loader image

Académica U. Mayor participó en elaboración de guía para prevenir el cáncer en América Latina y el Caribe

Tiempo de lectura: 20 minutos
Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.

Comunicaciones U Mayor.- Para el año 2040 se espera que 30,2 millones de personas tengan cáncer, por lo que si no se implementan medidas urgentes, 16.3 millones morirán a causa de esta enfermedad.

Por eso, la Organización Panamericana de la Salud, en conjunto con la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, elaboraron un código que busca frenar su avance en América Latina y el Caribe.

Tomando como base el código para el continente europeo, grupos de expertos realizaron 17 recomendaciones para disminuir el riesgo de padecer cáncer, considerando estilos de vida, infecciones y vacunación, intervenciones médicas y riesgos ambientales y ocupacionales.

En esta última área estuvo involucrada la Dra. Estela Blanco, académica del Centro de Investigación en Sociedad y Salud de la Universidad Mayor, quien comentó que “fue muy lindo tener participantes de toda América Latina y el Caribe. Me encantó haber aprendido y compartido con expertos de primer nivel”.

Entre las indicaciones ambientales se encuentra la exposición a biomasa o quema de leña. “Aquí recomendamos no acumular el humo en la casa o cerca de ti. Abrir las ventanas, que haya buena ventilación”, explicó la investigadora, quien también se aconseja disminuir la exposición a la contaminación ambiental, sobre todo cuando hay episodios de peak.

Otra de las recomendaciones es evitar exposiciones laborales a agentes químicos que pueden ser cancerígenos.

Los expertos también entregaron indicaciones de políticas públicas en las distintas áreas analizadas. En el caso de los factores ambientales y ocupacionales, recomendaron aumentar la red de monitoreo y mejorar la información sobre la calidad del aire para las personas, entre otras.

Para la Dra. Blanco, participar del proceso fue “fascinante”, ya que “elevar la ciencia que hacemos tendrá impacto en la ciudadanía”, enfatizó.

Compartir publicación

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados