loader image

El loco está entre los cinco finalistas del concurso Molusco Internacional del Año 2023

Tiempo de lectura: 20 minutos
Lorenzo Palma
Lorenzo Palma Morales es Periodista, Licenciado en Comunicación Social y Bachiller en Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Periodismo de Investigación de la Universidad de Chile y Magíster en Desarrollo Rural, Becado por CONI- CYT (UACh), Diplomado en Escritura Creativa de No Ficción por la Universidad Alberto Hurtado. En el año 2018 fundó el medio de comunicación nacional y agencia de contenidos www.cienciaenchile.cl, del cual es su director. Ha participado organizando actividades de divulgación y difundiendo resultados de investigación en innumerables proyectos de norte a sur del país.

Compartir publicación

 El 19 de marzo cerró la votación para elegir al “Molusco Internacional del Año 2023”. El miércoles 22 de marzo se conocerá al ganador de esta competencia anual

Concholepas concholepas, Photo: Cristian Sepulveda

Lorenzo Palma, Ciencia en Chile. El concurso fue lanzado en 2020 por la Senckenberg Society for Nature Research, el LOEWE Center for Translational Biodiversity Genomics (TBG) y la International Society for Mollusc Research (Unitas Malacologica), con el objetivo de concienciar sobre la diversidad de moluscos y la necesidad de protegerlos. La especie con más votos tendrá su información genética decodificada.

Después de los artrópodos, los moluscos son el segundo filo más grande de animales, con 85,000 especies descritas que difieren en tamaño, forma, comportamiento y hábitats preferidos. La mayoría de las especies vive en el agua y reflejan adaptaciones de un plan corporal común sin huesos: una cabeza, un “pie” para la locomoción y un saco para los intestinos.

En la competición de este año hay cinco especies emocionantes de moluscos para elegir: el nudibranquio de cuernos gruesos (Hermissenda crassicornis), el caracol burbuja ondulado (Micromelo undatus), la ostra gigante de aguas profundas (Neopycnodonte zibrowii), la babosa leopardo terrestre (Limax maximus) y el abulón chileno (Concholepas concholepas), que se comercializa en todo el mundo como un manjar.

Especialista chilena

La investigadora María Inés Becker, presidenta de la Fundación Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, nos explica qué significa esta nominación.

¿Qué significa para usted como investigadora que el loco esté dentro de los candidatos, al ser uno de sus principales focos de estudio?

Es una gran noticia, porque el Loco, por ser comestible, ha sido sobreexplotado en Chile corriendo un serio peligro de extinción; sin embargo, gracias a la política de protección que incluye una veda extractiva en las áreas de manejo que disponen los pescadores, basada en antecedentes científicos biológicos de diversa índole que incluyen, su distribución, reproducción y crecimiento, seguiremos disponiendo de Locos, no solo para comer, sino porque es la fuente de una proteína magnífica en muchos ámbitos, la hemocianina, que circula por su sangre (hemolinfa) transportando Oxígeno y que es una de las proteínas más grandes conocidas.

Cuéntenos sobre el Molusco loco y la inmunología

Nuestras investigaciones, con el apoyo de proyectos FONDECYT y la creatividad de numerosos estudiantes que han realizado sus tesis en temas relacionados con la hemocianina, muestran que esta proteína, al ser inoculada en los mamíferos, incluyendo los seres humanos, tiene efectos inmunomoduladores no específicos positivos, es decir, la respuesta inmune contra ella mejora la respuesta inmune contra otros antígenos, ya sea presente en patógenos o en células tumorales. Por esta razón, la hemocianina del Loco, se usa en Biotecnología y en Biomedicina como proteína transportadora para producir anticuerpos contra sustancias muy pequeñas y también, se está evaluando como adyuvante en una vacuna para la inmunoterapia del melanoma por el equipo de investigadores que dirigen los Drs. Flavio Salazar y Mercedes López de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Pero el Loco no solo tiene interés por la hemocianina, también hemos descubierto, con el apoyo de proyectos CORFO y de la Fundación COPEC-UC, que los hemocitos del Loco, que son células del sistema inmune del Loco, poseen péptidos antimicrobianos. Estos péptidos interactúan con la membrana de las bacterias, produciendo poros que provocan su lisis, o bien ingresan al interior de la bacteria e inhiben su metabolismo, destruyéndola. Estos péptidos, una vez aislados y secuenciados, por su pequeño tamaño, se pueden sintetizar químicamente, con el fin de ser usados en diversas aplicaciones farmacéuticas y biotecnológicas. Así, el Loco nos entrega los secretos de sus péptidos antimicrobianos, pero una vez develados, los podemos usar sin destruir el recurso. En el caso de la hemocianina y, de otras hemocianinas de moluscos, aunque se conoce su secuencia de aminoácidos, no ha sido posible producirlas en forma recombinante, por lo cual, su obtención depende del recurso natural. Esto ha llevado a que la hemocianina del Loco se exporta al hemisferio norte por la empresa Biosonda S.A., donde está siendo evaluada en estudios preclínicos en diferentes vacunas.

Conoce más sobre la investigación de la Dra. María Inés Becker https://www.cienciaenchile.cl/el-medio-y-agencia-cienciaenchile-cl-publico-libro-donde-difunden-25-investigaciones-cientificas-recientes/

Información del concurso obtenida en https://tbg.senckenberg.de/news-2/

Compartir publicación

Sorry, No posts.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados