loader image

En Chile hay aproximadamente 360.000 adultos mayores desdentados, muchos de los cuales tienen recursos limitados

Tiempo de lectura: 20 minutos
Lorenzo Palma
Lorenzo Palma Morales es Periodista, Licenciado en Comunicación Social y Bachiller en Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Periodismo de Investigación de la Universidad de Chile y Magíster en Desarrollo Rural, Becado por CONI- CYT (UACh), Diplomado en Escritura Creativa de No Ficción por la Universidad Alberto Hurtado. En el año 2018 fundó el medio de comunicación nacional y agencia de contenidos www.cienciaenchile.cl, del cual es su director. Ha participado organizando actividades de divulgación y difundiendo resultados de investigación en innumerables proyectos de norte a sur del país.

Compartir publicación

Recordó el investigador Ramón Fuentes, académico de la Facultad de Odontología de la Universidad de la Frontera, quien lidera proyecto Fondecyt Regular, cuyo nombre es “Nuevas pautas dietéticas para personas mayores que usan dentaduras postizas para garantizar una ingesta nutricional adecuada, una buena calidad de vida y un mejor desempeño en tareas cognitivas”, financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, ANID.

La reducción de la función masticatoria debido al edentulismo, que es la pérdida total de los dientes naturales, y las limitaciones actuales en la rehabilitación oral pueden llevar al desarrollo de varios problemas tanto dentro como fuera de la cavidad oral, afectando la calidad de vida de las personas mayores.

Motivado por las carencias en salud dental entre los adultos mayores y la considerable pérdida de piezas dentales que enfrenta este grupo de la población, el académico se ha enfocado en esta problemática. No todos los adultos mayores tienen la posibilidad de acceder a rehabilitaciones con implantes, y aquellos que utilizan prótesis removibles enfrentan dificultades para masticar. Esta dificultad en la masticación afecta su capacidad de relacionarse con otras personas, lo que disminuye su calidad de vida, expresa el investigador.

¿Cuáles son las actuales limitaciones en la rehabilitación oral para este grupo de adultos mayores?

Las limitaciones son, obviamente, las condiciones de salud de las personas y enfermedades asociadas, pero principalmente tienen que ver con una cuestión de costos. Hay ciertas rehabilitaciones orales que son de alto costo. Nosotros estamos tratando de dar una solución a aquellas personas que, por esta razón, no pueden acceder a un tratamiento distinto que no sean un par de prótesis totales.

¿Cómo va a ser la selección de las personas participantes en este estudio?

Nosotros invitamos a las personas que han sido tratadas con prótesis totales, especialmente de tres lugares: el Hospital Hernán Henríquez Aravena, aquí en Temuco, las Clínicas Odontológicas de la Universidad de la Frontera y las Clínicas Odontológicas de la Universidad Mayor. Los invitamos a participar, y después de hacerles un examen, las personas que cumplan con los criterios de inclusión pueden participar. Principalmente, deben ser personas que puedan masticar, que sean autovalentes y que no sean alérgicas a ninguno de los alimentos que utilizamos durante el estudio.

 ¿Cuál será el número total de participantes?

El proyecto tiene dos etapas. En la primera etapa, el número total es de 120 participantes: 60 con prótesis totales y 60 con dentición funcional. En esta etapa, comparamos la función masticatoria entre estos dos grupos con 43 alimentos diferentes. Posteriormente, con esa información, generamos pautas dietéticas. La segunda etapa es un ensayo clínico con otros 120 participantes: 60 con prótesis totales que seguirán el lineamiento dietético y 60 con prótesis totales que serán el grupo control.

¿Cuáles son los hitos por cada etapa del proyecto? ¿Cuáles son las metas a alcanzar?

El primer año, el objetivo principal era instalar el proyecto y comprar un texturómetro para medir la dureza de los alimentos, que se instaló en la universidad en el área de tecnología de los alimentos. Medimos la dureza de distintos tipos de alimentos agrupados en la dieta mediterránea. Este año, llevamos aproximadamente un 25 % de los sujetos evaluados. Les hacemos una evaluación nutricional y, en dos sesiones en el laboratorio, mastican los alimentos determinados. Esperamos terminar esta etapa este año para generar las pautas dietéticas. A partir del tercer año, comenzaremos con el estudio clínico, donde el grupo de pacientes con prótesis totales de la segunda etapa recibirá el lineamiento dietético y participará en talleres de cocina. Durante el tercer y cuarto año, se controlará a los pacientes y se evaluarán los resultados para ver si mejoran su calidad de vida y otros parámetros relacionados con las tareas cognitivas.

¿Cómo se realizará el seguimiento de los pacientes para evaluar el éxito de la guía dietética a largo plazo?

El seguimiento y la fidelización de los pacientes se llevarán a cabo mediante talleres de cocina saludable, donde aprenderán a manipular los alimentos recomendados. Además, en la segunda etapa del proyecto, los pacientes que sigan los lineamientos dietéticos recibirán una caja de alimentos cada mes. También se les realizará un control regular de su salud nutricional. Con estas acciones, esperamos mantener a los pacientes comprometidos durante toda la duración de la segunda etapa del proyecto.

¿Cuál es su principal motivación como investigador para trabajar en este proyecto específico?

Lo que más me motiva es poder hacer una propuesta que beneficie la salud, el bienestar y la calidad de vida de las personas mayores. Además, es muy gratificante poder aportar desde la ciencia y el conocimiento, en este caso en la fisiología oral, para ofrecer una solución a un grupo de adultos mayores. Según estimaciones, en Chile hay aproximadamente 360,000 adultos mayores desdentados, muchos de los cuales tienen recursos limitados. Para nosotros es crucial poder ayudar a este grupo, que, al encontrarse en el último ciclo de la vida, tiende a deteriorarse más rápidamente. Queremos mejorar su calidad de vida, y es sumamente importante demostrar que, cuando los adultos mayores vuelven a masticar adecuadamente, incluso con prótesis totales, y aseguramos una buena ingesta nutricional, no solo mejoramos su calidad de vida, sino que también podemos mantener o mejorar el rendimiento de sus tareas cognitivas, evitando su deterioro.

¿Cuáles serían algunos desafíos puntuales de la salud dental en Chile?

Aunque no soy especialista en salud pública, creo que uno de los mayores desafíos en Chile es la educación y la prevención. Si educamos más a las personas sobre cómo cuidar su salud, especialmente la salud oral, y se realizan campañas permanentes al respecto, y hay acciones constantes en las escuelas, en los centros de formación básica y media, creo que eso podría marcar una gran diferencia. La promoción de la salud y la educación en estas áreas deberían enfatizarse más, ya que se sabe que dan buenos resultados y su costo no es tan elevado en comparación con los tratamientos terapéuticos. Es mucho mejor mantener a las personas sanas, como lo demuestra el programa del Ministerio de Salud, que busca mantener bocas sanas y sin caries. La educación, la promoción y el mantenimiento de la salud son áreas clave en las que se ha estado avanzando en los últimos años en Chile y que deberían seguir siendo una prioridad, ya que es lo que, en general, ha demostrado tener más éxito.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Sorry, No posts.