Consumo de marihuana: Los graves efectos que produce en las habilidades necesarias para el estudio

171

La directora del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Anneliese Dörr, explicó que “al introducir este tóxico durante la adolescencia, se producen cambios en la estructura cerebral y el daño puede llegar a ser irreversible”.

Santiago, 28 de enero de 2020.- En momentos en que muchos jóvenes están buscando el mejor camino para su futuro universitario, a través de la rendición de la PSU, surge la interrogante de cómo podría afectar el consumo de la marihuana en las habilidades necesarias para el estudio.

Green bushes of marijuana. Close up view of a young medical marijuana cannabis bud

Al respecto, la directora del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Anneliese Dörr, aseguró que “es muy grave rendir exámenes de alta exigencia cognitiva y al mismo tiempo estar bajo los efectos de la marihuana: digo grave porque las pruebas finales que se rinden en todos los países para ingresar a la enseñanza secundaria, o bien optar por un camino no universitario, determinan el futuro del joven”.

De esta forma, a juicio de la docente, el joven consumidor al no encontrarse con sus capacidades de atención, memoria y concentración en óptimo estado (efecto de marihuana), pierde la oportunidad para elegir de manera más consciente y acertada su futuro.

“El fracaso que experimentan al no ingresar a formarse en lo que les gusta y tienen condiciones, los lleva a optar muchas veces por proyectos efímeros, amenazados de pronta desaparición, lo que finalmente conduce al joven a un destino menos auténtico”, señaló.

Según la profesional, el consumo antes de los diecisiete años provoca daños neurobiológicos. El cerebro en la adolescencia se vuelve a reorganizar, algo que se suele llamar “poda neuronal” y que ocurre también en la temprana infancia. “En la adolescencia se crean nuevos neurocircuitos y se eliminan los no estimulados. De esta manera, tal como a un adolescente le cambia el cuerpo, lo mismo sucede adentro. Es por ello que al introducir este tóxico se producen cambios en la estructura cerebral y el daño puede llegar a ser irreversible, ya que la poda no se realiza de manera óptima”, sostuvo.

Hand holding marijuana leafs ( Cannabis sativa indica )

Dörr, quien también integra la Asociación Médica para la Prevención (AMP), sostiene que hoy en día la comunidad científica no tiene dudas de la relación existente entre marihuana y disminución de competencias académicas.  Como tampoco del vínculo entre consumo y desregulación emocional.

“El año 2012, Meier publica en la revista de Ciencias de Norteamérica (PNAS) el estudio más impactante hecho hasta la fecha en efectos del consumo de marihuana en adolescente.  Aquí estudiaron a 1037 consumidores exclusivos de marihuana, desde que comenzaban a fumar (13 años) hasta los 38 años, demostrando que en aquellos que seguían fumando el Coeficiente Intelectual les disminuía en promedio 8 a 10 puntos.  Es decir, aquel que era de inteligencia superior pasaba a normal, y el normal a limítrofe”, enfatizó.

En tanto, el año pasado la revista Journal of Neurosciences (enero 2019) publicó un estudio realizado por más de 40 científicos de varios países, la que fue financiada por la Comunidad Europea. Sobre ello, la directora del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile explicó que “se hizo en 46 adolescentes consumidores de marihuana no en grandes dosis, concluyendo que incluso un consumo bajo producía anomalías en la formación del cerebro y que esto generaría disminución de las habilidades de aprendizaje, presencia de mal humor e indecisión respecto al cómo actuar.  Además, se evidenció anomalías en el volumen de la sustancia gris, dado que el consumo de marihuana provocaba interferencias en la correcta poda neuronal volviéndose el cerebro menos eficiente”.