loader image

Descubren un desconocido vínculo entre la radiación cósmica y los terremotos en la Tierra

Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.
[tiempo_lectura]
El académico investigador del Departamento de Ciencias Físicas de UNAB, Jilberto Zamora, se refiere al inédito descubrimiento que realizó junto a los miembros del proyecto internacional CREDO y que abre la puerta a nuevas posibilidades de investigación en torno a la sismicidad del planeta.

Pamela Alarcón, Periodista UNAB.- Un artículo publicado en la sección Qué Pasa del diario La Tercera online, da cuenta del inédito descubrimiento que vincula el flujo de rayos cósmicos con la sismicidad del planeta. El hallazgo lo realizó un grupo de investigadores miembros del proyecto internacional CREDO, entre ellos el científico chileno Jilberto Zamora, académico investigador del Departamento de Ciencias Físicas de la Universidad Andrés Bello.

En la nota, el profesor Zamora relata el origen del trabajo de investigación, que surge a partir del terremoto en Chile del 2010 y que culmina con la publicación de los hallazgos en el Journal of Atmospheric and Solar-Terrestrial Physics, con el físico investigador y coordinador de CREDO, Piotr Homola, como primer autor.

En palabras simples, la investigación logró demostrar que existe un vínculo entre los cambios en el flujo de los rayos cósmicos secundarios que llegan a la Tierra y la sismicidad de nuestro planeta. Esto no significa que los investigadores hayan establecido una relación de causa y efecto entre ambos fenómenos, sino una correlación.

En términos generales, llevaron a cabo un análisis en el que examinaron los registros de terremotos en el mundo y los compararon con los datos del flujo de rayos cósmicos. Como resultado, notaron que aproximadamente dos semanas antes de la ocurrencia de un terremoto, se presentaban notables anomalías en el patrón del flujo de rayos cósmicos. Esta observación es la que indica la existencia de una correlación entre ambos fenómenos naturales.

El problema es que no sirve como herramienta predictora porque es un fenómeno global”, sostiene, es decir, los investigadores lograron establecer que un par de semanas después de que se registran anomalías en el flujo de rayos cósmicos secundarios puede haber un sismo de magnitud 4 o más sobre la faz de la Tierra, pero no saben dónde.

El profesor Zamora también explica que la base estadística de los investigadores es suficiente para decir que este hallazgo es un descubrimiento. Y uno que abre la puerta a posibilidades hasta ahora inexploradas para abordar la sismicidad de nuestro planeta.

Revisa el artículo completo AQUÍ.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Descubre novedades en publicaciones científicas destacadas