loader image

El misterioso mundo de las levaduras en las lengas de la cordillera de los Andes

Tiempo de lectura: 20 minutos
Lorenzo Palma
Lorenzo Palma Morales es Periodista, Licenciado en Comunicación Social y Bachiller en Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Periodismo de Investigación de la Universidad de Chile y Magíster en Desarrollo Rural, Becado por CONI- CYT (UACh), Diplomado en Escritura Creativa de No Ficción por la Universidad Alberto Hurtado. En el año 2018 fundó el medio de comunicación nacional y agencia de contenidos www.cienciaenchile.cl, del cual es su director. Ha participado organizando actividades de divulgación y difundiendo resultados de investigación en innumerables proyectos de norte a sur del país.

Compartir publicación

Cabe destacar que este Núcleo de investigación está realizando la caracterización genética de las muestras obtenidas. Pronto se contará con información de todo un año.

Lorenzo Palma, Ciencia en Chile.- Desde el centro al extremo sur del país un grupo de investigadores/as está tomando muestras de las levaduras presentes en los bosques de lenga, de la corteza y raíces, en la zona del treeline o límite de la vida arbórea para identificar cómo el bosque determina la distribución espacio-temporal de estos microorganismos.

En Chillán, Villarrica, Antillanca y Coyhaique un grupo de especialistas en levaduras se han planteado el desafío de recolectar muestras de corteza a partir de los bosques de lengas para detectar la presencia de levaduras nativas, tal es el caso de Saccharomyces eubayanus. De la cual, aún se desconoce su ecología en temporadas de invierno y su capacidad de resistir bajas temperaturas y procesos de congelamiento.

El treeline se considera un verdadero experimento natural a nivel mundial. Debido a que, esta línea limitante de crecimiento del bosque ocurre a una temperatura del suelo media equivalente 6,4 ± 0,7 °C, independientemente de la latitud y la especie de los árboles, indicando que es un ecotono vegetacional controlado por temperatura.

¿Qué son las levaduras? Christian Oporto, integrante del Núcleo LiLi explica que son hongos unicelulares, los que están muy relacionas con las actividades humanas, por su utilización en variados alimentos y bebidas fermentadas. Se han descrito 8 especies de levaduras Saccharomyces hasta la fecha, que se han logrado aislar desde alimentos, piel humana, insectos, o árboles, pero el único ambiente común confirmado corresponde a los bosques templados.

Los bosques templados se distribuyen en gran parte del mundo. “Se ha descrito que las levaduras han colonizado completamente estos ambientes, donde se ha logrado aislar levaduras a partir de muestras de suelo, corteza, frutos, flores, hojas y ramas”, detalla el investigador y actual candidato a doctor del Núcleo Milenio LiLi, comentando que, “S. eubayanus al parecer tiene como nicho natural los árboles de lenga, que son parte de estos bosques templados”.

Cabe destacar que, el Núcleo Milenio LiLi o “Límite de la vida Patagónica: restricciones ambientales en genética y ecofisiología, es dirigido por el doctor en Ciencias Biológicas, Roberto Nespolo, de la Universidad Austral de Chile y es financiado por la Agencia Nacional de Investigación de Chile (ANID).

Los investigadores del Núcleo LiLi indican que, previamente se conoce que S. eubayanus está presente en las cuatro zonas de estudio mencionadas, con eso su objetivo está puesto en identificar si existen diferencias genéticas y fenotípicas entre los aislados de levaduras presentes de cada zona de estudio que están distribuidas latitudinalmente y en las cuales se presentan condiciones climáticas diferentes, así como también variaciones de altitud, y de esta forma, determinar cómo estas variables son responsables de las variaciones genéticas y fenotípicas en la especie.

La Lenga

Un árbol particular que está estudiando el Núcleo Milenio LiLi es la lenga (Nothofagus pumilio), cuya altura alcanza los 35 metros de alto, pero, en la zona del treeline o límite de la vida, su tamaño se ve muy reducido, incluso no supera los 5 metros.

Oporto agrega que, la lenga se caracteriza por estar presente en elevaciones relativamente altas, donde las condiciones climáticas son muy intensas, donde sobresalen las grandes cantidades de nieve en invierno y las bajas temperaturas durante todo el año. “De esta forma, tanto como la lenga y S. eubayanus, se han podido adaptar a estas condiciones y se han relacionado directamente. De esta forma, este proyecto buscar poder comprender aún mejor la asociación de S. eubayanus con la Lenga”, comentó.

Tanto en Chile como en Argentina, en la zona del límite arbóreo se encuentran bosques puros de lenga. Varía su presencia de norte a sur. Una particularidad de esta especie en el treeline es que es caducifolia, esto quiere decir que cada año pierde sus hojas. Algo poco común en comparación con otros árboles que marcan el límite arbóreo en otros países.

El mayor desafío de este trabajo corresponde a realizar muestreos de corteza de lenga en el límite de la vida. Esto se debe, a que el límite arbóreo se encuentra a una gran altitud, sumado también a las condiciones climáticas extremas, principalmente en invierno, donde podemos encontrar grandes cantidades de nieve, fuertes lluvias y vientos y también, sin dejar de lado las bajas temperaturas.

La lenga está en el piso más alto de los ecosistemas cordilleranos y forman masas boscosas que se denominan puras. Crece más de 25 metros de alto y se han registrado diámetros de 1,5 metros. Estas medidas se restringen para los árboles del treeline. Su problema es crecer en altura.

El investigador principal del Núcleo LiLi, Francisco Cubillos, académico de la Universidad de Santiago de Chile (USACH), detalló la importancia para el conocimiento de la variabilidad genéticas de las levaduras del país “Las levaduras son hongos unicelulares que se benefician de los recursos entregados por el bosque. Nuestro bosque primario es extenso y alberga una diversidad genética única en el mundo. Por lo tanto, estudiar este recurso biológico nos permitirá entender cómo el bosque de Nothofagus promueve la vida de microorganismos según la latitud y altitud, y cómo esta varía según la estación del año. Estamos frente a un laboratorio natural, que debemos proteger y conversar a través de estudios genéticos y ecológicos que nos den las respuestas para determinar cómo estas especies responderán frente al cambio climático” concluyó.

Compartir publicación

Sorry, No posts.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados