loader image

Destacan aporte de proyecto que desarrolló alimento bioactivo para las abejas

Tiempo de lectura: 20 minutos
Valentina luza

Compartir publicación

Se trata de un proyecto FIC que, además, generó un Manual de Transferencia, Uso y Aplicabilidad de Alimento para Abejas.

  

Autoridades regionales y académicas, apicultores, profesionales y estudiantes asistieron a la ceremonia de cierre del proyecto FIC 19-46 “Alimentos bioactivos para las abejas”, financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Los Ríos.

Esta iniciativa fue dirigida por el Dr. Ociel Muñoz, académico del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos (ICYTAL) de la Universidad Austral de Chile. Su objetivo fue desarrollar alimentos suplementados con compuestos bioactivos para contribuir a una disminución de la tasa de mortalidad de abejas melíferas en la Región de Los Ríos.

Al respecto, el gobernador regional, Luis Cuvertino, destacó la relevancia de este proyecto argumentando que es un espacio donde la innovación e investigación experimental muestran sus primeros resultados. “Estamos convencidos de que estas iniciativas deben continuar su andar, deben buscar nuevos mecanismos de apalancamiento por el interés que el sector apícola tiene para la región y, en ese contexto, sentirnos bien al saber que tenemos nuestros recursos bien enfocados, con el objetivo único de fortalecer el desarrollo regional”.

En tanto, en representación de la Vicerrectoría de Investigación, Desarrollo y Creación Artística, el Dr. Germán Rehren felicitó al equipo de trabajo por el impacto que este proyecto tiene no solo en el rubro apícola sino también para la humanidad por la importancia que las abejas tienen para vida y también por el componente de transferencia tecnológica al medio que estas iniciativas tienen.

Por su parte, Vicente Gómez, en representación del SEREMI de Agricultura de Los Ríos, destacó que este tipo de iniciativas son innovaciones que favorecen “la producción apícola y con ello también la adaptación al cambio climático de las abejas y nos va a ayudar mucho en la polinización y también en la producción de alimentos para la comunidad, con lo que podremos también avanzar en la soberanía alimentaria de las personas, como lo ha manifestado en muchas ocasiones nuestro Presidente Gabriel Boric”.

El gerente de APIVAL, Daniel Sempe, indicó que “como agentes asociados ha sido bien interesante, pues como apicultores una de las necesidades es contar con colmenas que sean productivas, lo que depende de la salud de las abejas, ya que de eso dependen nuestros ingresos”.

En tanto, el Dr. Muñoz agradeció al equipo de trabajo del proyecto por su compromiso y valoró la confianza del GORE para el desarrollo de este estudio, cuyo eje se centró en la elaboración de alimentos calóricos y proteicos utilizando individualmente frambuesa y maqui como agentes bioactivos para estos alimentos.

Los integrantes del proyecto fueron, además del Dr. Ociel Muñoz, los egresados del Magíster en Ciencia de los Alimentos Olga García, Victoria López, Patricio Olavarría y Madona Grimes y el estudiante del mismo programa Eduardo Suazo.

David Sempe

Germán Rehren

Vicente Gómez

Ociel Muñoz

Sobre el alimento

El objetivo de los alimentos proteicos de frambuesa y/o maqui es que sean utilizados mayormente durante el invierno, cuando la necesidad de proteína es más alta y necesaria para el crecimiento de las crías y defensa contra el clima frío.

La idea es que los alimentos calóricos de frambuesa y/o maqui sean utilizados a la salida del invierno, cuando las reservas energéticas de las abejas están disminuidas, con el propósito de darles un aporte energético para que puedan ir a buscar su propio alimento, cuando empiezan las primeras floraciones, explicó el director del proyecto.

De acuerdo con los resultados obtenidos, y según las condiciones en que se realizó este estudio, se puede concluir que la frambuesa y maqui muestran efecto positivo en la aceptabilidad del alimento por las abejas melíferas.

De acuerdo con los resultados obtenidos, y según las condiciones, se puede concluir que:

  • Es posible diseñar y elaborar alimentos suplementarios ricos en proteínas y carbohidratos que cumplen las necesidades nutricionales de las abejas.
  • De acuerdo con los indicadores de vida útil monitoreados para los cuatro tratamientos de alimentos propuestos, la estabilidad a 25⁰C muestra la posibilidad de llegar más allá de los 88 días de vida útil.
  • Las colmenas alimentadas presentan una mayor sobrevida que aquellas que no fueron alimentadas.

Más información en el Manual de Transferencia, Uso y Aplicabilidad de Alimento para Abejas, que será entregado de manera impresa a los usuarios de este proyecto (ver manual).

Seminario de cierre

En la oportunidad también se realizó un seminario de cierre que contempló las siguientes exposiciones:

  • “Suplementos nutricionales y su potencial para promover la salud de las colmenas y una producción apícola sostenible”, expuesto por el Dr. Esteban Basoalto, académico del Instituto de Producción y Sanidad Vegetal de la UACh. En su alocución hizo énfasis en aspectos que amenazan a las colmenas, a la declinación de las colonias de abejas o síndrome de colapso de las abejas, a las plagas y enfermedades que las afectan dando valor al potencial de los suplementos nutricionales para promover la salud de las colmenas y una producción apícola sostenible.
  • “Efectos del cambio climático sobre las abejas y su alimentación: una mirada ecosistémica”, expuesto Paula Claret, bióloga con mención en Biodiversidad y Conservación Biológica, abordando los efectos del cambio climático en las abejas y destacando su papel en la producción de alimentos y en la generación de oxígeno a través de la polinización, entre otras temáticas.
  • “Una mirada a la cadena apícola nacional, tendencia e innovación para el sector”, presentado por el ingeniero en alimentos y magíster Patricio Olavarría, quien se refirió a la importancia para la producción agrícola, haciendo énfasis en el producto de la miel y de las potencialidades que Chile y la región deben seguir para ser competitivos a nivel global, poniendo como ejemplo la miel de Manuka de Nueva Zelanda y haciendo una comparación con la miel de ulmo de Chile.

Compartir publicación

Sorry, No posts.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados