loader image

Dra. Lorena Zuchel es la nueva directora del programa InES Género USM

Tiempo de lectura: 20 minutos
Redacción CienciaEnChile
Somos un medio de comunicación y una agencia nacional de difusión y divulgación de ciencia. Estamos comprometidos con la difusión de una variedad de proyectos respaldados por ANID y diversas fuentes de financiamiento.

Compartir publicación

La académica del Departamento de Estudios Humanísticos de la casa de estudios asume el desafío de liderar el proyecto que busca disminuir la brecha de género en el ámbito científico-tecnológico de la universidad, focalizado en el trabajo continuo con académicas.

La Universidad Técnica Federico Santa María está asumiendo con cada vez más fuerza el desafío de fortalecer el trabajo que las mujeres desarrollan en el mundo científico y tecnológico, donde actualmente el 18.5% del cuerpo académico es femenino. No obstante, este 2024 aumentó en un 35% la matrícula de mujeres en carreras STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics por sus siglas en inglés), situación que insta a consolidar un entorno de estudio que promueva la visibilización y participación de mujeres.

Precisamente, este ha sido el interés de la Dra. Lorena Zuchel, académica del Departamento de Estudios Humanísticos, quien fue nombrada como nueva directora del programa InES Género. Durante su trayectoria académica ha buscado comprender en profundidad el papel de las mujeres desde la interseccionalidad en diferentes espacios culturales para promover el diálogo y la participación ciudadana. Desde el año 2018 es miembro del consejo académico internacional de la Escuela Internacional de Filosofía Intercultural, con sede en Barcelona y Aachen, y además es investigadora del Observatorio de Género de Ciencia e Ingeniería USM.

Recientemente se adjudicó un Fondecyt Regular para profundizar en esta línea con la investigación titulada “Mujeres en/de la filosofía: Reflexiones en torno a la presencia de mujeres en la filosofía intercultural”, con el objetivo de ofrecer desde una perspectiva feminista-interseccional, la posibilidad de apoyar una narrativa más amplia y justa a los desafíos de encuentro y reconocimiento que se ha propuesto la filosofía intercultural desde sus inicios.

¿Qué motiva tu trabajo e investigación sobre temas feministas?

LZ: Llevo más de 10 años trabajando los fenómenos de diálogos entre culturas, los cuales se inician justamente después de mi estadía de estudio de doctorado en filosofía en España. Allí no solo conocí la riqueza de las tradiciones culturales, sino que también experimenté una multiculturalidad muy rica en diversidad. Me doy cuenta de que en Chile asistimos poco a esta diversidad, y más aún, a su reconocimiento. En estos contextos, me he encontrado con relatos de académicas que escriben sus experiencias como ciudadanas, pero también como miembros de una comunidad universitaria donde son minorías y/o llevan labores que se han caracterizado de diversos modos por la subalternidad. En los relatos de mujeres se puede ver lo complejo de la realidad, la lucha, los tiempos, que son más complejos de lo que se suele graficar. Desde aquí, he creído necesario estudiar los textos de mujeres filósofas porque nos abren espacios de reflexión marcados por el género.

¿Cuáles son los principales desafíos y debates actuales en torno a la interseccionalidad y la filosofía intercultural? ¿Cómo esta reflexión puede promover la equidad de género?

LZ: Comprender el cruce entre las distintas realidades y a las mujeres de esas culturas es un gran desafío para nuestros días, considerando elementos como clase social, religiones y espiritualidades, el color de la piel, el lugar geográfico y cultural en el que hemos nacido, el género, entre otras. Los principales desafíos de hoy son los mismos que otras luchas de liberación más antiguas han tenido: la liberación de la opresión, que aún tiene forma de violencia de guerra, de desplazamientos forzados, de muerte por hambre y falta de elementos básicos para la vida, de violencia y muerte por razones de género, entre muchas otras; dar con ideas que puedan apoyar diálogos, de tal modo de poder conocernos, escucharnos, comprendernos en la diversidad, y darnos cuenta que somos todos y todas igualmente dignos de “humanidad”. Desde aquí es que estas reflexiones aportan a la equidad de género, pues reconocemos la diversidad y nos damos cuenta de que la política institucional no ha sido necesariamente construida desde esos diálogos o no está abierta a la diversidad, por lo que es menester pactar nuevas políticas que puedan involucrar a todas y a todos.

Dada la preponderancia masculina en la identidad y contexto USM específicamente, y en la ciencia y tecnología de forma general ¿Cómo el desarrollo de este tipo de temáticas puede impactar en la formación de profesionales o bien en la política institucional?

LZ: Abrirnos a entender que se ha realizado ciencia y tecnología con minorías del planeta, y que, entonces, se trata de una cuestión de justicia, pero también de contar con mayor creatividad humana; esto es, que más y nuevos talentos incluidos en STEM daría más posibilidades de atender problemas que hoy estamos lejos de considerar. Se ha demostrado que la brecha de acceso a carreras STEM se encuentra arraigada en creencias familiares, en la enseñanza de establecimientos educacionales y en la cultura, y por ello es muy complejo desde una sola dimensión atender al problema de la falta de acceso, por lo cual es preciso implicarnos con instituciones escolares y sociales que puedan ir desmitificando ciertas cosas. El acceso de las mayorías a contextos STEM impactaría muy notablemente a la sustentabilidad y a la productividad del país, como lo comenta un estudio del 2021 del Ministerio de CTCI de Chile.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados