7 claves para la efectividad del teletrabajo

73

De la mano con la llegada de la pandemia a Chile, en marzo de este año, se publicó en el Diario Oficial la ley que regula el teletrabajo. Según lo que señalaron autoridades, esta normativa tenía por objetivo proteger a quienes se vieron forzados -por las cuarentenas- a trabajar desde casa.

Lo cierto es que muchas empresas sufrieron este proceso de digitalización casi de manera forzada, sin mayor preparación. Falta de equipos, software y conexión de calidad, han sido parte de los problemas que los equipos de trabajo han debido enfrentar este 2020.

Sin embargo, el trabajo a distancia es también-según expertos- una gran oportunidad para repensar el cómo trabajamos. Así lo ve Andrés Silva, Docente del Diplomado en Transformación Digital y del Curso Dirección de Equipos a Distancia, de la Facultad de Ingeniería y Ciencias UAI.

Entre las principales oportunidades asegura Andrés, están “rediseñar procesos para enfocarse en el logro de objetivos, mejorar la calidad de vida del trabajador e impactar positivamente en su productividad, disminuir costos de operación, aumentar la capacidad de reacción de los equipos de trabajo y por ende de la compañía”.

Para lograr todos estos beneficios es esencial dominar el teletrabajo de manera efectiva y “ponerte de acuerdo en ciertas cosas” asegura Andrés Silva, quien creó el Modelo de Productividad Laboral a Distancia (PLD) y que contempla siete claves:

  1. Acuerdos: genera acuerdos relevantes con tus colaboradores. ¿Cómo? Definiendo puntos importantes como por ejemplo: cuántas serán las horas de teletrabajo, a qué hora empezará y terminará la jornada laboral, cuáles serán los tiempos aproximados de respuesta, cómo se definirá el calendario, etc. Para ello, Andrés propone trabajar en tres áreas de compromiso: acuerdos en los tiempos de trabajo remoto, sobre los tiempos de respuesta y de notificación de disponibilidad.
  2. Comunicación: mantén un ritmo de comunicación. Es importante definir una rutina sobre cómo se realizará el trabajo a distancia y cuál será el objetivo que perseguirá cada reunión virtual. Para lograrlo, Andrés propone por ejemplo una rutina semanal, en la que los días lunes se establezcan las metas y prioridades de la semana, el miércoles se haga un seguimiento y el viernes se revisen los avances y metas. Dependiendo del ritmo de trabajo, esto se puede acotar a una rutina diaria, semanal o mensual.
  3. Cultura: instaura una cultura lugar-video-primero. El uso de la cámara en las reuniones de teletrabajo es tan o más esencial que el audio ¿por qué? Porque una imagen vale más que mil palabras y el lenguaje no verbal (expresiones, posturas, gestos) también comunica. ¿Cómo lograrlo? Motiva a tus colaboradores a buscar un lugar cómodo, profesional y tranquilo para las reuniones, celebra y reconoce sus lugares y aliéntalos a mantener un diseño y status similar al usado en la oficina. Recuerda que como te ven, te tratan.
  4. Humanización: humaniza las relaciones digitales, independiente de la distancia. A pesar de que hoy todo esté más sistematizado y digitalizado, es importante hacer sentir bien a nuestros colaboradores y no perder el foco sobre lo importante que son ellos, para la existencia de nuestras empresas/organizaciones. Andrés, asegura que no todo es trabajo, por lo cual propone que es importante abrir espacios de conversación sobre qué tal estuvo el fin de semana, cómo se encuentran sus familias, mascotas, etc. También es relevante, hoy más que nunca, reconocer el trabajo y compromiso de quienes han dado lo mejor de sí, en el contexto actual.
  5. Tecnología: invierte en tecnología de teletrabajo. Si queremos sobrevivir a la digitalización del trabajo lo mínimo es tener equipos, software e internet de calidad. Existen un millón de herramientas para videoconferencia como Zoom, Skype, Hangouts, entre otros, que de optar por ellos-además- deberemos capacitar a nuestro personal.
  6. Personalidad: considera los tipos de personalidad existentes dentro de tu equipo. Todos tienen un rol dentro del equipo, sin embargo, es tarea de la empresa y del líder a cargo, identificar cuál será el mejor cargo para cada colaborador. Según Andrés, es indispensable identificar al dominante, influyente, estable y concienzudo, “cada uno con sus ventajas y desventajas que debemos ser capaces de aprovechar”.
  7. Liderazgo: Desarrolla un liderazgo digital remoto. Para liderar es importante enseñar. El líder del proceso debe ser una persona “con alfabetización digital, con habilidad para crear estrategias digitales, que sea capaz más allá de diseñarla, implementarla y ponerla en práctica, para convencer a los demás de su uso”, asegura el líder te la transformación digital: Andrés Silva.