loader image

Ciudadanos pueden ayudar a identificar a los polinizadores chilenos usando su celular

Tiempo de lectura: 20 minutos
Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.

Durante todo noviembre los interesados podrán sumarse al “Desafío Polinizadores”, sacando fotos de aves o insectos que estén polinizando, para luego subirlas en la app iNaturalist. “La ciencia ciudadana ayuda a detenerse, a mirar los procesos y valorar la naturaleza”, dice la Dra. Maureen Murúa del Centro GEMA U. Mayor, una de las coordinadoras de la iniciativa.

Los polinizadores son los responsables del 80% de la reproducción de las plantas del mundo, siendo fundamentales para los ecosistemas. Debido a las alteraciones ambientales inducidas por el cambio climático, una variedad de especies se encuentra en disminución, de allí la importancia de buscar estrategias de conservación e identificar su influencia en cultivos.

A través de una iniciativa de ciencia ciudadana, se busca realizar un catastro de la diversidad de polinizadores existentes en el país y estudios sobre su impacto en la flora y fauna nativa.

La gracia del “Desafío polinizadores” de la Red Chilena de Polinización, es que cualquier persona puede salir a la plaza, al parque, al balcón, al jardín y registrar la interacción entre las plantas y los insectos que estén polinizando con su celular. Luego deben subir las imágenes a la app iNaturalist (disponible para dispositivos Android Apple), que está vinculada a la plataforma GBIF, que contiene datos de biodiversidad global.

“Lo bueno de esto es que una vez que los registros quedan ahí, son validados por expertos y luego pasan a esta plataforma, quedando disponibles para el mundo”, explica la Dra. Maureen Murúa, coordinadora de la iniciativa y académica del Centro GEMA, Genómica, Ecología y Medio Ambiente de la Universidad Mayor.

“Esta iniciativa nos permite muestrear todo el país sin moverse y responder preguntas como qué pasa con las especies introducidas, cómo se van distribuyendo estas especies”, agrega.

La participación de la gente ha sido clave y en las anteriores versiones han logrado obtener muchos registros, algo que esperan repetir durante este mes.

Para la investigadora, “la ciencia ciudadana ayuda a detenerse, a mirar los procesos y valorar la naturaleza. Al salir, la gente se da cuenta que la ciudad no es un desierto, que hay insectos, y que hay ecosistemas que son importantes de conservar y es importante la acción que tengamos con ellos. Ese momento de micro contemplación puede ser un ejercicio no solo científico, sino ayudar en muchos aspectos”, reflexiona.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados