loader image

Cultivando Resiliencia: Cómo el Proyecto Terapéutico de GAAP en Residencias Puede Ser la Semilla de un Cambio Social Positivo

Tiempo de lectura: 20 minutos
Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.

Descubre cómo el proyecto terapéutico de la Alianza Global para Animales y Personas (GAAP), actualmente floreciendo en residencias, tiene el potencial de sembrar las raíces de un cambio social significativo a nivel local. A través de la conexión con la naturaleza y el enfoque multidisciplinario, GAAP no solo transforma vidas individualmente, sino que también presenta un modelo inspirador para fortalecer comunidades. Sumérgete en esta historia de esperanza y desarrollo, donde la semilla del cambio social ya ha sido plantada.

En un rincón mágico de Valdivia, Chile, GAAP teje un tapiz de transformación a través de su innovador proyecto terapéutico. Lo que comenzó como una iniciativa centrada en la conexión personal y la resiliencia de niños y niñas en residencias, se ha convertido en un faro de esperanza que podría iluminar todo el panorama social.

Este proyecto fue respaldado parcialmente por el Gobierno Regional de Los Ríos a través de la línea de Acción Social del Fondo Nacional de Desarrollo Regional 2023, marcando un hito en el impulso de cambios sociales y desarrollo regional.

Naturaleza como Catalizador de Cambio:

Fotografía capturada por Patricia Campos en una de las actividades con los niños acompañado de GuillermoGuillermo Pérez, Co-Director de GAAP y encargado del proyecto “Fortaleciendo la autonomía en niños y niñas en residencias” comparte la visión  de querer generar instancias para poner en práctica el desarrollo de habilidades socioemocionales usando la naturaleza como un lugar que genera tranquilidad y despierta los sentidos. Quisimos despertar el interés y fomentar una conexión profunda con el entorno natural, así como reforzar las relaciones interpersonales. Al observar cómo la naturaleza sirve de catalizador para conversaciones y conexiones únicas entre las personas, nos damos cuenta de su poder para moldear experiencias que permanecen con nosotros de manera perdurable, forjando nuestras identidades. Aspiramos a que este enfoque pueda adaptarse y aplicarse en diversos ámbitos y contextos educativos en el futuro, reconociendo el papel esencial que juega el medio ambiente en el desarrollo personal y comunitario.

Miguel Ramírez, terapeuta ocupacional en la Residencia Villa Huidif, agrega una perspectiva valiosa: “Nuestra misión es hacer que estas experiencias sean accesibles a sectores desfavorecidos. La conexión humana y la comprensión del mundo, incluyendo temas cruciales como el cambio climático, son fundamentales en nuestro enfoque. Estamos comprometidos con el cuidado y la conexión humana a través de diversas actividades, enriqueciendo perspectivas y fomentando la comprensión del mundo.”

De Residencias a la Sociedad:

La conexión con la naturaleza ha sido fundamental en el enfoque de GAAP. Patricia Campos, facilitadora en el proyecto, destaca: “Este proyecto es una experiencia holística. No solo se trata de terapia; es un viaje de conexión con la naturaleza que toca cada fibra del ser”.

En este sentido, Alejandro Macilla, terapeuta ocupacional del Centro Residencial Llacolén, resalta el impacto tangible en la regulación sensorial y habilidades sociales: “La semana del proyecto fue altamente enriquecedora y exitosa. Las actividades al aire libre, ideadas por todo el equipo, no solo brindaron nuevas vivencias a los niños, sino que también se alinearon con el objetivo central de estimular habilidades de comunicación e interacción social. La música y la coordinación al tocar instrumentos también estimulan habilidades motoras finas y gruesas. La retroalimentación de los niños fue extraordinaria, expresando su deseo de continuar participando en el taller, e incluso descubriendo nuevos intereses.”

Modelo Inspirador:

Antonia Schmidt, facilitadora del componente músical en el proyecto, comparte su entusiasmo: “La música sirve como un puente para que los niños se expresen y canalicen sus emociones de manera lúdica. La música y la coordinación al tocar instrumentos también estimulan habilidades motoras finas y gruesas. La retroalimentación de los niños fue extraordinaria, expresando su deseo de continuar participando en el taller, e incluso descubriendo nuevos intereses.”

 

Conclusiones Esperanzadoras:

Jennifer Peralta Vallejo, tutora en el Centro Residencial Llacolén, subraya la conexión emocional que experimentan los niños: “Estas intervenciones van más allá de la rutina habitual, ofreciendo oportunidades valiosas para su desarrollo. Es una experiencia enriquecedora que va directo al corazón de los niños.”

Este proyecto va más allá de la terapia convencional; es una narrativa de esperanza y desarrollo arraigada en la conexión humana y la armonía con la naturaleza. Con cada experiencia en el bosque valdiviano, GAAP siembra la esperanza de que la resiliencia individual puede florecer y extender sus ramas hacia un cambio social positivo. La semilla está plantada, y el futuro se presenta lleno de promesas de crecimiento y conexión en la comunidad.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados