loader image

Académico U. de Chile plantea que representan un avance trascendental Dos nuevos tratamientos pondrían fin a las crisis por virus respiratorio sincicial que afectan al país cada invierno

Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.
[tiempo_lectura]

Juan Pablo Torres, vicedecano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y uno de los expertos mundiales en este virus que afecta principalmente a niños pequeños, plantea que este invierno sería el último en que suframos fallecimientos y colapso del sistema de salud por causa de este patógeno, si se implementa al menos una de las dos nuevas estrategias en los próximos dos meses: la vacuna para madres embarazadas o la inmunización de recién nacidos. “Ambas estrategias son revolucionarias”, afirma el profesor del Departamento de Pediatría y Cirugía Infantil Oriente de la U. de Chile.

Comunicaciones Universidad de Chile.- El Virus Respiratorio Sincicial (VRS) es una infección viral que afecta el sistema respiratorio, siendo especialmente peligrosa para los grupos más vulnerables de la población, niños y adultos mayores. La enfermedad puede manifestarse con síntomas que varían desde leves a graves, y en los casos más extremos, puede desencadenar complicaciones respiratorias severas que requieren hospitalización e incluso pueden poner en riesgo la vida de los pacientes.

En Chile las cifras han alcanzado niveles récord en diferentes regiones del país, superando con creces las estadísticas de años anteriores. Los servicios de emergencia y las unidades de cuidados intensivos experimentaron una significativa presión debido al aumento de pacientes con síntomas respiratorios y cuadros clínicos relacionados con el VRS, lamentando la muerte de algunos de ellos. Este escenario que se repite cada año podría terminar con la llegada de dos estrategias que han sido validadas recientemente: la vacuna para embarazadas y la inmunización de recién nacidos.

Así lo asegura el vicerrector de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Juan Pablo Torres, académico del Departamento de Pediatría y Cirugía Infantil Oriente y reconocido experto mundial en VRS: “Ambas estrategias son revolucionarias. Nunca habíamos tenido disponible algo así y los estudios muy serios y validados científicamente (de los laboratorios Pfizer y GlaxoSmithKline) muestran que la protección de terminar hospitalizado o tener un cuadro complejo es cercana en ambos casos al 75 u 80%”.

El pediatra e infectólogo publicó recientemente un artículo científico junto a especialistas internacionales en la revista especializada Frontiers in Pediatrics acerca de cómo manejar de mejor manera estas nuevas estrategias de prevención que significarían el fin de esta crisis estacional que colapsa los servicios de salud y estresa a las familias chilenas con niños pequeños o recién nacidos. “Debiera ser un fin a la Campaña Invierno porque van a ver casos, pero de una manera mucho más manejable si se aplican cualquiera de las dos estrategias: vacunar a las madres o poner el monoclonal a los niños al nacer. Pero vamos a tener dos herramientas que son efectivas en proteger y en terminar este problema de estrés de la Campaña Invierno por el VRS”, dice el profesor Torres.

Sería un avance trascendental en la salud nacional

Sí, esto va a ser una de los grandes cambios, es un notición respecto a lo que pasa con la infección respiratoria en los niños y obviamente en el VRS, porque va a marcar un antes y un después.

En este sentido, el paper es una declaración, un consenso de un grupo mundial de expertos en VRS. Vino a raíz de dos cosas que son bastante claras: uno, el impacto que tiene la infección por este virus, y que ha tenido históricamente, de alguna manera es nuestro virus que todos los años producía una pandemia en la pediatría: exigía al sistema, aumenta el número de casos, sube la cantidad de hospitalizaciones y obviamente estresa el uso de camas de cuidados intensivos pediátricos a lo largo de nuestra historia.

Es un virus que, por lo demás no teníamos ninguna posibilidad de prevenirlo. Se constituye por lejos en el virus que más problemas nos causa año a año y más hospitalizaciones provoca en los niños más pequeños en el mundo, y lamentablemente también hay mortalidad asociada. En nuestro país no es tan alta, pero en países de bajos ingresos, es lo que más mata a niños, sobre todo a los menores de dos años. Entonces, es de alto impacto y no teníamos mucho que hacer.

Lo que empieza a cambiar ahora, en este momento -y es espectacular- es que empiezan a aparecer claramente al menos estas dos estrategias de prevención contra el VRS que van a dar un giro, una movida de aguja muy importante respecto a la situación en que vivimos el virus respiratorio.

¿Podría ser esta la última temporada con hospitales repletos?

Nosotros podríamos tener disponibilidad, por ejemplo, de los monoclonales para el próximo año en Chile, eso es una realidad. Si el Ministerio de Salud (Minsal) toma la decisión de aquí a un par de meses, podrían estar disponibles a un costo bastante razonable comparado con el costo que tiene para el país la Campaña Invierno.

¿Cómo se relaciona su última publicación científica respecto del tema?

Esta publicación que hicimos con un grupo muy grande de los principales expertos de VRS de diferentes continentes, era para tener un poco de racionalidad respecto a este desafío de cómo poner las cartas sobre la mesa para tomar una decisión respecto a la disponibilidad de estas medidas de prevención. Desde cómo los países van a poder disponer de estas dos estrategias que son tan importantes. En cómo se irá vigilando y midiendo el impacto que tengan estas medidas, para tener datos y poder utilizarlas de la manera más eficientemente posible y para poder también ir viendo en cómo tender hacia un uso lo más universal posible de esas estrategias para que realmente tengan un impacto en la mayor población vulnerable o la más expuesta, que son claramente los menores de seis meses.

Han estado trabajando con el poder de los datos para la toma de decisiones ¿Cómo ha sido esta alianza entre facultades?

Desde la pandemia existe una fuerte alianza entre las Facultades de Medicina e Ingeniería de la U. de Chile, en especial con el Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI) liderado por Leonardo Basso, también de la universidad. Y a raíz de eso, se hizo un convenio con el Minsal en marzo para poder, de alguna manera, hacer un aporte respecto a todos los modelos de predicción y de manejo de datos que se hizo durante la pandemia para el SARS-CoV-2, usándolos de manera similar para la Campaña Invierno.

Así que estamos trabajando activamente con el Minsal en modelos predictivos y también en la entrega de datos de una manera mucho más potente para que sea útil. En base a eso sabemos que después de la vuelta a clases siempre hay un aumento de casos. Ya no solo del VRS que empieza a bajar, sino que, de otros virus, principalmente influenza o metaneumovirus u otros virus respiratorios.

¿Cuáles han sido las predicciones para esta Campaña Invierno 2023?

Lo que vimos este año es que la curva de contagio fue mucho más precoz y mucho más alta que los años anteriores. Lo que era esperable ya que lo vaticinamos con los datos del ISCI desde abril. En esa fecha ya se sabía cómo venía la Campaña Invierno. Ahora, los datos empiezan a mostrar los peaks que puede haber ahora tras el retorno a clases, probablemente serán bastante menos intensos y complejos que la situación que tuvimos entre mayo y junio de este año, que realmente fueron altos. También hubo bastante poca preparación, hubo poca comunicación de riesgo por ese lado, no hubo mucha acción digamos, respecto a algo que como te digo, se sabía que venía intenso.

La predicción que hicimos en abril fue muy certera. Sabíamos que venía una Campaña Invierno muy dura, que venía anticipada y que además iba a partir disímilmente entre diferentes regiones, primero en el sur y después se iba a ir hacia la Región Metropolitana. Y así terminó siendo. De julio a septiembre la Campaña Invierno será menos intensa.

La idea es que este manejo de datos termine convenciendo a las autoridades sanitarias de que efectivamente se pueden hacer cosas. Ahí, uno podría haber pensado que la comunicación de riesgo tendría que haber partido antes, que la conversión de camas también, que el trabajo con los equipos salud, educación y con los padres también, antes y más intenso.

¿Cuáles son los siguientes desafíos con miras al próximo período?

Aquí el desafío es qué va a pasar el próximo año y qué harán nuestras autoridades teniendo los datos, sabiendo lo intensa que fue esta Campaña, respecto a la prevención del VRS y sabiendo que existen estas dos estrategias: o vacunar a las madres embarazadas para que le transmita anticuerpos a su guagüita en los primeros seis meses de vida, que es cuando más se enferman gravemente de VRS. O bien, hay otra estrategia que es inyectarle a la guagua cuando nazcan los anticuerpos específicos para VRS, que se llaman monoclonales y quedan protegidos con una sola dosis por más de seis meses.

Esos son los desafíos que vienen en toda la región y por eso era importante que nos reuniéramos los expertos mundiales, para tener alguna posición. En la que, además, incorporemos una de las lecciones que se aprendieron de la pandemia, que es disponibilizar estas vacunas de forma racional y equitativa.

 

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados

Descubre novedades en publicaciones científicas destacadas