los madereros antes de que Chile declarara ilegal su tala en 1976.

Las poblaciones locales utilizaban la teja de alerce como moneda de cambio en los años 1700 y 1800, y la madera se utilizaba habitualmente en la construcción. Las famosas iglesias de madera de la isla de Chiloé, protegidas por la UNESCO, están construidas con troncos de alerce.

Henríquez se encontró con el Gran Abuelo mientras patrullaba a principios de la década de 1970. Aunque al principio se mostró reacio a revelar el hallazgo, pronto se corrió la voz y empezó a llegar gente: ahora, más de 10.000 turistas bajan al pequeño mirador de madera que hay junto al árbol cada verano.

Otros alerces del valle fueron víctimas de los madereros o de los incendios forestales, dejando al nudoso árbol solo. “Poco a poco, el árbol se está muriendo”, dice Marcelo Delgado, primo de Barichivich que trabaja en el parque como uno de los cinco guardas a tiempo completo. “La gente salta desde la plataforma para arrancar la corteza y llevársela de recuerdo”.

Las pisadas alrededor de la base del árbol también han dañado la fina capa de corteza de sus raíces, afectando a la absorción de nutrientes. Después de que otros 29 árboles fueran objeto de vandalismo por parte de los turistas, la Corporación Nacional Forestal de Chile, que gestiona los parques nacionales del país, cerró el sendero indefinidamente.

Barichivich espera que, al demostrar que el Gran Abuelo es el árbol más antiguo del mundo, pueda dar la voz de alarma sobre la urgencia con la que debemos proteger el mundo natural. Aunque el alcance de su investigación es mucho más amplio, Barichivich insiste en que el parque nacional en el que creció es su lugar.

Cuando tenía ocho años, su abuelo desapareció en una patrulla rutinaria en la nieve. Su cuerpo fue encontrado dos días después. Otro tío, también guardabosques, murió más tarde en el parque.

“Parece que es una tradición familiar”, dijo Barichivich. “Probablemente me espera el mismo destino, morir con las botas puestas en el bosque. Pero primero quiero desvelar sus secretos”.

Compartir publicación

Sorry, No posts.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Sorry, No posts.