loader image

Agricultura del futuro: Universidad Autónoma avanza en investigación para mejorar porotos y hacerlos más resistentes a la sequía

Tiempo de lectura: 20 minutos
Lorenzo Palma
Lorenzo Palma Morales es Periodista, Licenciado en Comunicación Social y Bachiller en Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Periodismo de Investigación de la Universidad de Chile y Magíster en Desarrollo Rural, Becado por CONI- CYT (UACh), Diplomado en Escritura Creativa de No Ficción por la Universidad Alberto Hurtado. En el año 2018 fundó el medio de comunicación nacional y agencia de contenidos www.cienciaenchile.cl, del cual es su director. Ha participado organizando actividades de divulgación y difundiendo resultados de investigación en innumerables proyectos de norte a sur del país.

Compartir publicación

Con un auditorio lleno, la Universidad Autónoma de Temuco acogió la ceremonia de inicio del proyecto Anillo Frijol ATE230007. En este proyecto también participan investigadores de la Universidad Católica de Temuco y la Universidad de la Frontera.

 

¿Cómo se alimentará la población mundial en el año 2050? Esta fue una de las preguntas planteadas por el Dr. Patricio Arce Johnson, director del proyecto ANILLO ATE230007 “Sustentabilidad Alimentaria en Condiciones de Estrés por Sequía: Phaseolus como Modelo de Planta”, en el contexto de qué gran parte del planeta está siendo y continuará siendo afectada por la falta de agua.

Desde esta perspectiva, el investigador de la Universidad Autónoma de Chile, sede Santiago, busca desarrollar frijoles que utilicen el agua de manera más eficiente. Este objetivo se alcanzaría mediante la modificación genética de los estomas y la utilización de microorganismos extremófilos que incrementan la resistencia a la sequía. Es importante destacar que el proyecto Anillo, financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID), tiene una duración de tres años. Además, la investigación requiere colaboración internacional y de sectores no académicos.

“Es un honor para nosotros haber iniciado este proyecto centrado en la sustentabilidad alimentaria, utilizando como modelo la planta de frijol, conocida como poroto en Chile. Esta planta es fundamental para el país, ya que constituye una base esencial de la alimentación, no solo en Chile, sino también en América Latina, donde muchos países dependen de ella por su rica síntesis de proteínas y otros nutrientes vitales. El frijol, al igual que otras plantas, enfrenta amenazas derivadas del cambio climático y la escasez de agua necesaria para su producción”, comentó el director del proyecto, Anillo, quien también es parte del Instituto de Ciencias Aplicadas (ICA).

Como dato de interés, es importante destacar que casi toda el agua utilizada para el crecimiento de las plantas se transpira a la atmósfera a través de los estomas. Estos son pequeños poros situados principalmente en las hojas de las plantas.

El poroto es especialmente sensible al déficit hídrico. Las principales zonas productoras en Chile, como la Región del Maule, la Región del Biobío y la Región de La Araucanía, se caracterizan por ser zonas de secano, donde hay poca disponibilidad de agua, especialmente para riego durante períodos de escasez hídrica. Por lo tanto, identificar genotipos que sean eficientes en el uso del agua es crucial para los agricultores, ya que permite optimizar el cultivo de esta especie en condiciones adversas.

 Lanzamiento

En la ceremonia de inicio, participaron investigadores de las sedes de Santiago, Talca y Temuco, estudiantes de pre y postgrado. Incluido un mensaje del Dr. Iván Suazo Galdames, Vicerrector de Investigación y Doctorados, donde enfatizó la importancia del Anillo Frijol y la oportunidad de ciencia de punta y el desarrollo de capital humano avanzado.

En la ceremonia de inicio participaron investigadores de las sedes de Santiago, Talca y Temuco, junto con estudiantes de pregrado y posgrado. El evento también incluyó un mensaje del Dr. Iván Suazo Galdames, Vicerrector de Investigación y Doctorados, quien enfatizó la importancia del proyecto Anillo Frijol y la oportunidad que representa para avanzar en la ciencia de punta y el desarrollo de capital humano avanzado.

El Dr. Emilio Guerra Bugueño, Vicerrector de la sede de la Universidad Autónoma de Chile en Temuco, resaltó la importancia del proyecto Anillo y su colaboración con la Universidad de La Frontera y la Universidad Católica de Temuco. Además, subrayó que este proyecto marca el inicio de las investigaciones centradas en las nuevas oportunidades que ofrece el cambio climático. “Nos dedicamos a desarrollar especies resistentes, como un tipo de frijol que será mejorado genéticamente, para adaptarnos a las futuras condiciones ambientales. Estamos entusiasmados con el lanzamiento de este ambicioso proyecto de tres años, que aspiramos a que escale hacia iniciativas empresariales, conectando la investigación con aplicaciones prácticas y comerciales”, concluyó.

Investigadores del Anillo

Durante la jornada de lanzamiento del proyecto Anillo, se destacaron las presentaciones de dos destacados investigadores del país, miembros del equipo del proyecto. La Dra. Aparna Banerjee, investigadora del Instituto de Ciencias Aplicadas (Sede Talca), Facultad de Ingeniería, expuso sobre un tema central en este proyecto: el uso de Bacterias Promotoras del Crecimiento Vegetal (PGPB) para mejorar el crecimiento de frijoles nativos de Chile bajo condiciones de estrés abiótico, en el contexto del cambio climático. Por otro lado, el Dr. Claudio Inostroza-Blancheteau, del Departamento de Ciencias Agropecuarias y Acuícolas, Facultad de Recursos Naturales, Universidad Católica de Temuco, presentó sobre ‘Agricultura y Cambio Climático: Cómo Mejorar la Resiliencia y la Calidad Alimentaria’.

Durante el lanzamiento, la Dra. Aparna comentó que su enfoque será mejorar los cultivos de frijoles nativos y comerciales en Chile, utilizando consorcios de microorganismos como bioproductos. El poroto, reconocido mundialmente como una de las leguminosas más consumidas y apreciadas por su alto valor nutricional y proteico, enfrenta desafíos particulares en Chile. Esto se debe a la rica biodiversidad del país, que alberga más de 200 variedades locales casi exclusivas.

Finalmente, el investigador de la UCT comentó que el foco de investigación de este Anillo es clave. “En el contexto actual del cambio climático y el déficit hídrico en la zona centro y centro-sur de Chile, se hace indispensable explorar la variabilidad genética y modificar ciertos parámetros, como el índice de poro estomático. Esto permitiría incrementar la eficiencia en el uso del agua por parte de estas plantas, un recurso cada vez más escaso, especialmente en ciertas épocas del año, concluyó el Dr. Inostroza-Blancheateau. 

Compartir publicación

Sorry, No posts.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Sorry, No posts.