Diagnóstico de género: mujeres tienen mejores puntajes y notas que los hombres en carreras de la UA

86

Estudio de la Unidad de Equidad e Inclusión entregó datos inéditos de la realidad de género al interior del plantel regional y será el punto de partida para superar brechas.

Las estudiantes mujeres no sólo representan la mayoría de la matrícula de pregrado en la Universidad de Antofagasta, sino que además ingresan con mejores puntajes y obtienen mejores notas que sus compañeros durante su paso por la educación superior

Así lo muestra un diagnóstico elaborado por la Unidad de Equidad e Inclusión de la UA, con el propósito de conocer la realidad de género que existe al interior del plantel regional y avanzar en medidas que contribuyan a cerrar las brechas detectadas.

Como parte de este trabajo se realizó una revisión de los datos existentes en distintas unidades y departamentos de la universidad para el periodo 2018-2021, los cuales fueron analizados, tabulados y complementados con encuestas para obtener una radiografía que pocas universidades tienen sobre esta materia.

RESULTADOS

El diagnóstico mostró que el 56,5% de la matrícula de pregrado de la Universidad de Antofagasta corresponde a mujeres, esto es 4.442 estudiantes, mientras que el 43,5% son hombres, 3.426 estudiantes.

A este antecedente, que era manejado en el plantel, se sumaron otros que hasta ahora se ignoraban, por ejemplo, que el puntaje promedio de las notas de enseñanza media (NEM) de las alumnas es de 662,24 puntos, contra los 571 puntos de los estudiantes varones.

El mejor rendimiento de las alumnas también se nota en el ranking promedio de postulación, donde las mujeres logran 662,25 puntos y los hombres 592,27, mientras que el promedio de puntaje en la prueba de selección (PSU o PDT) alcanza 561 puntos para las mujeres y 549,85 para los hombres.

Debe señalarse que tanto los promedios NEM, como de ranking y puntaje de ingreso a la UA de las alumnas registra un crecimiento sostenido desde 2018, alcanzando su peak el año 2021.

En los estudiantes varones también se observa un mejoramiento de los indicadores, pero no tan marcado como en el caso de las mujeres.

Con todo, el diagnóstico profundiza que las alumnas no sólo ingresan con mejores notas y puntajes, sino que además les va mejor durante su formación de pregrado. Es así que el 44,28% de ellas completa su plan de estudios con calificaciones promedio “altas” (5,5 hacia arriba), versus el 30,9% de los egresados varones.

Adicionalmente, el 61,4% de las estudiantes mujeres completa su carrera en la UA, versus el 39% de los hombres.

ANÁLISIS

Carmen Hammer Bailey, encargada de estudios de la Unidad de Equidad e Inclusión de la UA, dijo que los resultados confirman que el rol social y cultural que se asigna a las mujeres, no es excluyente con su desarrollo profesional y que ellas, incluso, están igual o más capacitadas en muchos ámbitos que los varones.

“Son datos duros y concretos. Las mujeres ingresan más a la universidad, les va mejor, completan en mayor proporción sus planes de estudio y egresan con mejores mejoras, además que traen mejores antecedentes de enseñanza media”, resumió.

Hammer planteó que en los últimos años se ha revertido la tendencia respecto a que la formación universitaria está reservada mayoritariamente a los hombres, pero observó que, a la par con eso, han surgido otros fenómenos, como la masculinización de algunas carreras y la feminización de otras.

Al respecto, aportó otro antecedente revelado por el diagnóstico: la escasa presencia femenina en carreras como ingeniería civil eléctrica (3,3% de la matrícula), ingeniería civil en minas (28,2%), ingeniería civil industrial (35,2%) o ingeniería civil mecánica (6,4%), al contrario de lo que ocurre en carreras como enfermería (85%), nutrición y dietética (87,6%), obstetricia y puericultura (97%) y pedagogía en educación parvularia (99% de matrícula femenina).

“Vemos que las mujeres siguen más vinculadas a ciertas áreas y excluidas de otras. Por eso tenemos que potenciar que las mujeres se puedan involucrar mayormente a carreras STEM (Ciencias Básicas, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), no sólo porque tienen las capacidades para hacerlo, además porque hay estudios que indican que al año 2050 el 70% de las profesiones serán ejercidas en estas áreas”, explicó.

MESA

El diagnóstico de género fue presentado durante la última sesión de la Mesa Intersectorial organizada por la Dirección de Vinculación con el Medio y Extensión de la Universidad de Antofagasta, que reunió a actores del mundo universitario, público y privado.

Tras conocer el informe, la coordinadora de género de la Seremi de Educación, Massiel Miranda, planteó que históricamente se ha asumido que la violencia contra las mujeres se limita a sus formas explícitas, lo que no es efectivo, pues una educación sexista también es violencia.

Otra de las asistentes al encuentro, la seremi de la Mujer y Equidad de Género, Paulina Larrondo, valoró el trabajo realizado por la Unidad y planteó su deseo de contar con el apoyo de la UA para enfrentar la temática de género a nivel de liceos, donde también se están manifestando estas inquietudes.

Por su parte, Verónica Fincheira, gerenta del Consejo de Competencias Mineras del Consejo Minero, destacó que la minería es uno de los sectores que está creciendo incorporación femenina, pero detalló que para seguir avanzando, “hacen falta acciones como alinear las mallas curriculares a las necesidades de la industria y promover el ingreso de éstas a especialidades vinculadas a la minería”.

Al cierre de la actividad, la directora de Vinculación con el Medio y Extensión de la Universidad de Antofagasta, Catherine Urbina Pizarro, se refirió a la relevancia que tiene para la institución establecer un diálogo constante con distintos actores regionales en éste y otros temas.

“Este tipo de encuentros nos permiten orientar nuestros esfuerzos con pertinencia a las necesidades del territorio. Los principios de equidad, inclusión y diversidad nos plantean desafíos relevantes a las instituciones de educación superior y la convergencia de distintas miradas en espacios como estos, son fundamentales para construir una universidad pluralista donde el respeto a los derechos humanos se establece como un eje transversal en su quehacer”, manifestó.

Entre los asistentes a la mesa también estuvieron Elizabeth Cameron, especialista de Asuntos Corporativos de Escondida/BHP; Nicolás Sepúlveda, director ejecutivo de Creo Antofagasta; Lilian Denham de la Red EG; Aurora Williams, gerenta del Consejo Cluster Minero; Claudia Onetto, gerenta de Asuntos Regulatorios de Cerro Dominador; Diego Espinoza, gerente de RR.HH. de Albemarle; Rosa Salas encargada de Asuntos Públicos de Amsa; Claudia Zazzali, de jefa de Asuntos públicos Lomas Bayas; y Macarena Salles, de la Agrupación Arcoiris Trans, quienes coincidieron en valorar los resultados del diagnóstico.