Identifican compuestos con actividad antibacteriana en restos de centollón y kril antártico

409

Un equipo de científicos del Instituto Antártico Chileno busca reutilizar desechos biológicos de la industria local de crustáceos, con financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitivad (FIC), del Gobierno Regional de Magallanes y Antártica Chilena.

 

Harry Díaz – Prensa INACH.- El doctor Marcelo González Aravena, jefe del departamento científico del Instituto Antártico Chileno (INACH), encabeza un equipo de investigación que busca obtener bioproductos a partir de los desechos de la industria de crustáceos, con el financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitivad (FIC), patrocinado por el Gobierno Regional de Magallanes y Antártica Chilena.

El trabajo consiste en explorar las posibilidades de reutilización de restos blandos (vísceras) y duros (caparazones) de centollones y kril, asunto que el Dr. González considera resultaría beneficioso para el medioambiente y también para la industria. La empresa “Productos Marinos Puerto Williams Ltda.” colabora con este sondeo científico. Los resultados eventualmente podrían ampliarse a la industria local de erizos y centollas.

Al completar el primer año de ejecución del proyecto, ya se han identificado compuestos peptídicos que presentan actividad antibacteriana contra bacterias patógenas como Escherichia coli, Staphylococcus aureus y Listeria monocytogenes. Actualmente, se están realizando ensayos antibacterianos contra bacterias multirresistentes a los antibióticos. Para los doce meses que restan de trabajo, se buscará la obtención de péptidos que pudieran tener, además, actividad biomédica, como antihipertensivos o antioxidantes.

La industria pesquera en Magallanes ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años, sin embargo, parte de sus desechos van a parar a los vertederos municipales, perdiéndose la posibilidad de reciclar este material biológico que puede ser utilizado para fines biotecnológicos y así incrementar la cadena de valor de esta industria.

“Buscamos formas de disminuir la cantidad de desechos y crear nuevos productos a partir del material que se cree perdido, entrando así en la valorización de los mismos y en un aporte a la sostenibilidad. Además, este tipo de residuos puede ser fuente de obtención de compuestos con aplicación y usos importantes en otros entornos, como la obtención de sustancias biomédicas y antimicrobianos”, señala el Dr. González.

Sobre cómo está siendo llevado a cabo este estudio, el biólogo indica que “a partir de un procedimiento de laboratorio, consistente en una hidrólisis ácida de los desechos blandos, es decir, la separación de los materiales biológicos por una reacción química, se pueden obtener compuestos que podrían tener actividad antimicrobiana”.

Previamente, hace dos años, el investigador del INACH había trabajado en la búsqueda de moléculas antimicrobianas en bacterias antárticas. Por otro lado, existen estudios similares en China, por ejemplo, donde se han realizado trabajos en esta área investigativa con camarones y también con kril.

Junto al Dr. González integran el equipo por parte del INACH, el ingeniero en biotecnología Alejandro Font, la bioquímica Magdalena Osorio y la ingeniera química Alejandra Ugarte, quien proviene del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas. Además, se cuenta con el apoyo del Dr. Gustavo Cabrera, de la Unidad de Desarrollo Tecnológico (UDT) de la Universidad de Concepción.