loader image

Centro UNAB implementará tecnologías en la agroindustria para reducir sus residuos y enfrentar la crisis climática

Tiempo de lectura: 20 minutos
Redacción CienciaEnChile
Somos un medio de comunicación y una agencia nacional de difusión y divulgación de ciencia. Estamos comprometidos con la difusión de una variedad de proyectos respaldados por ANID y diversas fuentes de financiamiento.
El programa “Simbiosis Agroindustrial”, que ejecuta el Centro de Biotecnología de Sistemas de la Universidad Andrés Bello, cuenta con un aporte Corfo de $1.650 millones para desarrollar proyectos de I+D con empresas frutícolas, agropecuarias, vitivinícolas y de alimentos.

Con la adjudicación de un fondo Corfo de $1.650 millones para ejecutar en los próximos cinco años, el Centro de Biotecnología de Sistemas de la Universidad Andrés Bello (CSB UNAB) ayudará a empresas de la agroindustria a aumentar su competitividad implementando tecnologías para optimizar sus procesos productivos en forma sostenible y con menores emisiones de gases de efecto invernadero.

Este es el objetivo de “Simbiosis Agroindustrial”, proyecto liderado por CSB UNAB que forma parte del Programa Tecnológico de Transformación Productiva ante el Cambio Climático (PTEC) de Corfo, y que hoy está abierto a empresas de los rubros agrícola, pecuario, de bebidas y alimentos que quieran sumarse.

“El financiamiento estatal permitirá al centro de la UNAB codesarrollar proyectos de I+D con empresas de las regiones de Coquimbo, Metropolitana, Valparaíso, O’Higgins, Maule, Ñuble y Biobío que quieran abordar brechas de competitividad asociadas a desafíos de la crisis climática. Las empresas conformarán además una red para desarrollar negocios colaborativos”, explica Carolina Peña, coordinadora del programa y encargada de Desarrollo de Negocios del Centro de Biotecnología de Sistemas UNAB. 

Cuatro líneas de trabajo para la agroindustria

Simbiosis Agroindustrial abarca cuatro líneas de investigación, desarrollo e innovación. Una de ellas es la Optimización del uso de agua y suelo. Junto a Eurecat, el Centro Tecnológico de Cataluña, como coejecutor, se implementarán herramientas de agricultura de precisión para hacer más eficiente el uso de recursos hídricos, así como analizar la biodiversidad de microorganismos en suelos de cultivo.

“A partir de la sensorización del proceso productivo y del análisis de microorganismos que mejoran la disponibilidad de nutrientes en el suelo y potencian el crecimiento de cultivos, entregaremos a las empresas agrícolas indicadores físico-químicos y biológicos que les permitan ajustar parámetros como el riego, el uso de fertilizantes y el de bioestimulantes agrícolas. Así lograremos optimizar el uso de agua y la biodisponibilidad de nutrientes para sus cultivos”, explica Catalina Lagos, investigadora líder de esta línea.

agroindustriaUna segunda línea apunta a la evaluación de Servicios ecosistémicos para una producción agrícola sostenible. Esta considera medir un conjunto de seis factores, incluyendo presencia de flora nativa, abejas polinizadoras e insectos controladores de plagas, para conocer el grado de sostenibilidad de la producción agrícola en cultivos de importancia económica.

“Este enfoque considera la implementación de un Modelo de Producción Ecoeficiente que permitirá desarrollar un sello ambiental y productivo, así como certificar la producción sostenible, abarcando desde los atributos del paisaje agrícola hasta la producción de fruta”, señala Sharon Rodríguez, investigadora líder de esta línea.

La tercera línea del programa Simbiosis Agroindustrial se enfoca en la Obtención de bioproductos de alto valor desde la agroindustria. Un ejemplo es la adquisición de antioxidantes, conservantes o ingredientes funcionales a partir de materias primas y residuos no utilizados por industrias agrícolas y de alimentos, contribuyendo así a reducir el desperdicio de alimentos y satisfacer la creciente demanda por “etiquetas limpias”, libres de ingredientes artificiales.

Freddy Urrego, líder de investigación de esta línea, explica que “una vez identificadas las propiedades de los bioproductos empleamos técnicas como la microencapsulación y la liberación controlada de los componentes activos para incorporarlos como ingredientes inteligentes en alimentos, nutracéuticos o cosmecéuticos”.

La cuarta línea del proyecto se centra en la Valorización de residuos orgánicos para producir bioestimulantes destinados a aportar mayor productividad y salud a los cultivos. A través de un proceso de economía circular las empresas que se asocien al programa podrán degradar sus residuos orgánicos, como restos de podas, de cultivos o alimentos procesados, así como lodos residuales o purines de ganado, entre otros, para convertirlos en bioestimulantes agrícolas con características de compost clase A.

 

“Al inocular microorganismos especializados a estos residuos se obtienen bioestimulantes de rápida producción que, además de reducir el volumen y costos asociados al desecho de residuos, aportarán nutrientes y microorganismos beneficiosos para los suelos de cultivo”, explica Andrés Arroyo, líder de esta línea de desarrollo.

El programa Simbiosis Agroindustrial posibilitará a las empresas cumplir objetivos de la Ley Marco de Cambio Climático, que fija metas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a los sectores productivos; la Ley de residuos orgánicos, que busca evitar que estos terminen en vertederos; y las certificaciones internacionales de productos y servicios sostenibles, entre otras regulaciones que apuntan a una agroindustria ambientalmente amigable.

Las empresas interesadas en conocer más detalles y beneficios del programa pueden registrarse AQUÍ  

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados