loader image

Concluyó Investigación que estudió la movilidad social a través de la cohorte de Limache formada por más de 2200 adultos

Tiempo de lectura: 20 minutos
Lorenzo Palma
Lorenzo Palma Morales es Periodista, Licenciado en Comunicación Social y Bachiller en Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Periodismo de Investigación de la Universidad de Chile y Magíster en Desarrollo Rural, Becado por CONI- CYT (UACh), Diplomado en Escritura Creativa de No Ficción por la Universidad Alberto Hurtado. En el año 2018 fundó el medio de comunicación nacional y agencia de contenidos www.cienciaenchile.cl, del cual es su director. Ha participado organizando actividades de divulgación y difundiendo resultados de investigación en innumerables proyectos de norte a sur del país.

Compartir publicación

 

 Se trata del proyecto Fondecyt de Iniciación liderado por la Dra. Sandra López Arana, en el marco de la cohorte Limache, que son personas nacidas entre 1974-1978 y 1988-1992, con el propósito de observar cambios en su movilidad social intra e intergeneracional, tal como variaciones en el empleo y nivel educativo. 

45 años en promedio tienen las personas en este estudio, que conforman lo que se conoce como la Cohorte de Limache que, a través del proyecto de Investigación FONDECYT de Iniciación N° 11190931, titulado “Inequidades socioeconómicas en la salud mental y factores de riesgo cardiometabólicos: el papel de la movilidad social intra e intergeneracional en adultos”, financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) y liderado por la Dra. Sandra López de la Universidad de Chile podremos conocer más sobre la movilidad social. 

La cohorte Limache es un estudio longitudinal único en el país, que nació con el objetivo de evaluar el rol de las condiciones tempranas de la vida en la incidencia de enfermedades crónicas no transmisibles en los nacidos entre 1974-1978 y 1988-1992, períodos que se caracterizan por las transiciones económicas, demográficas, epidemiológicas y nutricionales que Chile experimentó de forma acelerada, pasando de tener altas cifras de desnutrición a las actuales de malnutrición por exceso, es decir, sobrepeso y obesidad. 

La investigación incluye a 2232 adultos nacidos entre 1974 y 1992, segmentados en dos grupos: 1232 nacidos entre 1974 y 1978 y 1000 entre 1988 y 1992. Los investigadores recopilaron datos iniciales entre 2000 y 2003 para el primer grupo y entre 2014 y 2018 para el segundo. Adicionalmente, se realizaron mediciones adicionales en 2010 y 2013 para el primer grupo, y una tercera medición para ambos grupos entre 2019 y 2023. 

El FONDECYT de la Dra. López se centra en determinar los cambios en la movilidad intrageneracional de los y las participantes, definida como las variaciones en el empleo y educación. También se examina la movilidad intergeneracional, comparando la ocupación de los padres cuando los sujetos tenían alrededor de 14 años, y su impacto en la salud mental y factores cardiometabólicos. 

Estos meses el equipo de investigación se encuentra analizando la incidencia de síntomas depresivos y su relación con el consumo de alcohol, el apoyo social, el estado nutricional y variables socioeconómicas. Además, se profundiza en la relación entre la movilidad social y los factores cardiometabólicos, utilizando índices más idóneos para determinar por ejemplo la resistencia a la insulina en población chilena. 

La cohorte Limache es una de las más antiguas en Chile y en Latinoamérica, explica la académica de la Universidad de Chile, y ha permitido publicaciones significativas y que ha involucrado la participación de varios estudiantes en proyectos de tesis relacionados. “Nuestro objetivo es contribuir a la formulación de políticas públicas basadas en estos hallazgos. Esperamos poder difundir más resultados una vez publicados y continuar con la investigación en esta área crucial”, comenta la Dra. López, académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

 

 

El estudio 

Como se señaló previamente “Esta cohorte es única en Chile y una de las más antiguas en Latinoamérica, con datos desde el 2000”. En este FONDECYT hemos observado un aumento en el nivel educativo intergeneracional y una mayor y mejor ocupación comparada con la de los padres de los y las participantes, aunque la movilidad intrageneracional muestra empleos más precarios en comparación con hace 10 años. Durante la pandemia, muchas personas perdieron sus empleos, pero más del 70% reportó tener empleo formal en el momento de la recolección de datos”, detalló la investigadora.

En cuanto a salud mental, destacan la prevalencia de síntomas depresivos. A través de análisis estadísticos más complejos, identificaron tres perfiles de síntomas en los participantes. Un perfil mostró síntomas somáticos más intensos, como fatiga y cambios en el apetito, asociados a la obesidad. También observaron una relación entre el soporte social y la sintomatología depresiva: aquellos con mayor soporte social presentaron menos síntomas. 

Aspectos clave 

Para la investigadora, fue importante seguimiento a 20 años de los nacidos entre 1974 y 1978, a pesar de las situaciones adversas que enmarcaron este proyecto (estallido social, pandemia por la COVID-19). “Esto nos permitió implementar otras metodologías de recolección, supervisión y análisis de datos, para poder dar cumplimiento a los objetivos planteados. Así mismo, fue posible mantener y generar nuevas redes de cooperación internacional. Al inicio del proyecto, solo estaba contemplado colaborar estrechamente con el profesor Eduardo Villamor de la Universidad de Michigan, pero desde el año 2021 fue posible incorporar a profesores de la Facultad de Psicología de la Universidad de Almería para evaluar el componente de salud mental que estaba contemplado en este proyecto. Por lo tanto, con los alcances de esta investigación se espera que puedan ser tenidos en cuenta en la agenda de salud pública y dar cumplimiento a los objetivos sanitarios 2021- 2030 y que tienen que ver con mejorar la salud y el bienestar de la población, así como disminuir las inequidades en salud”, detalló la investigadora.

Por otro lado, en lo que respecta a factores cardiometabólicos, están examinando la incidencia del síndrome metabólico y la resistencia a la insulina utilizando distintos índices. Este estudio no solo aporta a la comprensión de la salud y enfermedad en Chile, sino que también contribuye a la formulación de políticas públicas basadas en evidencia científica.

En la actividad de cierre del proyecto, realizado en la Casa Central de la Universidad de Chile, se presentó el Dr. José Manuel Lerma, invitado de la Universidad de Almería y la directora de este proyecto presentó los resultados y alcances de la investigación. 

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados