Levaduras: Las múltiples aplicaciones de un “organismo modelo”

65

Las levaduras son altamente empleadas en biotecnología y en las industrias farmacéutica y alimenticia

Su enorme potencial se debe, principalmente, a que es un microorganismo seguro desde el punto de vista microbiológico, incapaz de causar enfermedades a los humanos. 

Entre los medicamentos generados en levaduras destacan las vacunas contra la hepatitis A y B, la hirudina (anticoagulante) y la insulina, hormona empleada para controlar los niveles de glucosa en sangre.

Para la mayoría de las personas es de conocimiento común que la levadura juega un papel fundamental en la elaboración de pan; inflando la masa, acentuando el aroma y entregando crocancia. También en la cerveza, bebida en la que realiza el fermentando alcohólico. Sin embargo, muchos desconocen los múltiples usos y aplicaciones que la levadura, un “organismo modelo” (fácil para mantener y experimentar en el laboratorio y con una biología similar a la de nuestras células), puede ofrecer para el avance de la biotecnología (aplicación tecnológica en organismos vivos) y de industrias como la farmacéutica y alimenticia.

“Sin ir más allá, la levadura no solo participa en la fermentación de la cerveza, sino que también es parte fundamental en la producción de vino, pisco, whisky, ron, vodka, sake y sidra, por nombrar algunos. Pero no todo es comida y buenos tragos, este hongo también cuenta con gran uso en agricultura, farmacia, alimentos, ciencias forestales y medicina”, agrega Francisco Salinas, investigador adjunto del Instituto Milenio de Biología Integrativa (iBio) y académico de la Universidad de Santiago de Chile.

 La levadura Saccharomyces cerevisiae es un microorganismo inocuo (que no daña) para el ser humano. Por esta razón, este hongo es ampliamente utilizado en la industria biotecnológica y farmacéutica en la producción de proteínas, péptidos, vacunas y compuestos altamente valorados en el mercado. Esto hace que la levadura sea considerada como una verdadera “fabrica celular” para la producción de diferentes productos, tanto de uso terapéutico en el ámbito de la salud como en insumos para a la industria de alimentos.

Al respecto, Francisco Salinas afirma “Las múltiples aplicaciones biotecnológicas de la levadura se deben, principalmente, a que es un microorganismo seguro desde el punto de vista microbiológico, incapaz de causar enfermedades a los humanos. Desde una mirada productiva, en tanto, la levadura tiene la facultad de crecer rápidamente en medios de cultivo de bajo costo, facilitando sus aplicaciones industriales en fermentadores de grandes volúmenes”.

De esta forma, entre los productos generados en levaduras destacan las vacunas contra la hepatitis A y B, la hirudina (anticoagulante), la insulina y el glucagón, hormonas empleadas para aumentar los niveles de glucosa en sangre. En el caso de la industria de alimentos, las levaduras generalmente se utilizan para producir amilasas, pectinasas y glucanasas; enzimas que participan en la producción de jugos de frutas y alimentos procesados.

Pero eso no es todo, ya que investigador adjunto del iBio agrega otros datos muy interesantes sobre más compuestos creados gracias a la levadura. “Actualmente se producen en levadura la artemisinina (droga antimalarica), el taxol (droga para el tratamiento del cáncer), la morfina (alivio del dolor), el opio (analgésico y narcótico), el ß-caroteno (color naranjo de las zanahorias) y la astaxantina (color naranjo de los salmones)”.

La conclusión es que la levadura participa en múltiples procesos productivos, siendo un microorganismo de alta relevancia para nuestra sociedad, participando en la mayoría de las actividades humanas. Adicionalmente, debemos sumar los aportes de este hongo al estudio de procesos celulares y moleculares fundamentales para el avance de la medicina, ligándose la investigación en levadura a la obtención de varios premios nobel a lo largo de la historia.