loader image

Camilo Briones, estudiante de medicina UDP, publica artículo en importante revista sobre el rol potencial de los antioxidantes naturales

Tiempo de lectura: 20 minutos
Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.

El estudiante de Medicina UDP, Camilo Briones, participó recientemente en una investigación sobre el papel potencial que pueden tener los antioxidantes naturales para contrarrestar lesiones en infartos y accidentes cerebrovasculares. El artículo fue publicado por la revista Antioxidants, que cuenta con un factor de impacto de 7,0.

“El infarto agudo al miocardio y los accidentes cerebrovasculares tienen en común que, en ambos casos, el mecanismo de daño a los tejidos responde a la interrupción del flujo sanguíneo, y así, para ambas patologías, el pilar terapéutico se basa en la reperfusión de estos órganos mediante la restauración de la circulación sanguínea. Sin embargo, esta reperfusión tiene un efecto paradójico, llamado daño por isquemia-reperfusión, que es la generación de un importante efecto deletéreo que puede llegar a duplicar el daño provocado por la interrupción inicial del flujo sanguíneo”, explica Briones.

En ese sentido, el estudiante de Medicina de la UDP, en colaboración con los investigadores Luciano Saso, Ramón Rodrigo, Silvia Chichiarelli y Sofía Orellana, llevaron a cabo el estudio titulado “Papel potencial de los antioxidantes naturales para contrarrestar lesiones por reperfusión en el infarto agudo de miocardio y el accidente cerebrovascular isquémico”.

En este, los investigadores realizaron “una revisión de los mecanismos fisiopatológicos del daño celular, y, debido a su estrecha relación con el estrés oxidativo, exploramos el rol terapéutico -potencial- de distintos antioxidantes. Además, proponemos que la administración de una combinación de ellos, previo a la revascularización, puede tener un efecto sinérgico que mejore el curso clínico de los y las pacientes”, sostiene Briones.

“Así, investigaciones en esta área pueden ser clave para abordar un fenómeno que, hasta el día de hoy, no cuenta con una alternativa terapéutica que lo contrarreste de manera efectiva”, concluye.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados