loader image

57 pacientes de Valparaíso y Viña del Mar fueron parte de innovador estudio de densitometría ósea a través de ultrasonido

Tiempo de lectura: 20 minutos
Alejandra Parra
Periodista y Comunicadora Social egresada de la Universidad Austral de Chile el 2013.Diplomada de Marketing Digital de la Pontificia Universidad Católica el 2020. Con 10 años de experiencia en el área comunicacional, enfocada en el plan estratégico.

Compartir publicación

Hombres y mujeres de 50 y 98 años de la Región de Valparaíso participaron de la investigación Fondecyt Regular, liderado por el doctor en ultrasonido, Jean-Gabriel Minonzio.

Lorenzo Palma, Periodista.- El investigador de la Universidad de Valparaíso, Jean-Gabriel Minonzio, se encuentra en la vanguardia mundial en el campo de la medición ultrasónica de huesos en pacientes. Liderando la investigación Fondecyt Regular 1201311, aplica conocimientos físicos para medir el espesor y la calidad ósea mediante ultrasonidos.

En un estudio que involucró a un total de 57 pacientes, hombres y mujeres, con edades comprendidas entre los 50 y 98 años, residentes de Valparaíso, Viña del Mar y sus alrededores, se llevó a cabo una interesante comparación. Se analizó a aquellos pacientes que habían experimentado una fractura de fragilidad del fémur en relación con el hospital Fricke en Viña del Mar, y se compararon con pacientes sin antecedentes de dichas fracturas. La medición se hicieron en la facultad de educación física de la Universidad Católica de Valparaíso que dispone del disposivo de referencia.

Por primera vez en el país, se ha utilizado el innovador dispositivo ultrasónico llamado “transmisión axial bi-direccional Azalée” o BDAT Azalée por su acrónimo en inglés.  Este instrumento es capaz de medir tanto el espesor cortical como la porosidad en personas, y representa la cuarta prueba clínica exitosa después de haber sido llevada a cabo previamente en Francia,Alemania y Reino Unido.

En la búsqueda de una mejor detección de pacientes con riesgo de fracturas de fragilidad, los rayos X (usando el método de referencia densitometría ósea DXA) han sido ampliamente utilizados, pero lamentablemente, muchos pacientes con fracturas de fragilidad no son identificados correctamente. El investigador Minonzio nos revela que estas fracturas pueden estar relacionadas con la osteoporosis, lo que plantea la necesidad de un dispositivo alternativo, en particular debido al envejecimiento de la población. Es aquí donde entra en escena el innovador  BDAT Azalée, que promete ser capaz de detectar estas fracturas de manera más precisa y así lo confirmó en su primera prueba clínica en Chile.

Los análisis se van a ir afinando en las próximas semanas, comenta el académico, pero el Doctor José Luis Dinamarca, ortogeriatría del servicio de traumatología del Hospital Dr. Gustavo Fricke, está impresionado por los resultados. Él espera que el equipo pueda servir a entender mejor las especificidades de las fracturas de fragilidad en América Latina, con respecto a la situación en Europa y mejorar el seguimiento y tratamiento de los pacientes y además la prevención.

Protototipo BDAT Azalée

Solo toma 5 minutos para tomar un buen  examen del hueso. “Respecto a los estudios clínicos realizados en Europa, el equipo ha mejorado bastante gracias a que hemos logrado mejorar la interfaz de guía y el protocolo de adquisición. Es más fácil de usar y el resultado final se obtiene más rápido”, explicó el académico de la Universidad de Valparaíso.

“El prototipo está bien avanzado para estar usando con más pacientes, podría ser muy útil para la realidad chilena, a fin de tener una herramienta de detección de pacientes frágiles antes que la fractura ocurra”, concluyó Jean-Gabriel Minonzio .

———————————————————————————————————-

Información adicional:

El inicio de Azalée

Se ha desarrollado un dispositivo alternativo para la medición clínica que se basa en la utilización de ondas guiadas ultrasónicas. Inicialmente, se llevaron a cabo las primeras pruebas en un período de dos años en el Hospital de Cochin de París como parte de una prueba piloto. Posteriormente, el prototipo fue trasladado a Alemania e Inglaterra, donde se han realizado diversas mejoras y avances en el dispositivo hasta la fecha.

El investigador siempre ha sentido un gran interés en fusionar la teoría física con la aplicación práctica del conocimiento. Por este motivo, encontró en el campo de la medicina, y más concretamente en los estudios relacionados con los huesos, un terreno propicio para aplicar los principios físicos de las ondas guiadas.

En el año 2012, se estableció la empresa Azalée en Francia con el objetivo de desarrollar una tecnología innovadora capaz de evaluar las características del hueso cortical. Dicha tecnología surgió como resultado de la investigación llevada a cabo por destacados expertos a nivel mundial en el campo de ultrasonido para huesos, como el profesor Pascal Laugier, Jean-Gabriel Minonzio, Emmanuel Bossy y Maryline Talmant.

Hasta el momento, uno de los desafíos más complejos ha sido lograr la configuración precisa de los parámetros de las ondas guiadas, con el fin de obtener datos precisos y reducir al mínimo las interferencias. Según explicó el académico de la Universidad de Valparaíso, el objetivo principal era medir las ondas guiadas en la parte cortical (capa externa y dura de algunos milímetros de espesor) de los huesos, lo que permitiría determinar tanto el espesor como la calidad ósea, reflejada por la porosidad cortical.

Después de completar sus estudios en París y unirse como académico a la Universidad de Valparaíso, Jean-Gabriel Minonzio prosiguió con su investigación en el campo de la medición ultrasónica ósea y actualmente se encuentra llevando a cabo pruebas clínicas en pacientes. Su compromiso con esta área de estudio se refleja en su continuo avance en la aplicación práctica de la tecnología ultrasónica en el ámbito médico.

3 pasos clave

Minonzio explica que el sistema desarrollado se compone de tres etapas fundamentales. En primer lugar, se generan ondas ultrasónicas en el hueso cortical, específicamente en las regiones del radio (antebrazo) y la tibia (pierna). Luego, los receptores de la sonda capturan los modos guiados por la parte cortical del hueso. La segunda etapa se basa en un algoritmo de procesamiento que utiliza la descomposición de valores singulares para analizar las 5*24 adquisiciones (5 transmisores, 24 receptores) y obtener una imagen espectral completa del hueso cortical. Por último, se comparan los datos experimentales con una base de datos de modelos de guía de onda, y aquellos que presentan una correlación más sólida con la medición proporcionan biomarcadores mecánicos del hueso, como el grosor cortical y la porosidad.

Compartir publicación

Sorry, No posts.

Etiquetas de esta publicación

Artículos
relacionados