Vía LADERA SUR.-Colores.  Situaciones. Texturas. Emociones. Cuesta llegar a un solo concepto que englobe todo lo que vemos en las siguientes fotografías. Pero sin duda, la impresión es la de estar viendo la fascinante e interesante vida y escenario que entrega la Antártica. Su autor, el fotógrafo Jean Paul de la Harpe bien lo sabe, y desde sus propias palabras, contesta algunas preguntas para ponernos en contexto con un trabajo que busca generar una conexión con el llamado continente blanco.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.

– ¿Cuándo y por qué visitaste Antártica?

– La primera vez que fui a Antártica fue el verano del 2020, justo antes de la pandemia, desde enero hasta febrero de ese año. El motivo de mi visita fue laboral ya que fui contratado por la empresa Antarctica XXI para trabajar como guía y fotógrafo de expedición. Esta empresa se dedica a la realización de expediciones para turistas al continente blanco y otros destinos cercanos como las islas South Georgia y Malvinas. En ese contexto me contactaron preguntándome si podía unirme al equipo de trabajo, ya que estaban necesitando fotógrafos para trabajar en el nuevo barco que la empresa estaba estrenando, el Magellan Explorer, Barco construido en ASENAV (Valdivia) específicamente para la exploración de aguas polares.

Mi labor en este barco es ser un guía más del staff, con todo lo que eso involucra. Pero mi función específica es la documentación de cada viaje a través de la fotografía. Eso implica estar todos los días haciendo fotografías de lo que está pasando en cada expedición, desde la dinámica misma de nuestra operación, nuestros clientes, pero por sobre todo el hermoso entorno en el cual esto ocurre. Es por eso que estoy tomando fotografías de la gente, la fauna y el paisaje. Esto me brinda como fotógrafo posibilidades infinitas de retratar este hermoso continente. Lo lindo de esto es que estamos visitando muchas veces los mismos lugares cada semana, y podemos ver como los procesos naturaleza van ocurriendo, desde como crecen los pequeños polluelos de los pingüinos hasta el comportamiento climático en la península, el cual es muy impredecible. Al final de cada expedición (cada 6 días), con las fotos que realicé armo un diaporama o slideshow el cual es presentados a los pasajeros en la última noche de su estadía en el barco. De esa manera ellos puedan viajar en el tiempo y recordar cada momento vivido en esos días. Ese material queda a disposición de ellos, el cual pueden bajar cuando llegan a casa.

Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.

– ¿Qué significa para ti este lugar? ¿Cuántas veces has ido?

– Para mí la Antártica fue un sueño de niño. Desde muy pequeño siempre me causó curiosidad saber más de ese extenso continente cubierto de hielo. Siempre que había algún documental al respecto, lo disfrutaba, tratando de buscar las respuestas que estaba dentro de mi cabeza con respecto a este lugar. Me leí los libros de los primeros exploradores, gozando con cada detalle de estos. Y de pronto llegó ese día en el cual estaba arriba de un barco rumbo a Antártica. Recuerdo el primer desembarco que hice en la isla Barrientos, ubicada en el archipiélago de Shetland. Fue una experiencia maravillosa que me costó asimilar. Ver cientos de pingüinos rodeados de hermosas montañas y glaciares, fue increíble. Después de haber pasado ya 3 temporadas en Antártica, si tuviera que describir este lugar diría que es otro planeta, y que el barco en el que viajamos es una nave espacial que transita por un mundo muy dinámico, en donde el único estado permanece es el cambio. Para mi Antártica es un lugar donde uno puede realizar un viaje de introspección profundo debido a la fragilidad que uno siente como humano en este mundo tan bellamente hostil. 

– ¿Qué es lo que más te llama la atención de este lugar al sacar tus fotografías?

– Desde el punto de vista fotográfico quizás las palabras que mejor describen este lugar serían inabarcable, indómito, sorprendente, mágico, dinámico e inspirador. Estas características hacen del lugar todo un desafío a la hora de querer crear imágenes que le hagan justicia. A pesar de ya haber tomado miles de fotos, cada día encuentras nuevas oportunidades distintas. No hay un día igual a otro. El cambio es permanente y eso lo hace desafiante ya que no sabes que esperar el día siguiente, pero a la vez eso te motiva a seguir explorando a través del lente distintas situaciones y vivencias a las cuales te ves enfrentado.

Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.

En este lugar me llama la atención todo, desde las imponentes montañas cubiertas de hielo;  Los gigantescos glaciares que se descuelgan desde las montañas hasta el mar; una vida salvaje única, adaptada a un mundo que ante nuestros ojos se ve muy hostil, pero que para los animales es su hogar; los gigantescos icebergs que flotan sin rumbo a través del mar antártico y que para muchos animales pasan a ser hogares temporales donde puede descansar; el constante movimiento del mar, que es un actor crucial y vital en este sistema; los cielos que pasan de ser fríos y tormentosos a cálidos y serenos…. En fin, Antártica para un fotógrafo es un campo de juego en el cual nunca se va a acabar la diversión. Las posibilidades son infinitas y el desafío es permanente.

Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.

– ¿Qué buscas transmitir con las fotos que nos compartes? ¿Qué vemos en ellas?

El propósito de mi fotografía es emocionar desde la belleza de lo simple, de lo natural. Busco crear emociones que logren cautivar y hacernos preguntas con respecto a nuestra intrigante naturaleza. Quiero crear curiosidad por conocer más del mundo en el cual vivimos para que con eso empecemos a valorar más nuestro entorno. Eso involucra finalmente la creación de un vínculo entre lo que fotografío y quien ve mis imágenes. Creo que ese vínculo es crucial a la hora de hablar de conservación del patrimonio natural de este planeta. A través de la emoción es cuando logramos generar cambios, de una manera mucho más efectiva que la razón, ya que antes que ser seres racionales, como seres emocionales. En base a lo mismo, en mi fotografía trato de retratar situaciones, colores, formas, procesos. No es fácil ya que finalmente la fotografía es una atracción de la realidad, una copia inconclusa de lo que podemos ver con nuestros propios ojos. Es por eso que encuentro crucial en cada una de mis imágenes generar un mensaje simple, directo y honesto. En mis fotografías trato de hacer visible lo que es invisible para muchos, muchas veces de cosas muy cotidianas. En el caso de Antártica trato de llevar a los ojos de todos este mundo misterioso que oculta una historia natural única, de cambios permanentes la cual está siendo amenazada directa o indirectamente por nuestras actividades cotidianas. De ahí la importancia de revelar a través de las imágenes este mundo desconocido llamado Antártica, para crear cambios en nuestras conductas como seres humanos.

Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.
Antártica. Créditos: Jean Paul de la Harpe.