Académica de la UACh es una de las 100 Mujeres Líderes 2018

62

La Dra. Olga Barbosa, de la Facultad de Ciencias, recibió el premio que entregan El Mercurio y Mujeres Empresarias, en reconocimiento al aporte de referentes desde el ámbito empresarial a la ciencia y tecnología, entre otros. También fueron premiadas las hermanas Cristina y Ximena Navarro, ambas egresadas de la UACh.

Damián Munizaga P. – Periodista Relaciones Públicas UACh. Este martes se realizó la premiación a las 100 Mujeres Líderes, reconocimiento que entregan el diario El Mercurio y Mujeres Empresarias y que apunta a destacar y otorgar mayor visibilidad al liderazgo que ejercen las mujeres en las áreas: empresarial, artes, ciencias y tecnología, servicio público, deporte y academia. Una de ellas fue la Dra. Olga Barbosa Prieto, académica del Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas de la Universidad Austral de Chile (UACh).

La directora ejecutiva de Mujeres Empresarias, Francisca Valdés, indicó que “las líderes de Chile inspiran y son un verdadero ejemplo para muchas jóvenes que comienzan su carrera profesional, ya sea en el mundo público o privado, haciendo un valioso aporte y utilizando todo ese talento que hará de nuestro país uno mejor”, en tanto que Carlos Schaerer, director de El Mercurio, aseguró que la entrega de este premio –que se entrega hace 17 años– “es una convicción profunda y que se basa en la idea de que Chile va a ser un mejor país para todos en la medida que haya más igualdad entre hombres y mujeres”.

En cuanto al premio recibido como una de las 100 Mujeres Líderes de este año, la Dra. Olga Barbosa expresó que “el que empiecen a reconocer a mujeres que hacemos ciencia, sin necesariamente tener algo asociado a los negocios, es algo muy importante porque, de alguna forma, nos entrega una plataforma para mostrar que existimos y que la ciencia existe”. En cuanto al empoderamiento femenino en las distintas dimensiones de nuestra sociedad, la académica e investigadora de la UACh sostuvo que “siendo más del 50% de la población en Chile, éste llegó para quedarse”.

Sobre los cambios que la sociedad experimenta, en el sentido de ir avanzando hacia una mayor equidad de género, la Dra. Barbosa cree que “son las nuevas generaciones las que vienen con un nuevo switch”. Por ejemplo, explicó, “con el tema de género, veo que con mis estudiantes casi no es tema. Creo que ése ‘no es tema’ tiene que ver más con esta naturalización de que todos tenemos las mismas oportunidades”. Junto con lo anterior, señaló que nuestra Universidad “tiene un gran potencial” para impartir una educación integral en los jóvenes y que, a pesar de no haber realizado sus estudios en la UACh, tuvo como objetivo profesional trabajar en esta casa de estudios.

Conservación e industria

Otro aspecto importante es su trabajo de alrededor de 10 años, que ha logrado instalar la idea de que es posible producir de manera sustentable y trabajar en conservación. Al ser informada de que recibiría el reconocimiento como una de las 100 Mujeres Líderes 2018 –a fines de octubre–, la investigadora comentó que el proyecto en que ha trabajado los últimos años, asociado a la industria del vino, “ha logrado que un conjunto importante de viñas conserve alrededor de 25.900 hectáreas de bosque y matorral nativo de la zona central de Chile, zona a la cual se le reconoce por ser bastante perturbada y poseer, por ejemplo, el 77% de la población urbana”.

Por otra parte, para la académica del Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas de la UACh no deja de ser llamativo que una asociación de empresarias reconozca que es importante conservar la biodiversidad. “Hemos demostrado con evidencia científica que los costos de trabajar en la industria asociada a la conservación no son altos y que los beneficios a largo plazo disminuyen el costo de producción y consiguen ventajas en términos de competitividad en los mercados”, sostuvo.

La Dra. en Ecología ha afirmado que es vital comprender que el financiamiento a largo plazo de proyectos como el que ella realiza, ayuda a comprobar que “se puede cambiar esa mentalidad o cultura que existe de que no se puede producir industrialmente sin destruir el medioambiente”. Casos de estudio como éste, comentó, han llamado la atención de otros sectores agrícolas, como los berries, la industria lechera e incluso la forestal. El nuevo paso, dijo, “es avanzar a la actividad silvoagropecuaria en general y aportar a un programa de sustentabilidad agrícola –que ya existe en Chile– pero poder mejorarlo, haciendo que la conservación de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos sean un eje central en las estrategias de la sustentabilidad en las empresas”.

Dra. Olga Barbosa Prieto

Obtuvo el grado de Doctora en Ecología en la Pontificia Universidad Católica de Chile y luego fue asociada postdoctoral en el Grupo de Biodiversidad y Macroecología de la Universidad de Sheffield, Reino Unido. Actualmente es docente de la Universidad Austral de Chile e Investigadora Asociada del Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas de la Facultad de Ciencias. Además, es Presidenta de la Sociedad de Ecología de Chile, la sociedad científica que reúne a más de 200 científicos de las ciencias ecológicas, y cuyo rol no sólo es fomentar el desarrollo de las ciencias ecológicas en Chile, sino también vincular este conocimiento con las necesidades de la sociedad.

Interesada en la relación entre los seres humanos y el medioambiente desde la perspectiva de la ecosistémica, su investigación ha evolucionado desde el estudio de los efectos de la fragmentación del hábitat sobre la biodiversidad y las funciones del ecosistema hasta la provisión de servicios ecosistémicos en ecosistemas altamente modificados como son los agrícolas y urbanos.

Actualmente trabaja en la interfaz de la ecología ecosistémica y la conservación biológica, enfocándose particularmente en entender cómo los paisajes multifuncionales pueden contribuir a la provisión de servicios ecosistémicos en los agroecosistemas y las ciudades. Su investigación tiene por objetivo desarrollar estrategias que puedan impactar y generar cambios en diferentes sectores de la sociedad, incluyendo la industria y el gobierno.

Galardonadas

Este año, 100 Mujeres Líderes reconoció también a las hermanas Cristina y Ximena Navarro, socias de la empresa Bioled, ambas egresadas de la Universidad Austral de Chile (de Ingeniería Comercial y Biología Marina, respectivamente). Otra de las premiadas este año fue la boxeadora valdiviana Daniela Asenjo.

Anteriormente, el reconocimiento distinguió la labor de mujeres como Michelle Bachelet, expresidenta de Chile y actual Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, e Isabel Allende, expresidenta del Senado. De igual forma, han sido reconocidas con este galardón la destacada pianista Mahani Teave, formada en el Conservatorio de Música de la UACh, así como la deportista María José Orellana, quien en 2008 cursaba sus estudios de Enfermería en nuestra Universidad y que en 2007 obtuviera medalla de oro en remo, en el marco de los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro.