loader image

Académicos Andrés Baeza y Vicente Soto se adjudican fondos en el I Concurso Interuniversitario de Investigación Asociativa

Tiempo de lectura: 20 minutos
Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.

Compartir publicación

Los profesores de la Universidad Adolfo Ibáñez, Vicente Soto, de la Escuela de Psicología, y Andrés Baeza, de la Facultad de Artes Liberales, están representando a la UAI en investigaciones interuniversitarias que son parte del I Concurso Interuniversitario de Iniciación en Investigación Asociativa, perteneciente a la Red Universitaria, y dirigido a grupos de jóvenes investigadores/as.

Comunicaciones UAI.- En la convocatoria participaron 49 propuestas, provenientes de las nueve universidades pertenecientes a la red: U. Santo Tomás, U. Mayor, U. Adolfo Ibáñez, U. Andrés Bello, U. San Sebastián, U. de los Andes, U. Autónoma de Chile, U. Bernardo O’Higgins y U. del Desarrollo, representadas por sus respectivas direcciones de Investigación. De ellas, once proyectos se adjudicaron fondos, tras ser evaluadas por pares externos e investigadores/as con grado de doctor de países hispanoparlantes.

El objetivo del concurso es potenciar el desarrollo conjunto de proyectos de iniciación en investigación asociativa, para así estimular la colaboración de capacidades complementarias entre universidades para aumentar la investigación científica, promoviendo la indagación, la experimentación, el desarrollo de nuevo conocimiento y la innovación.

En el caso de Andrés Baeza, de la Facultad de Artes Liberales, se adjudicó un fondo para el proyecto “Historia de los textbooks en Chile (1843-1879): control y censura estatal en la enseñanza de la lectura”. “Consiste en estudiar la historia del texto escolar para la enseñanza de la lectura, como artefacto de difusión de la cultura republicana, impulsado por la política de expansión de la escuela pública en Chile (S. XIX) en base a la labor fiscalizadora del Estado (1843-1879)”, explica Andrés.

El académico agrega que este proyecto intenta contribuir a la reconstrucción de la historia de los textbooks (1843-1879) a partir del análisis de este factor clave en la generación de los manuales para la enseñanza de la lectura en Chile. “Sobre este tema y pese a la importancia que tiene el uso de los textos y manuales de estudio en nuestro sistema escolar, existen muy pocas investigaciones históricas. El proyecto estudia cómo se fue diseñando esta política pública en el siglo XIX, proceso que fue acompañado por un férreo control del Estado con el objetivo de construir una cultura republicana”, señala.

Por parte de la UAI participan Andrés -quien es co-director del proyecto- y también Robinson Montero, estudiante del Magíster en Historia UAI, además de dos estudiantes de la Escuela de Negocios: Josefina Rodríguez y Sebastián Fuentes. La universidad en colaboración es la U. de los Andes.

“Es una gran satisfacción. Se trata de un concurso nuevo, pero a la vez muy competitivo. Nuestro proyecto obtuvo el cuarto lugar, lo que significa que fue muy bien evaluado y si no me equivoco fue el único del ámbito de las humanidades. Con este financiamiento podremos, además, contribuir a un campo de investigación cada vez más importante, como es el de la historia de la educación y espero a partir de este hito poder darle más visibilidad al interior de la UAI”, dice Andrés.

Por su parte, el académico de la Escuela de Psicología Vicente Soto, se adjudicó un fondo para el proyecto “Examinando el impacto de la meditación en funciones cognitivas alteradas en estudiantes universitarios con Burnout”, junto a investigadores de la U. Santo Tomás, UNAB y UDD.

“En el proyecto se espera determinar si la meditación puede contribuir en la reparación de funciones cognitivas afectadas por el burnout, como en la generación de estrategias integrales, no farmacológicas y de fácil acceso, para la regulación de este síndrome crítico en estudiantes universitarios en formación”, dice Vicente. El investigador agrega que esto permitirá relacionar el burnout con alteraciones de parámetros neurocognitivos como atención, funciones ejecutivas, memoria, vagabundeo mental y metacognición, como con niveles de cortisol, en estudiantes universitarios.

Vicente Soto.

Por parte de la UAI participan Vicente Soto, y Nicolás Marchant (Santiago), y Felipe Rojas (Viña). “La neurociencia cognitiva es, intrínsecamente, una empresa científica altamente interdisciplinaria que requiere colaboraciones entre expertos para poder avanzar. La propuesta fue muy bien evaluada, en parte porque se apoya de las fortalezas y expertise específica de los diferentes investigadores involucrados. Esperamos que esta adjudicación sea un primer paso que nos permitirá cimentar redes de colaboración de alto impacto y productividad futura”, señala Vicente.

En ambos casos se esperan resultados para mediados de 2024.

Compartir publicación

Sorry, No posts.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados