loader image

Chile Pionero en Biotecnología con MycoSeaweed: Una Proteína Alternativa del Futuro

Tiempo de lectura: 20 minutos
Lorenzo Palma
Lorenzo Palma Morales es Periodista, Licenciado en Comunicación Social y Bachiller en Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Periodismo de Investigación de la Universidad de Chile y Magíster en Desarrollo Rural, Becado por CONI- CYT (UACh), Diplomado en Escritura Creativa de No Ficción por la Universidad Alberto Hurtado. En el año 2018 fundó el medio de comunicación nacional y agencia de contenidos www.cienciaenchile.cl, del cual es su director. Ha participado organizando actividades de divulgación y difundiendo resultados de investigación en innumerables proyectos de norte a sur del país.

Compartir publicación

Catalina Landeta, una biotecnóloga con más de 10 años de experiencia, ha logrado construir una innovadora startup llamada MycoSeaweed®. Esta empresa fusiona de manera fascinante lo mejor de las algas marinas y hongos para crear un nuevo superalimento con un alto contenido proteico, conocido como micoproteína.

MycoSeaweed®, tanto el nombre de la empresa como de su producto principal, se obtiene a través de un proceso de fermentación sumergida utilizando algas marinas, como fuente de carbono. Este proceso da como resultado una biomasa sólida y un sobrenadante líquido que tiene una apariencia similar a la cerveza. La biomasa se deshidrata y se convierte en una proteína alternativa que contiene un 35% de proteínas, con todos los aminoácidos esenciales, un 40% de fibra dietética, incluidos betaglucanos beneficiosos para la salud intestinal, y polifenoles con potencial antioxidante.

 

La Dra. Landeta, quien posee un PhD en Ciencias de la Ingeniería con mención en Ingeniería Química y Biotecnología, es investigadora del Centro de Biotecnología y Bioingeniería (CeBiB), y está liderando un proyecto Fondecyt, financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID). Esta investigación, titulada “Producción y escalamiento de una innovadora proteína alternativa con propiedades prebióticas y potencial bioactivo, a través del desarrollo de un proceso de bioconversión con macroalgas y un consorcio artificial de hongos alimenticios”, tiene como objetivo comprender todas las propiedades nutricionales y funcionales del producto. Además, la Dra. Landeta es directora de un proyecto Crea y Valida, financiado por CORFO, enfocado en la validación y escalamiento de esta innovadora micoproteína.

MycoSeaweed representa una vanguardia en biotecnología alimentaria, ofreciendo soluciones sostenibles y altamente nutritivas que podrían redefinir el futuro de la alimentación global.

¿Cómo surge la idea de MycoSeaweed?

Comencé mi carrera en la industria de los biocombustibles, donde utilizaba levaduras en procesos de fermentación para producir combustibles a partir de residuos agrícolas. En este entorno, conocí a la profesora María Elena Lienqueo de la Universidad de Chile, quien trabajaba en la valorización de algas marinas bajo un enfoque de biorefinería.

La Profesora María Elena está desarrollando una industria de biorefinería basada en algas marinas, con el objetivo de aprovechar cada fracción de estas, de manera similar a la industria del petróleo. Su trabajo incluye la extracción de compuestos como ficocoloides, proteínas, polifenoles y otros con propiedades antioxidantes, además de la producción de biocombustibles.

Este enfoque integral me inspiró y despertó mi interés por el mundo de las algas marinas. Decidí iniciar mi doctorado bajo su supervisión, combinando mi experiencia en microbiología y biotecnología de levaduras, con un nuevo enfoque en hongos marinos. En la naturaleza, los micelios de los hongos, actúan como el sistema de limpieza del bosque, descomponiendo la materia orgánica del suelo y nutriendo el ecosistema circundante. Aproveché este fenómeno natural mediante la fermentación de algas marinas, para crear un ingrediente de alta calidad que elimina los sabores desagradables de las algas, mejora su perfil nutricional, incrementa la digestibilidad y funcionalidad, y aporta mayor sabor y valor nutracéutico a los alimentos.

En este contexto, conocí a empresarios y emprendedores del mundo de las algas marinas, que se interesaron en esta innovación. Nos unimos a empresarios, con muchos años de experiencia en el uso de algas marinas para alimentación, con la finalidad de fundar MycoSeaweed. Así comenzó el desarrollo de MycoSeaweed, fusionando mis conocimientos en bioprocesos, con la innovadora utilización de algas marinas, junto con la amplia experiencia de estos emprendedores en la comercialización y manejo de algas marinas.

¿Cuál es el plan de MycoSeaweed?

Actualmente, hemos desarrollado un prototipo de una micoproteína, obtenida a través de un proceso que transforma algas marinas, mediante fermentación con consorcios de hongos. Nuestra meta es crear nuevos productos a partir del micelio de hongos comestibles, y catalogados como nutracéuticos. A través del financiamiento de Fondecyt, estamos investigando todos los componentes moleculares de este nuevo producto.

Las algas marinas contienen una gran cantidad de compuestos (polisacáridos, polifenoles, lípidos y vitaminas) con actividades antioxidantes, antiinflamatorias y antivirales. Sin embargo, estos compuestos están asociados a fibras no digeribles y que son resistentes a las enzimas digestivas. Por ello, nuestro bioproceso de conversión de algas, libera estos compuestos y añade otros de interés nutracéutico, y que están presentes en los hongos.

Lo interesante de este proceso es que podemos obtener moléculas con beneficios para la salud, dependiendo del tipo de alga y del consorcio de hongos utilizado. Durante los últimos tres años, hemos recopilado datos nutricionales, proteómicos y metabolómicos de diferentes micoproteínas usando diversos consorcios y diferentes tipos de algas. Estos datos nos permiten diseñar consorcios precisos para cada tipo de alga, lo que se conoce como diseños de precisión. Podemos obtener productos con mayor cantidad de proteínas, betaglucanos o polifenoles, según las necesidades del mercado o la población. Nuestro objetivo es desarrollar una inteligencia artificial que nos ayude a determinar el mejor consorcio de hongos para un tipo específico de alga marina y desarrollar productos con las características nutricionales y funcionales deseadas. 

Si pudieras describir la proteína que han desarrollado, ¿qué destacarías?

Es una proteína alternativa de segunda generación, producida a partir de materia prima natural, con un etiquetado limpio. Destaca por ser baja en calorías y grasas, alta en proteínas y fibra dietética. Además, contiene propiedades que mejoran los niveles de colesterol y tienen efectos anti-hipoglucémicos. Esta proteína es sustentable, ya que se produce utilizando algas marinas, una fuente renovable que no compite con los cultivos agrícolas y no requiere un suministro de agua dulce. En resumen, es una proteína sustentable, saludable y con buen sabor.

¿Qué han probado hasta el momento con MycoSeaweed?

El nuevo producto, que se basa en la biomasa de los hongos o el micelio, es sorprendente. Realizamos una degustación a nivel de equipo y fue muy bien recibida, ya que es un alimento integral. Hemos incorporado un porcentaje de MycoSeaweed en galletas, sopas instantáneas, y barras de cereal, tanto en versiones cocidas como no cocidas, y en todos estos formatos los resultados fueron satisfactorios.

Para ingresar al mercado, es necesario probarlo en formato de harina. A partir de ahí, podremos decidir si es necesario desarrollar una pasta o una versión menos seca, para diseñar una alternativa a la carne de pollo, cerdo, ternera e incluso mariscos, gracias a su sabor y textura.

¿Cuál es tu punto de vista sobre los futuros consumidores de esta nueva proteína?

Los consumidores están cada vez más conscientes de la necesidad de cambiar sus hábitos de consumo, para tener una dieta más sustentable y saludable. Después de la pandemia, se ha hecho evidente que las dietas también deben ser saludables. El gran desafío es encontrar alimentos que combinen ambos aspectos: salud y sostenibilidad. Nuestro objetivo es disminuir la sobreexplotación de proteínas animales y reducir la presión sobre los productos vegetales, que requieren grandes cantidades de agua dulce y tierra cultivable para producirse.

Tenemos la oportunidad de utilizar algas marinas, una fuente de carbono que se produce de manera abundante en Chile. Trabajamos en colaboración con la Universidad de los Lagos, que ha estado impulsando el cultivo y la extracción sustentable de algas marinas durante muchos años. Han realizado un excelente trabajo en el estudio de diferentes variedades de algas marinas y sus propiedades moleculares, teniendo en cuenta las estaciones, la salinidad e incluso los cambios climáticos.

Finalmente, ¿cuáles serían los resultados a alcanzar en este 2024?

Para el 2024, ya tenemos un proceso bien definido para la producción y hemos caracterizado exhaustivamente la micoproteína para determinar sus propiedades. Nuestro próximo desafío es escalar desde biorreactores de laboratorio a biorreactores industriales. Este año, queremos desarrollar una inteligencia artificial con los datos que hemos recopilado y continuar probando diferentes consorcios.

Además, tenemos otro producto, el sobrenadante, que presenta interesantes propiedades antiinflamatorias y antioxidantes con gran potencial en la industria dermocosmética.

Planeamos postular a los siguientes proyectos de CORFO, enfocados en la expansión de empresas emergentes, así como al programa Startup Ciencia, que incentiva la validación y escalamiento de proyectos de base científico-tecnológica.

 

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Sorry, No posts.