Académicos están enfocados en investigar y conocer en profundidad los ríos del país para contar con información que ayude a proteger su biodiversidad

326

Académicos de la Universidad de Concepción y la Universidad Austral de Chile han trabajado desde el 2015 en distintos ríos de la zona centro sur del país.

Lorenzo Palma, Ciencia en Chile.- ¿Conocen peces nativos en peligro de extinción? Uno de ellos es la carmelita de Concepción, una de las especies que un grupo de especialistas de la Universidad de Concepción, de la Universidad Austral de Chile y Dalhousie de Canadá ha estudiado con particular atención.

También han realizado distintas investigaciones en la cuenca de los ríos Aconcagua, Maipo, Rapel, Mataquito, Maule, Itata, Biobío e Imperial. Esto debido a que en estos ríos se encuentra la mayor densidad poblacional y actividades productivas del país; pero también es uno de los hotspot o lugares que destacan a nivel mundial por su biodiversidad, como la carmelita de Concepción, pequeño pez bentónico, que se desplaza en su vida casi 30 km. ¿Qué sucederá con una barrera como una represa?

Dr. Evelyn Habit.

La Dra. En Ciencias Ambientales, Evelyn Habit, es académica de la Universidad de Concepción y explica que, desde el 2015 han desarrollado investigación en estos ríos debido a la necesidad de comprender los efectos de la pérdida de conectividad física o fragmentación de los ríos. “Las cuencas Andinas del centro sur de Chile se ven severamente amenazadas por los efectos acumulativos y sinérgicos de las diversas actividades antrópicas, tal como la descarga a los efluentes, tanto domésticos como industriales, la generación hidroeléctrica, el uso del agua para riego, cambios en el uso del suelo, e introducción de especies”.

Nuevos conocimientos

Parte de los resultados de investigación del equipo, que está formado por los doctores Oscar Link, Konrad Górski y Pedro Arriagada, liderados por la Dra. Evelyn Habit, han demostrado que es muy importante la mantención de tramos largos dentro de las redes hídricas, esto quiere decir tramos del río sin fragmentación por barreras. “Esto es clave para mantener la biodiversidad”, explica la académica de la Universidad de Concepción.

Justamente, fue en el marco de la tesis doctoral del Dr. Gustavo Díaz, integrante del Departamento de Sistemas Acuáticos, de la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de Concepción, que aseguró que la fragmentación de los sistemas fluviales andinos chilenos aumentará severamente en un futuro cercano.

“Se espera que para el 2050 exista un total de 461 barreras, aumentando en 115 veces el número de barreras en comparación con el estado de fragmentación natural, lo que significa una reducción de hasta un 59 % en la longitud de flujo libre”, comentó el Dr. Gustavo Díaz

Los peces nativos de los ríos de Chile, en su mayoría son no migratorios, y de muy pequeño tamaño, como por ejemplo la carmelita de Concepción (Percilia irwini). En este caso, y consecuencia de la interrupción del río Biobío por tres grandes centrales de embalse como son Ralco, Pangue y Angostura, ha causado la interrupción total del flujo de genes, e incluso, las investigaciones demostraron que no existe en el tramo entre la central Ralco y Pangue. Esto fue uno de los resultados del trabajo doctoral en Ciencias Ambientales de Francisca Valenzuela en colaboración con el Dr. Daniel Ruzzante, de Canadá.

También otro hecho ineludible es que, la fragmentación de ríos y la alteración de regímenes de caudal no solo tienen efectos locales, sino que se extienden a toda la cuenca hidrográfica. Detalle no menor, si se considera que las áreas de influencia de los proyectos de nuevas centrales o embalses que ingresan al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, consideran solo áreas de influencia muy restringidas

La Dra. Habit explica, lo que sucede con los Estudios de Impacto Ambiental, en el caso de la zona de influencia considera una definición extremadamente reduccionista de los efectos de estas obras ingenieriles. Y dice como ejemplo, que entre las cuencas de los ríos Maipo y Bueno (10 cuencas hidrográficas) existe potencial hidroeléctrico que permitiría la construcción de más de 1000 proyectos de pequeñas y medianas centrales hidroeléctricas. Sin embargo, su construcción, sin las apropiadas medidas para conservar la biodiversidad nativa, puede implicar la extinción definitiva de especies. Lo que tiene preocupado al equipo de investigación

Una alta proporción de dichos proyectos se superpondrá con la presencia de un conjunto de especies de peces endémicas y clasificadas En Peligro de Extinción, detectó la doctoranda Anita Laborde García, en colaboración con la Universidad de Southampton, Inglaterra; entre ellos peces como los tollos (Diplomystes spp) y carmelitas (Percilia spp) o Vulnerable (bagres Trichomycterus spp) han determinado los expertos. “Esta información revela que es necesario estudiar medidas de gestión y tecnológicas para evitar o abatir los impactos ambientales de tales nuevas obras. Fuera de las medidas tecnológicas como pasos de peces, la medida más apropiada es la gestión integrada de cuencas hidrográficas, aún inexistente entre los instrumentos de gestión ambiental de nuestro país” aseguró la investigadora de la UdeC Habit.

Preocupación y estudios

“Las grandes centrales del río Biobío no solo afectan por la fragmentación del río, sino que también lo hacen por el cambio de hábitat que generan en las zonas embalsadas donde se desarrolla una comunidad de peces muy diferentes” señala Konrad Górski.

Los especialistas, se encuentran trabajando un proyecto del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico, más conocido como Fondecyt (1190647), donde se han propuesto estudiar los efectos de múltiples actividades antrópicas en estas cuencas Andinas del Centro Sur de Chile.