En Australia y Puerto Montt conocieron el último descubrimiento sobre el monito del monte

83

Se presentaron los últimos descubrimientos en la reunión anual de la Sociedad de Fisiología Comparada de Australia y Nueva Zelanda y en café científico organizado por la Universidad Austral de Chile(UACh), sede Puerto Montt.

Lorenzo Palma, Ciencia en Chile. Dromiciops gliroides es el nombre científico del reconocido marsupial “monito del monte”, que habita los bosques templados del sur de Chile y Argentina, y que el investigador del Instituto de ciencias Ambientales y Evolutivas de UACh, Dr. Roberto Nespolo, estudia hace más de 10 años.

El Dr. Nespolo este año publicó el primer estudio a nivel mundial sobre los genes de la hibernación en marsupiales. Los resultados se publicaron en la revista Molecular Ecology (Nespolo et al. 2018), artículo donde se describen los primeros hallazgos sobre la función de los genes en distintos tejidos durante la hibernación en Dromiciops gliroides. (Ver más detalles)

De este último descubrimiento trataron las dos presentaciones, tanto en la Reunión Anual Sociedad de Fisiología Comparada de Australia y Nueva Zelandia, y en Puerto Montt. La primera se realizó del 6 al 9 de diciembre y la segunda el día 18 del mismo mes.

La presentación en Australia se realizó en el marco de la 35a  versión del evento, organizada por la Universidad de Monash. Lo destacable, según el Dr. Nespolo, es que el monito del monte es el único representante vivo de Microbiotheria, orden ancestral de mamíferos que dio lugar a los marsupiales australianos, por lo que el tema generó muchísima curiosidad entre los asistentes.

En la ocasión, el Dr. Nespolo presentó una breve historia de los estudios en fisiología comparada que originaron el interés en esta especie –particularmente los trabajos de Francisco Bozinovic y Mario Rosenmann en la década de los 80- y luego  describió la evolución de los marsupiales, desde su  origen asiático hasta su distribución actual en America y Australia.

Bozinovic y Rosenmann habían descubierto hace 30 años que este misterioso marsupial sufría una depresión metabólica que podía durar días o semanas, algo inédito en los mamíferos sudamericanos. Este misterio fue develado posteriormente por diversos estudios más detallados, que mostraron los diversos ajustes fisiológicos asociados a este estado metabólico.

Interesado en dilucidar los cambios moleculares que ocurren durante la hibernación, Nespolo y colaboradores secuenciaron más de 70 mil transcritos de RNAm, de los cuales casi 600 presentaron regulación diferencial durante la hibernación. Basándose en esste trabajo, el investigador mostró cómo aplicar los métodos modernos en genómica funcional a preguntas clásicas en fisiología comparada. Así,  lograron confirmar que existen genes muy importantes que se sobre-expresan durante la hibernación, los cuales están involucrados con la protección de las células contra el estrés oxidativo y la mantención de la función de los órganos en el estado hipometabólico.

El debate en torno a la hibernación de los marsupiales se centró entonces en los gatillantes proximales, para lo cual Nespolo y colaboradores están diseñando experimentos con dispositivos data-logger que permiten medir frecuencia cardiaca y temperatura en condiciones mínimamente invasivas. Gracias a estos aparatos y a mediciones in situ de termografía, se desea establecer cómo interactúan el ritmo circadiano, la temperatura y la oferta de alimento, en gatillar el estado de sopor en distintas poblaciones de este marsupial.

Actualmente, en el contexto de un proyecto Fondecyt, el equipo del Dr. Nespolo se encuentra dedicado a analizar el estado de conservación de las poblaciones del monito, para lo cual estan aplicando diversas técnicas de análisis isotópico y molecular. Se cree que existe una importante separación entre las poblaciones del norte (Nahuelbuta, Los Ruiles, Los Queules) con las del sur (Osorno, Valdivia, Chiloé), pero existe gran desconocimiento en torno a la genética de poblaciones de la especie a lo largo de su rango geográfico.