loader image

Académica USM participará en Congreso Futuro con charla sobre pensamiento ético y trabajo científico

Tiempo de lectura: 20 minutos
Redacción CienciaEnChile
Somos un medio de comunicación y una agencia nacional de difusión y divulgación de ciencia. Estamos comprometidos con la difusión de una variedad de proyectos respaldados por ANID y diversas fuentes de financiamiento.

Claudia López, del Departamento de Informática, será además panelista en la presentación de Kate Crawford, referente mundial de inteligencia artificial.

Una destacada participación tendrá la académica del Departamento de Informática de la Universidad Técnica Federico Santa María, Claudia López, en la décima tercera versión del Congreso Futuro 2024 que se realizará en Santiago, en el Centro Cultural CEINA y, además, en diferentes ciudades a lo largo de todo Chile.

En primera instancia, la también científica del Centro Nacional de Inteligencia Artificial e investigadora principal del Núcleo Milenio de Investigación Futuros de la IA (FAIR), será parte del panel de la exposición que dictará Kate Crawford, referente mundial de inteligencia artificial, el martes 16 de enero, a las 9 horas, en la edición regional del encuentro que se desarrollará en el Congreso Nacional de Valparaíso, mientras que el miércoles 17 de enero, en Santiago, presentará la charla “Cómo la ética es la clave para preservar al humano en la inteligencia artificial (IA)” .

Representación equitativa

Con el avance vertiginoso de la tecnología es necesario preguntarse cómo se aborda desde el punto de vista ético y de qué forma esta herramienta puede favorecer la representación democrática y equitativa de las mujeres. Precisamente este es uno de los puntos de interés de la académica Claudia López, quien actualmente está profundizando estos temas desde una perspectiva sociotécnica: “pasa por comprender mejor a las personas, contextos de uso, de desarrollo, evaluar efectivamente qué es lo que sucede con la IA una vez que está desplegada, tener vías de corrección y un montón de otras cosas.  Al final del día la IA no es sólo una técnica, es una cuestión sociotécnica, donde hay que entender el contexto; lo técnico y lo social se moldean el uno al otro”, dice la experta.

En esta misma línea, es crucial entender que la IA no es unívoca, sino que es una tecnología que responde a la forma en que ésta se piense y se aborde por parte del mundo científico-tecnológico que la construye, donde la multidisciplinariedad y el enfoque de género son claves para el progreso, “yo cada vez más me convenzo de que la inteligencia artificial no es una sola cosa, que hay varias inteligencias artificiales y que las formas en que esas inteligencias artificiales van a influenciar la vida de las personas o de la naturaleza depende de eso”, puntualiza.

La académica añade que “las personas estamos sujetas a los efectos de la IA, pero también como sujetos participamos en su desarrollo y en su crítica, en las formas de mejorarla o moldearla, y discutir qué cosas son las que vamos a dejar que la IA haga por nosotros como sociedad”.

Experiencia de las mujeres  

Hasta la fecha, gran parte del recorrido de esta tecnología se ha hecho con el procesamiento de datos que describen la experiencia masculina quienes actualmente dominan el área STEM (siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), donde solo el 22% de la matrícula corresponde a mujeres, mientras en magíster alcanza un 29% y en doctorado un 37%, según datos del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación del año 2022.

De esta forma, la relevancia que puede alcanzar el trabajo científico con enfoque de género es crucial para mirar la experiencia femenina y con ello nutrir de datos que se puedan codificar e incorporar al machine learning desde la inclusión: “Una forma de incluir esta perspectiva de género en la IA pasa por preocuparnos de las cosas que les afectan a las mujeres. Y dos, por levantar datos -sin caer en los problemas de la privacidad-, que describan sus experiencias para la toma de decisiones en política pública o en el acceso a recursos”, sostiene Claudia López.

 

¿Ad portas de la revolución robot?

“No comparto el imaginario del reemplazo”, zanja la experta, su visión se ciñe más al lado complementario del trabajo que puede surgir de esta interacción, “comparto el imaginario de hacer que la IA nos facilite la vida, nos lleve a un mejor futuro, permita tener una mejor calidad de vida, manejar mejor los desafíos del cambio climático, que nos ayude a convivir entre nosotros con nuestras familias, pero también con la naturaleza”.

En este sentido, es importante regular con anticipación para no acelerar un proceso que a todas luces tiene componentes socioculturales y reflexivos sobre qué elementos estaremos dispuestos a delegar a tales tecnologías y cómo se piensan para mejorar la vida de las personas: “tenemos que tratar de tener marcos regulatorios y políticas públicas que nos permitan estar un poquito mejor preparados para el futuro. Eso me parece más preocupante”.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados